MENSAJES DE REFLEXION – MENSAJES POSITIVOS: UN TESORO QUE GUARDAMOS CON NOSOTROS

abril 30, 2014 § Deja un comentario


Efectivamente, Marcial, es así; el mensaje del Papa es común a la tradición de muchas religiones, incluso orientales, además de ser de rabiosa actualidad. Vaciarnos de nosotros mismos, de nuestro yo, para, una vez vacíos de nuestras soberbias, de nuestros egoísmos, de nuestra mismitudes y de nuestros ombliguismos, podamos salir al encuentro de Jesús Resucitado y dejarle sitio en nuestros corazones. Y con Él en nuestro corazón, que es el Amor puro, podamos darlo todo por los demás. Ése es nuestro tesoro. Pues, como Él mismo dijo, “Donde esté tu tesoro, ahí estará tu corazón” (Mt 6, 21). Y también “Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.” (Mt 19, 29).

Marcial Rafael Candioti IV - Mi Legado: Humanidad, Solidaridad, Independencia, ¡LIBERTAD!

papa francisco

Ver la entrada original

En pobreza, la mitad de los 40 millones de niños y jóvenes mexicanos: UNICEF

abril 30, 2014 § Deja un comentario


La noticia admite, desde mi punto de vista, pocos comentarios. Hay que hacer algo ya en la lucha contra uno de los principales problemas del mundo, la pobreza y el hambre que, según los últimos informes de Acción contra el hambre, está llegando a en tasas alarmantes a nuestro protegido “Primer Mundo”, especialmente por lo que se refiere a la pobreza infantil, en relación con la cual España es el país que más tasas de pobreza contempla de la Unión Europea, sólo por delante de Rumanía y por detrás de Bulgaria. En Latinoamérica, ya desde hace tiempo se vienen manejando otras magnitudes, pero los últimos informes no hacen sino confirmar que la brecha entre los niños que sufren malnutrición y la clase media alta es cada vez más alta, tanto en términos cualitativos como cualitativos: ¿Qué futuro les espera a tantos y tantas niños y niñas de mi querido país mexicano?

Lo Cierto sin Censura

Emir Olivares

Tomado de: La Jornada

ninos-aee-280414_0En México existen 40 millones de niños y adolescentes, de los cuales más de la mitad, 21.2 millones, se encuentran en pobreza y de éstos 4.7 millones viven en pobreza extrema.

Así lo establece el reporte “Pobreza y derechos sociales de niños, niñas y adolescentes en México 2010-2012”, elaborado de manera conjunta por el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Ver la entrada original 280 palabras más

Why China doesn’t want to be the world’s largest economy yet

abril 30, 2014 § Deja un comentario


Interesting post in which the author express her opinion about why China does not come yet to the first screen of the world scene, even though its economy could allow yet a direct competion, in therms of politics relationships, not only economics, against the USA, other Asian areas of influence as Singapore or Japan, or the European Union. China must solve before its internal huge problems regarding inequality and increasing its standard of respect to human rights. Signed by: Pablo Guérez Tricarico, PhD.

De nuevo sobre “la crisis”: ¿es necesaria en nuestro “Primer Mundo” una nueva “revolución burguesa”? (A propósito de la última encuesta de la EPA en España)

abril 30, 2014 § Deja un comentario


 

Captura5_7

 

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

2. La ley regulará un estatuto de los trabajadores. (Constitución Española de 1978, art. 35)

 

 

Desde luego, la encuesta sobre población activa publicada ayer nos ha dejado perplejos a muchos. Desde mi supina ignorancia de macroeconomía no he podido evitar hacerme esta pregunta: a la vista del pequeño, pero real, crecimiento económico ¿cómo es posible, o cómo dejamos que sea posible, a nivel político, que no se esté creando empleo? ¿Realmente nos encontramos ante una falta de voluntad de los poderes políticos, en connivencia con los poderes financieros, que no quieren que se creen trabajos cualificados? Porque es lo que parece, a juzgar por las estadísticas de empleo, máxime si examinamos los tramos por edades. No sólo no se crea empleo, sino que en los tramos más altos por edad, parece que se están incentivando las jubilaciones anticipadas, mientras que en los tramos más bajos el llamado paro juvenil (hasta los veinticinco años), desde el que se podría incorporar al mercado laboral a las tan elogiadas por los políticos de los dos grandes partidos como “las generaciones mejor preparadas de la historia de España (por supuesto, gracias a haber sido formadas bajo sus respectivos sistemas educativos, y a pesar de las Universidades y del esfuerzo personal de miles de jóvenes)  sigue en tasas del 45-46%. La conclusión parece muy clara: no hay voluntad política de incorporar al mercado laboral a trabajadores cualificados. Y no digamos ya nada con respecto a los denominados trabajadores “hipercualificados”, cuya sola mención parece un insulto, algunos de los cuales tienen que rebajarse, no ya a aceptar puestos de trabajo de inferior categoría a la que les correspondería según su formación –lo cual, sin dejar de ser una injusticia, supondría en ellos seguramente un signo de humildad y admiración que nunca tuvieron que demostrar, por lo general, las generaciones precedentes-, sino a  adelgazar sus currícula, cosa que ya no supone humillarse, sino una cosa bien distinta, es decir, mentir. Mentir sobre una cualificación que, en la gran mayoría de los casos, ha costado esfuerzo y años de estudio no sólo a las personas directamente concernidas o sus familias, sino a toda la sociedad, que ha contribuido por años a sufragar una formación de élites con sus impuestos y que no ahora se ve privada de su derecho legítimo a verse beneficiada por las competencias y habilidades adquiridas por las personas, jóvenes y no tan jóvenes, altamente cualificadas.

