Gracias de nuevo a todos mis seguidores: 100 entradas publicadas

mayo 27, 2014 § 2 comentarios


100 entradas!
Anuncios

LO QUE HA DICHO…

mayo 27, 2014 § Deja un comentario


LO QUE HA DICHO EL PAPA SOBRE EL PARO JUVENIL EN ESPAÑA

 

“El paro juvenil en España es del 50%, y en Andalucía del 60% (…) Se trata de un sistema económico inhumano”.

Ante estas palabras del Santo Padre, poco puedo añadir. Este sistema capitalista es un sistema injusto en su raíz, y, además, inhumano. Ambas cosas han sido afirmadas en varias ocasiones por el Pontífice. Que los empresarios y “emprendedores” de nuestro país tomen buena nota de ello, especialmente los que se jactan de “personas de bien” y de “buenas cristianos”. El obrero, dice la Escritura, merece su salario. Más allá de esto, es constatable que la doble moral sigue vigente en España -o en las dos Españas-, y no será difícil que el Papa sea criticado -cuando no sea objeto de cosas peores- si se desvía un ápice del discurso tan rancio como ambiguo al que nos ha venido acostumbrando la COPE y los “curas jóvenes” entusiastas y pagados de sí mismos disfrazados de corderos progresistas.

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

@pabloguerez

 

http://www.ft.c…

mayo 27, 2014 § Deja un comentario


http://www.ft.com/indepth/european-parliament-elections

En el ejercicio del derecho de cita conforme a la legislación española, remito a mis seguidores el contenido del interesante post del Financial Times -de subscripción gratuita, previo registro-, sobre la relevancia de Tsipras en el auge del partido de izquierdas Syriza: “High quality global journalism requires investment. Please share this article with others using the link below, do not cut & paste the article. See our Ts&Cs and Copyright Policy for more detail. Email ftsales.support@ft.com to buy additional rights. http://www.ft.com/cms/s/0/bdda3286-e4ee-11e3-9b2b-00144feabdc0.html#ixzz32uqXeV28

May 26, 2014 7:53 pm

Syriza leader seeks Greek elections after European poll triumph

 
Get Alerts

Start alertsGet an email alert for Kerin Hope

Syriza leader Alexis Tsipras©Reuters

Syriza leader Alexis Tsipras

The leader of Greece’s leftwing Syriza party, followed up his victory in Sunday’s European parliamentary vote by asking the country’s president to call national elections.

Alexis Tsipras’s request, seen as a symbolic gesture, was made at a meeting with Karolos Papoulias, the 88-year-old head of state, who offered formal congratulations on Syriza’s electoral win The Syriza leader said the prime minister should now consult him on key decisions such as the appointment of a new central bank governor, expected to be made this month.

Mr Tsipras cited “a huge disharmony between the will of the people and the current disposition of political forces.”

The president’s office declined to comment on Mr Tsipras’ requests.

Final results in the European poll released on Monday gave Syriza 26.6 per cent, while the centre-right New Democracy party of premier Antonis Samaras trailed behind at 22.8 per cent. The outcome reversed the result of the June 2012 general election, where Mr Tsipras’s party first emerged as a potential contender for power.

Syriza, which pledges to rip up Greece’s bailout deal with international lenders if it comes to power, will take six seats in the European Parliament, one more than New Democracy.

Greece’s other anti-establishment party, the neo-Nazi Golden Dawn, took third place with 9.4 per cent of the vote, roughly one point ahead of Elia (the Olive Tree), a centre-left alliance led by the PanHellenic Socialist Movement (Pasok), the junior partner in the governing coalition.

 

More

On this story

On this topic

IN Brussels

Analysts said Mr Tsipras’s call for early elections signalled Syriza’s determination to step up pressure on the coalition, which has a majority in parliament of just two seats.

But a government official who asked to remain anonymous shrugged off Syriza’s demands. He stressed that the coalition had retained its legitimacy because New Democracy and Pasok together won more than 30 per cent of the vote, “marking a significant difference between the governing parties and the leftwing opposition.”

Other observers noted how, despite its victory in the polls, Syriza, did not manage to boost its share of the