Pareciera que los poderes que actualmente configuran el status quo a todos los niveles (político, burocrático, económico, financiero, cultural e incluso académico), hubieran pactado una suerte de congelación por lo que respecta a nuevas incorporaciones. Me viene a la mente, con respecto al mundo financiero, aquella famosa frase que pronunciara el inversor británico George Soros, aquel hombre que él solo era capaz de hacer temblar la cotización de la libra y, como veis, nada sospechoso de marxista: “Es sencillamente inmoral que permitamos que el mundo esté en manos de jóvenes aprendices de treinta años que sólo piensan en ganar dinero”. Pero por aquel entonces todavía existía una ética –no necesariamente la nuestra, o la mía-, pero una ética del comerciante, que pareciera haber desaparecido casi por completo.

Ya hace años que el historiador Eric Hobsbawn se refiriera a las sublevaciones de 1848 acaecidas en varias partes del continente europeo (sobre todo en Centroeuropa, pero con repercusiones importantes también en áreas como la península itálica o los Balcanes), como la última de las revoluciones “burguesas”, en las cuales la burguesía afianzó definitivamente su poder y tomó su lugar en la sociedad, como eje motriz del desarrollo industrial, entre la nobleza y el proletariado. Así ha sido, ciertamente, a pesar del triunfo, en una buena parte del planeta, de las revoluciones proletarias que habría de llevar al comunismo o, mejor dicho, al socialismo real, al poder, en Rusia, China y el Este de Europa, además de otros países, hasta su derrumbe final como contrapoder al sistema económico capitalista a partir de la caída del Muro en 1989 y de la desaparición de la Unión Soviética en la Navidad de 1990.

Desde finales de la Segunda Mundial, al menos en Europa, en nuestra vieja Europa, se ha dicho muchas veces, tanto desde los partidos democristianos como desde los partidos socialdemócratas, que la clase media era la que sostenía un país avanzado: por un lado, porque, a través del voto y de otros instrumentos de presión más o menos estandarizados, impediría los abusos de la clase alta, en defensa de su interés en conservar determinados derechos sociales adquiridos, hasta hace poco considerados como básicos, como la educación o la sanidad; y, por la otra, porque “tiraría” de la clase baja a través del apoyo solidario a medidas gubernamentales de ayudas y de fomento a la igualdad de oportunidades. En definitiva, la existencia de una clase media es la que ha garantizado la cohesión social en los países más desarrollados económicamente, y ello tanto a nivel político, como económico, habiendo representado el principal motor de la sociedad, basado en su núcleo en la existencia de un tejido productivo compuesto por la pequeña y mediana empresa. Es precisamente por esta razón que su desaparición, hacia la que parece abocarnos la crisis, constituye un craso error, tan históricamente comprobable a través de un detenido análisis de la mayoría de los países del mundo –los cuales carecen de una clase media consistente, o de clase media en absoluto-,  como el fracaso de los regímenes socialistas. Se impone, por lo tanto, una revolución social –no necesariamente violenta-, y, por de pronto, no se me ocurre una manera mejor de llevarla a cabo que a través del fortalecimiento de una sociedad civil capaz de moverse en red y de realizar iniciativas de ayuda a microempresas o empresas cooperativas, prescindiendo, en la medida de lo posible, de intermediarios políticos o financieros, como la Banca. Por supuesto, ello constituye una tarea muy ardua, en cuanto este tipo de iniciativas, aquí tan sólo esbozadas, encontrarán todo tipo de obstáculos por parte de los poderes fácticos –especialmente por parte del poder de las corporaciones y del poder financiero-, sobre todo en una sociedad, como la nuestra –y a pesar de lo que se diga-, en su gran mayoría envejecida en edad y pensamiento y altamente conservadora. Pero esta consideración no debe inducir a desfallecer a las generaciones más jóvenes que quieran hacer algo por este país o que, desde fuera, puedan importar fórmulas de gestión económica más societarias o cooperativas. A ello mes gustaría animarles con esta breve reflexión, esperando que suscite en ellos reflexiones mejores, comentarios y vaya calando la idea, tan arraigada en movimientos del estilo del 15-M, de que “otro mundo es posible”.

 

Licencia de Creative Commons
De nuevo sobre “la crisis”:¿ es necesaria en nuestro “Primer Mundo” una nueva “revolución burguesa”? (A propósito de la última encuenta de la EPA en España) byPablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en ask to the author to pablo.guerez@uam.es or pablo.guerez@gmail.com

 

Ya está bien de que a los ciudadanos nos tomen por tontos

abril 29, 2014 § Deja un comentario


Ya está bien de que a los ciudadanos nos tomen por tontos

NO COMMENT: http://politica.elpais.com/politica/2014/04/29/actualidad/1398785224_994547.html

¿La tierra es para el que la trabaja? ¿Podemos buscar un compromiso que favorezca a todos?

abril 29, 2014 § Deja un comentario


Paraguay: ¿La tierra es para el que la trabaja? ¿Podemos buscar un compromiso que favorezca a todos?

Nuestro país no estuvo precisamente libre de latifundistas sinvergüenzas que acapararon todas las tierras sin ponerlas a producir. No somos ejemplo de nada en este país, salvo como conciencias individuales aisladas. Mi total apoyo al mensaje de Inermón Oxfam que intenta parar el acaparamiento de tierras en manos de los caciques locales.

Os dejo el enlace para los que queráis poner vuestra firma:

Utilizando el derecho de cita, copio el inicio de la entrada de la página de Intermón Oxfam:

En los últimos 10 años, el acaparamiento de tierra y la falta de apoyo estatal han expulsado del campo paraguayo a 585.000 jóvenes como Dolores y Luis, que se han quedado sin un lugar para cultivar y vivir en su comunidad, Curuguaty. Ambos podrían construir su futuro en una propiedad pública de 2000 hectáreas que hoy está en manos de una empresa que produce soja, un producto que genera grandes beneficios y que Europa y China importan para utilizarlo como agrocombustible, comida para animales y consumo humano.
(c) Susana Arroyo / Oxfam

http://www.oxfamintermon.org/es/campanas/proyectos/curuguaty?post_id=1475598534_10203620985353283#_=_

Colaborad: Tenemos una deuda histórica con Latinoamérica.

Fdo.: Pablo Guérez Tricarico, PhD.

 

En el medio del camino de mi vida

abril 29, 2014 § Deja un comentario


Inferno, Canto I      Santa Caterina Da Siena

Nel mezzo del cammin di nostra vita 
mi ritrovai per una selva oscura 
che’ la diritta via era smarrita (Dante Alighieri, Divina Commedia, Inferno, Canto I, I)

La mia Verità vi ha invitato a chiedere, allorché vi disse: ‘Chiamate e vi sará risposto; bussate e vi sarà aperto; chiedete e vi sarà dato’. Ti dico che Io voglio che tu faccia cosí: che mai allenti il tuo desiderio di chiedere il mio aiuto, né affievolisca la tua voche di chiedermi di usare misericordia al mondo. En non cessare dal Bussare alla porta della mia Verità, seguendo le sue orme; dilettatianzi sulla croce con lui, mangiando il cibo delle anime a gloria e lode del mio nome. E con amoroso affanno leva il tuo grido sulla morte del genere umano che vedi condotto a miseria cosí grande che la tua lingua non basta a descriverla. Per questo lamento e questo grido voglio usare misericordia al mondo. Ciò è quanto chiedo ai miei servi, e questo sará pero me il segno che essi mi amano secondo verità. Io infatti non spreco i miei desideri, come ti ho detto (Santa Caterina da Siena, Vergine, Patrona dell’ Italia e dell’ Europa e Dottoressa della Chiesa, Dialogo della Divina Provvidenza, 107) 

A mis Padres, que me dieron la vida

Y A.M.D.G., por Quien fui redimido

Si leemos el pasaje citado de Santa Catalina de Siena, Fiesta Litúrgica de hoy, y cuyo texto original he querido respetar por mi filiación italiana -así como el del conocidísimo texto de apertura de la Divina Comedia de Dante-, vemos que el mensaje de Santa Catalina, Doctora de la Iglesia, no dista en lo esencial del mensaje que Jesús transmitiera, a varios siglos de distancia, a Santa Faustina Kowalska, instrumento de la instauración de la Fiesta de la Divina Misericordia que muchos celebramos con gozo y extrema alegría el pasado domingo, Domingo Segundo o de la Octava de Pascua: Misericorda para el mundo. MISERICORDIA.

Si Dios quiere, hoy, veintinueve de abril de dos mil catorce, cumpliré treinta y cinco años. Edadad suficiente como para haber hecho muchas cosas buenas según los ojos del mundo, pero no necesariamente a los ojos de Dios, porque, como dice el Libro Primero de Samuel, mientras los hombres miran la aparicencia, el Señor ve el corazón: en este mundo de capitalismo salvaje en el que vivimos, el tener, el poseer, parece ser el criterio al que aspiran la gran mayoría los seres humanos, y al que muchos hemos aspirado alguna vez, habiéndonos dejado cosas más importantes por el camino y habiendo perdido el camino correcto, que no obstante, puede recuperarse. La madurez que he alcanzado en el primer lustro de mi treintena, cimentada en mis profundas creencias religiosas, me hace pensar que esta visión de mundo fundada en el triunfo del dinero, del éxito, del reconocimiento social, de la gloria del mundo y de un sinfín de poderes terrenos no es la correcta, pese a que vivamos sumergidos en ella, especialmente en los autodenominados “países civilizados” de un primer mundo empobrecido muchos de cuyos habitantes se limitan a sobrevivir,  o a malvivir, como colectivos excluidos, viendo pasar lo que ellos suponen son las vidas idílicas de otros, y ansiando, cuando no envidiando, dichas vidas. Como cristianos, pero sobre todo como personas, no debe ser esa la actitud que debe proceder nuestro proceder en la vida. Lo material es -en en fondo- prescindible, pero, hasta que no alcancemos un grado de santidad suficiente como para renunciar a todo, comenzando por nuestro yo, seguiremos necesitando los bienes materiales; hasta que podamos decir, con Jesus, “no sólo de pan vive el hombre”, aunque Él no renunció a comer y a bebe en Su última cena. En definitiva, se trata de dar a los bienes materiales su justo valor y, sin renunciar a los que nos vengan dados como fruto del trabajo o de la empresa, tratarnos siempre como bienes que no son enteramente nuestros, sino bienes que nos han sido confiados al servicio de los demás. Precisamente en un mundo como el de hoy, tan carente de valores, pero también, para muchas personas, de lo necesario para sobrevivir, azotado por la pobreza, el hambre y la violencia, es mucho más acuciante nuestra necesidad de ayudar al prójimo en sus necesidades tanto materiales como espirituales, como el propio Jesús nos indica a lo largo de todo el Evangelio. Y a dar nuestros bienes, nuestra vida y nuestro ser por Amor, precisamente como Él no hizo. Como dice San Pablo en su segunda carta a los Corintios, “si no tengo Amor”, no soy nada. Por supuesto que se está refierendo amor de Dios, que es capaz de transformar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, como pedía el profeta Ezequiel, y nos hace semejantes a Él en el Amor al prójimo. Que así sea.

Pade nuestro…

Señor, ten piedad de nosotros, de nuestros amigos y de nuestros enemigos

Cristo, ten piedad de nosotros, de nuestros amigos y de nuestros enemigos

Señor, ten piedad de nosotros, de nuestros amigos y de nuestros enemigos

Misericordia Divina, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Santa María, Madre de Dios,

Ruega por nosottos, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santos Pedro y Pablo, apóstoles de Cristo,

Rogad por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santa María Magdalena,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

San Judas Tadeo, Patrón del Trabajo y de la Salud, y de las causas imposibles y desesperadas,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santos Miguel, Gabriel y Rafael, Arcángeles de Dios,

Rogad por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santos Ángeles Custodios,

Rogad por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

San Agustín, Fundador religioso,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

San Francisco, Fundador religioso,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia y Patrón de la Academia,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

San Raimundo de Peñafort, Patrón de los juristas,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santa Inés, virgen y mártir de la Iglesia,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santa Gema, mística religiosa,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

San Manuel Comboni,

Obispo Misionero de la Iglesia,

Ruega por nosotros, por nuestros amigos y por nuestros enemigos

Santa Faustina Kowalska,

Ruega por nosotros, por nuestos amigos y por nuestros enemigos

San Juan XIII,

Ruega por nosotros, por nuestrsos amigos y por nuestros enemigos

San Juan Pablo II,

Ruega por nosotrotros, por nuestrso amigos y por nuestros enemigos.

Salve Regina, Mater Misericordiae…

En este  tiempo de la cincuentena pascual, felicitemos a María por la Resurrección de su Hijo con el canto propio que sustituye al Ángelus en este tiempo:

Regina Coeli

Laetare, Alleluia

Quia, quae meruisti portare, Alleluia

Resurrexit, sicut dixit, Alleluia

Ora pro nobis Deum, Alleluia.

Misericordia Divina, en Ti confío.

abril 27, 2014 § Deja un comentario


 

Imagen

 

Imagen

 

En este Segundo Domingo de Pascual, o Domingo de la Octava de Pascua, por institución de San Juan Pablo II, que ha sido llevado hoy a los altares con su proclamación de santo para mayor Gloria de Dios, junto a su precedesor en la silla de Pedro Juan XIII, se celebra la Fiesta de la Divina Misericordia.

Esta Fiesta, que se celebra el domingo siguiente a la Pascua y, como he comentado, instituida por San Juan Pablo II, tiene su origen en las revelaciones que, privadamente, le habrían hecho Jesús y la Virgen a Sor Santa Faustina Kowalska, a quien Jesús le mandó escribir un prolijo diario. En él se describen multitud de revelaciones privadas en torno a la idea de la Misericiordia infinita, como el atributo más excelso de Dios. Jesús mandó a Santa Faustina que pintara un cuadro, que hoy es objeto de veneración en todas las Igleas.

MISERICORDIA: Se trata de una preciosa palabra, hoy para mucha gente vacía de significado, y que ha sido sustitudia por otras palabras más “políticamente correctas”, como solidaridad (Fresneda Crespo, A., en conversación, 2014), la cual tiene un significado análogo, pero no igual. Misericordia tiene un significado etimológico preciso, que nace de la unión de dos términso latinos: miseria y corazón, y literalemente vendría a quivaler a dar corazón a la miseria. En el contexto regligioso y humano en el que estamos tratando, misericordia supone compadecerse del otro de, prójimo, del enfermo, del “miserable”, de aquél que no tiene nada, del hambriento, del sediento, del necesitado, del preso, del imigrante, del desvalido, de la viuda y del huérfano, del discapacitado, y de una larga lista de colectivos que mi agotamiento me impide, por su gran número, mencionarlos a todos. Se trata de “Los miserables”, como en la novela de Víctor Hugo, de los excluidos, de los desvaforecidos, de los marginados, de las víctimas, de los desahuciados, de los desamparados y de los parias de la Tierra. Aquellos que algún día la heredarán para siempre, porque heredarán el Reino.

Pero más allá de todo esto, la idea de misericordia -y más de una Misericordia divina-, nos remite a la idea de perdón; de perdón de los pecados, que fue para lo que Él vino, para con que Su muerte fuera borrado el antiguo pecado de Adán y todos los pecados de toda la Humanidad, y para que con su Resurreción nos diera vida eterna, haciéndonos a nosotros Hijos de Dios, y partícipes de Su natulaza y vida divinas. La salvación es para todos: pero sobre todo, para los más miserables, ya se trate, como explicaba el papa Francisco en el mensaje para la Cuaresma de este año, de miseria materia, espitual o moral, siendo estas últimas las miserias más miserables. Pero el Misterio inefable de la Divina Misericordia, que nace del Amor prefecto de Dios, no conoce límites. Incluso el pecador más empedernido a los ojos del mundo puede abrirse a la Divina Misericordia, tantas veces que, estando bien dispuesto, la pida. Basta un punto, como diría el Tenorio, para salvarnos y obtener esa gracia inefable que es la Misericordia Divina. Es más, de Santa Faustina, el Magistero de la Iglesia, Dios da a todas las personas agonizantes, aun sin fuerzas, un momento de lucidez antes de la muerte en el que pueden impetrar Su misericordia. Y, misteriosamente, afirma Santa Faustina, muchas almas se han salvado así, muchas veces ayudadas por la oración de intercesión de otras almas, de los Santos y, de un modo especialísimo, de la Santísima Virgen María, Madre de Dios. Es un mensaje de esperanza para toda la Humanidad. Su muerte de la falta más leve al pecado más horrendo. No hay nada que Dios no pueda perdona, pues, como reza el Salmo 135. Su cólera dura un segundo. Pero Su Misericordia es para siempre. Con tal de que nosotros nos fiémos de él, le abramos en corazón y, arrepentidos de nuestros pecados, nos propongamos, con la ayuda de Su Divina Gracia, nunca más pecar. Y ello, tantas veces cuando haga falta, porque Dios perdona, como dice en Su Evagelio, setenta veces siete. Es decir, Dios perdona siempre y, al mismo tiempo, en el Sacramento de la Reconcilación, derrama, según el Diario de Santa Faustina, un torrente de gracias.

Seamos, pues, un torrente de Misericordia como los demás, pues, los hemos recibido la Misericordia de Dios no se la puede guardar para sí, sino que la tiene que ir derramando por el mundo, allá donde esté, a veces con pequeñas obras que quizá no sean tan pequeñas: un gesto amable, una palabra de consuelo, una visita a un enfermo, un pequeño sacfrificio para agradar a los demás, un comportamiento amable con alquien que no nos cae muy bien o que incluso nos tenga como enemigo, un comportamiento y una actitud empática y compasiva, no juzgadora para con los demás, en la idea de “aborrece el pecado, pero compadece al pecador””, de la misma manera que hizo Jesucristo, amándonos con un corazón divino, pero también humano. Pidámosle al Señor que, los que hemos conocido la paz que da nuestra justificación ante el Padre por Su Misericordia, nos sintamos siempre confortados por ella, especialmente en los períodos de mayor prueba y tribulación, y que vayamos por el mundo siendo personas misericordiosas, derramando Misericordial por donde quiera que los Caminos del Señor nos lleven.

A continuación es dejo con un enlace de Yuotube con la coronilla o rosario de la Divina Misericordia cantado:

Y, para quien quiera seguir leyendo, con las letanías a la Divina Misericordia, tomadas de la página de Satna Faustina y que conviene rezar tras el rosario o la coronilla, a las que pueden añadirse, como yo he hecho, algunas letanías de los Santos que vivieron o se sintieron unidos especialmente a la Divina Misericordia, y que no me he resistido a incorporar en este blog, pues son, al humilde juicio de este fiel de la Iglesia, unas de las letanías más preciosas del Devocionario Romano. Que las disfrutéis. Paz y Misericordia para todos.

Pablo Guérez Tricarico

 

Letanías a la Divina Misericordia

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Jesucristo, óyenos.

Jesucristo, escúchanos.

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad que eres un solo Dios verdadero, ten piedad de nosotros.

Después de cada invocación se dice:   En ti confío”                        

(Diario, 949):

1.  “Misericordia Divina, que brota del seno del Padre.

2.  Misericordia Divina, supremo atributo de Dios.

3.  Misericordia Divina, misterio incomprensible.

4.  Misericordia Divina, fuente que brota del misterio de la Santísima Trinidad.

5.  Misericordia Divina, insondable para todo entendimiento humano o angélico.

6.  Misericordia Divina, de donde brotan toda vida y felicidad.

7.  Misericordia Divina, más sublime que los cielos.

8.  Misericordia Divina, fuente de milagros y maravillas.

9.  Misericordia Divina, que abarca todo el universo.

10.  Misericordia Divina, que baja al mundo en la Persona del Verbo Encarnado.

11.  Misericordia Divina, que manó de la herida abierta del Corazón de Jesús.

12.  Misericordia Divina, encerrada en el Corazón de Jesús para nosotros y especialmente para los pecadores.

13.  Misericordia Divina, impenetrable en la institución de la Sagrada Hostia.

14.  Misericordia Divina, en la institución de la Santa Iglesia.

15.  Misericordia Divina, en el sacramento del Santo Bautismo.

16.  Misericordia Divina, en nuestra justificación por Jesucristo.

17.  Misericordia Divina, que nos acompaña durante toda la vida.

18.  Misericordia Divina, que nos abraza especialmente a la hora de la muerte.

19.  Misericordia Divina, que nos otorga la vida inmortal.

20.  Misericordia Divina, que nos acompaña en cada momento de nuestra vida.

21.  Misericordia Divina, que nos protege del fuego infernal.

22.  Misericordia Divina, en la conversión de los pecadores empedernidos.

23.  Misericordia Divina, asombro para los ángeles, incomprensible para los Santos.

24. Misericordia Divina, insondable en todos los misterios de Dios.

25.  Misericordia Divina, que nos rescata de toda miseria.

26.  Misericordia Divina, fuente de nuestra felicidad y deleite.

27.  Misericordia Divina, que de la nada nos llamó a la existencia.

28.  Misericordia Divina, que abarca todas las obras de sus manos.

29.  Misericordia Divina, corona de todas las obras de Dios.

30.  Misericordia Divina, en la que estamos todos sumergidos.

31.  Misericordia Divina, dulce consuelo para los corazones angustiados.

32.  Misericordia Divina, única esperanza de las almas desesperadas.

33.  Misericordia Divina, remanso de corazones, paz ante el temor.

34.  Misericordia Divina, gozo y éxtasis de las almas santas.

35.  Misericordia Divina, que infunde esperanza, perdida ya toda esperanza”.

                                                                                                                        (Diario, 949).

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.                          

Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.                          

Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.

Ten piedad de nosotros

Santa María, Madre de Dios,

Ruega por nosotros

Santa María Magdalena,

Ruega por nosotros,

Santos Pedro y Pablo, apóstoles de Cristo,

Rogad por nosotros

Santos Arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael,

Rogad por nosotros

Santos Ángeles Custodios,

Rogad por nosotros

Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia,

Rogad por nosotros

San Judas Tadeo, apóstol de Cristo y abogado de las causas desesperadas,

Ruega por nosotros

San Agustín, Doctor de la Iglesia,

Ruega por nosotros

San Juan María Vianney, pastor de almas,

Ruega por nosotros

Santa Faustina Kowalska,

Ruega por nosotros

San Juan XXXIII,

Ruega por nosotros

San Juan Pablo II,

Ruega por nosotros.

V.  Las Misericordias de Dios son más grandes que todas sus obras.

R.  Por eso cantaré las Misericordias de Dios para siempre.

Por último , es conveniente rezar una Salve a la Virgen, Madre de  Misericordia

ORACIÓN

“Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Mismos. Amén” (Diario, 950).

 

MENSAJES DE REFLEXION – MENSAJES POSITIVOS: TU TIEMPO ES LIMITADO

abril 24, 2014 § Deja un comentario


 

imagesI4JCDRMOimagesI4JCDRMOback-to-the-future_1-780346

 

 

El tiempo… El tiempo siempre es una magnitud limitada, desde el momento en que es medible y produce cambios cuantitativos y cualitativos en nuestras vidas; el más relevante, por lo que a los humanos nos interesa, el envejecimiento, de acuerdo con el segundo principio de la termodinámica. ¡Cuántas cosas se podrían decir sobre el Tiempo! Sin meterme en muchas honduras, podría decirse desde que es relativo hasta que no existe. Pero en fin, eso ya se lo dejo a los físicos y a los filósofos. Habrá otras ocasiones para hablar sobre el tiempo. Ahora que se acerca la fecha de mi cumpleaños, resulta prácticamente irresistible para mí volver mi mente a alguna reflexión sobre el tiempo, desde mi formación científica y religiosa. Me vienen a mi mente las palabras del Salmo 90, que repite San Pedro en su Segunda Epístola: “No ignoréis esto: Para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pe 3, 8)… Tal vez el tiempo sea más flexible de lo que nosotros creamos, y estemos deseando que así sea; al menos, es ése mi caso. Siempre he elucubrado con la posibilidad de viajar en el tiempo, sobre todo al pasado, para enmendar mis errores, cuestión que parece ser que, según la física, es lo difícil, pues según la física clásica, incluyendo a la relatividad especial, y dejando fuera a la relatividad general y a la cuántica, el viaje al pasado es imposible. Muchos dicen que el viaje al pasado no debería de estar permitido, porque entonces no tendrían valor nuestras decisiones ni nuestros compromisos, ya que podrían siempre ser desechos. Mas es esta una exigencia de la moral a la física, la cual, como decía acertadamente Schrödinger, es “la más humilde de las ciencias” (Mente y Materia, cit. en el post anterior) y, en palabras del gran escritor de ciencia-ficción Stanisław Lem, autor, entre otras grandes novelas, de Solaris (Varsovia, 1961), el Universo no entiende de nuestras razones ni de nuestra moral. Se trata, en definitiva, de una exigencia sin base científica basada en la falacia del llamado en física “principio antrópico”, el cual, según Stephen Hawkings, trata de explicar todos los fenómenos del Universo a partir del hecho de que nosotros, seres pensantes, estamos en él (cfr. A Brief History of Time, Bantam, UK/US/CA/AUS, 1988). Por mi parte, quiero pensar que es posible, según la Física, viajar hacia atrás en el tiempo, pese a las paradojas que siempre se plantean cuando se habla de esta compleja cuestión, y por mucho que nuestra tecnología parezca estar a años luz de lograrlo por alguno de los métodos que algunos físicos especializados en relatividad general o en física cuántica permiten (creación de agujeros de gusanos o agujeros negros giratorios combinados con agujeros blancos artificiales, aprovechamiento de dimensiones ocultas en un Universo de 10 ó 26 dimensiones, como algunos físicos partidarios de las teorías de las supercuerdas plantean, etc., etc.).

Sin duda el pensamiento de Steve Jobs da muestras de una gran sabiduría, sobre todo ante la inminencia de la muerte, al estilo de los antiguos clásicos que -permítaseme la licencia- nunca mueren, al estilo del famoso “carpe diem” romano. Y Steve Jobs nos urge a aprovechar nuestro tiempo, no “el tiempo” en abstracto, como el único escenario en el que, salvo prueba científica en contrario, se desarrolla la experiencia de nuestra vida, con sus aciertos y sus errores, y, en palabras de Stephen Hawkings, con “flecha única”, es decir, sin posibilidad de echar marcha atrás. De ahí la exigencia de sinceridad, de autenticidad y de verdad en nuestro vivir, sin importar el “qué dirán”, pues de lo contrario, estaríamos viviendo la vida de otro. Y nuestra vida -al menos en esta tierra y en el estado en el que la conocemos, e incluso si tenemos presentes las consecuencias que lo que en ella hagamos puedan tener en nuestra vida futura, la vida eterna-, sólo se vive una vez. Dios quiera que este nuestro vivir temporal sea un vivir para Él, haciendo lo que le agrada y evitando lo que le desagrada, para que, una vez muertos a esta vida temporal, podamos alcanzar la vida nueva en plenitud, en una dimensión que no comprende la razón, es decir, la vida eterna con Dios, en Dios y para Dios. Fdo.: Pablo Guérez Tricarico, PhD.

Marcial Rafael Candioti IV - Mi Legado: Humanidad, Solidaridad, Independencia, ¡LIBERTAD!

tu tiempo es limitado

Ver la entrada original

MENSAJES DE REFLEXION – MENSAJES POSITIVOS: UNA HISTORIA NO TIENE COMIENZO NI FIN…

abril 24, 2014 § Deja un comentario


 

Die Unendliche Geschichte

 

Frente al pensamiento típicamente occidental, caracterizado por la racionalidad, la dualidad, la contradicción de los opuestos y el principio de no contradiccón, y el pensamiento oriental, caracterizado por la no-dualidad, la complementariedad y el pensamiento no racional, no hubo en sus orígenes, ni hay en el fondo, una separación abismal, en contra del contenido de los caminos filosóficos emprendidos muchos los pensadores de ambas tradiciones, tal y como sus doctrinas o teorías son enseñadas generalmente en las escuelas de secundaria o en el Bachillerato; de hecho, la no-dualidad la encontramos no sólo en la Grecia helenística, que tanta influencia tuvo sobre las comunidades cristianas primitivas, ya fueran éstas de inspiración canónica o gnóstica, sino en el pensamiento de autores presocráticos como Heráclito, por poner sólo un ejemplo, seis siglos antes del nacimiento de Cristo. Y la idea de circularidad y reiteración, tan arraigada en religiones orientales como el hinduismo, podemos encontrarla en filósofos y en escritores de la Edad contemporánea como Nietzsche, con su eterno retorno,  Shopenhauer -si bien éste bebe para la construcción de su sistema filosófico de fuentes orientales-, o Borges. Por no hablar de científicos -¡sí, de científicos!- como varios físicos, que han postulado que las respuestas más convincentes sobre el por qué del estado actual del Universo son aquellas que hablan, bien de multiversos (o de universos paralelos), como en el caso del físico cuántico Hugh Everett III, bien de otras cosas que más bien parecen pertenecer a lo que hasta ahora entraba en el ámbito de la metafísica, como en el caso del Premio Nobel de Física E. Schrödinger, de la idea de la mente únca permanente, postulada para resolver de la manera más satisfactoria los imposibles que la mecánica cuántica planteaba a los físicos observadores atónitos al atribuir un papel relevante a la subetividad del observador en la determinación de la propia ontología -o fenomenología- del objeto observado (por ejemplo, un electrón que pasa por una doble rendija, y que, según determinadas interpretaciones de la física cuántica, ¡puede haber pasado por las dos rendijas a la vez!), inspirándose en los Upanishads vedas (vid. “Mind and Matter”, 1956), o de otros físicos que han postulado en este siglo y en el siglo pasado la teoría de la “recreación permanente”, que consiste, muy básicamente, en la idea de que el Universo está siempre en continua creación y, por lo tanto, en recreación, coincidiendo con una milenaria leyenda veda (de al menos 5000 años), que sostiene que Dios continúa modelando el Universo continuamente hasta su perfección final, a la cual tienden todas las cosas. A todo ello he dedicado gran parte de mi pensamiento durante mi etapa de formación doctoral, aun sin conseguir plasmar esta tesis, por cierto, nada novedosa, en ninguna publicación científica. Sin embargo, a los efectos de este humilde post, que procede de un reblogueo, me ha parecido interesante apuntar esta consideración, la cual, en mi opinión, casa con el Cristianismo, o, al menos, con un Cristianismo no demasiado apegado a los dogmas, sino el que da preferencia al Espíritu y a la Palabra, al Verbo divino. Os dejo para vuestra reflexión los siguientes pasajes del Nuevo Testamento: Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo
cuando llegase el momento culminante:
recapitular en Cristo todas las cosas
del cielo y de la tierra (Ef 1, 9-10). 
Y en el Apocalipsis encotramos varias veces la archiconocidísima frase: “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último” (Ap 22, 13). Ambos pasajes se leen en su momento en la Liturgia de las Horas. Siendo esto así, y aunque lo que voy a plantear excede en mucho del propósito de un simple post, máxime teniendo en cuenta su gestación, además de exceder quizá la interpretación dominante sobre el Misterio de la Redención, ¿por qué no pensar en una apocatástasis, como pensaron algunos de los primeros padres de la Iglesia (entre ellos, Orígenes, San Ambrosio y San Jerónimo, entre otros autores menos conocidos o con menos “solera”); es decir, una “restitutio in integrum”, una vuelta al estado original y además una elevación al plano celeste de todas las criaturas caídas, humanas y angélicas, y, por ello, como afirmara el teólogo Papini, una redención también para Satanás y para sus ángeles? El propio Hans Kung, que no es tan “extremista” como el respetadísimo Giovanni Papini, se plantea esta posibilidad, habiendo afirmado en varias ocasiones que un Dios misericordiosísimo no podría contemplar desde las alturas la perdición de sus criaturas por toda la eternidad, y dando datos al respecto sobre la tradición del Magisterio de la Iglesia, en el que encontraba siempre ejemplos contrarios a la eternidad del infierno, y en concreto dos: la anihilatio, o destrucción de la criatura, humana o angélica que ésta fuera, y la apocatástasis, la cual, sin renunciar al justo castigo, vendría a conceder al final un perdón universal para todos: ¿por qué no? La cuestión, a pesar de los dogmas de fe, sigue hoy abierta, precisamente por el humanitarismo liberal, entre los teólogos, si bien son minoría los que contemplan estas hipótesis. Sé que cualquie teólogo “oficialista” o “vaticanista” me podría rebatir con argumentos -en el tiempo en que vivimos, gracias a Dios, sólo con argumentos, y no con tormentos-, derivados de los pronunciamientos del Concilio de Trento. Sin embargo, en esta Octava de Pascua en la que providencialmente celebramos la Novena de la Divina Misericordia, ello no debe hacernos desesperar, sino hacernos esperar precisamente en la Divina Misericordia, en cuyas letanías se nos dice que es “supremo atributo de Dios”, “más sublime que los Cielos”, “asombro para los santos e incomprensible para los ángeles”, y otras muchas cosas, terminando con el responso en que se dice que “las Misericordias del Señor son más grandes que todas sus obras”
.

  

 

El mensaje de Graham Greene es completamente verdadero y auténtico, y deberían saberlo todos aquellos que quieran dedicarse a la escritura. Me ha recordado inmediatamente a uno de mis libros preferidos y más añorados de mi niñez, La Historia interminable (título original,  Die unendliche geschichte, 1979, de Michael Ende, libro de adultos escrito para niños, en el que encontramos continuas referencias a las ideas de circularidad, figuras narrativas típicas de estructura de cajas chinas, tanto de la mitología como del pensamiento occidental y oriental, que parecen unierse. Es verdad: el momento de inicio, o de cesura, a partir del cual decidimos hacer algo -como iniciar una historia, o cualquier plan o proyecto que tengamos en marcha, es abritrario, es fruto de la libre decisión humana, si bien dicho momento esté condicionado por nuestro pasado y… quién sabe -según los físicos- también pueda estar condicionado por nuestro futuro, a partir de la novedosa idea físico-filosófica de “retrocausalidad”. Y lo mismo sucede con tantas cosas del quehacer humano: sobre todo, con nuestra actitud ante nuestra vida. Nosotros decidimos a partir de qué punto queremos tomar un nuevo rumbo y tirar para adelante, aunque no podamos dominar las olas que, al igual que las olas del mar, vemos venir más o menos en lontananza en forma de consecuencias de nuestra vida pasada y que quizá nos puedan hacer naufragar. Pero aun así, nunca cambiarán nuestra actitud, con la ayuda de Dios; con la ayuda de Jesucristo, cuyas fiestas de Resurrección celebramos a lo largo de la Octava de Pascua durante toda esta semana y a lo largo de toda la cincuentena pascual. Él fue Quien hizo que Pedro fuera a Su encuentro cuando caminó en la mar, Quien calmó la tempestad y Quien sostuvo a Pedro cuando, por sus dudas, comenzó a hundirse. Fdo.: Pablo Guérez Tricarico, PhD.

 

 

Marcial Rafael Candioti IV - Mi Legado: Humanidad, Solidaridad, Independencia, ¡LIBERTAD!

EL FIN DEL ROMANCE

Ver la entrada original

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para abril, 2014 en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: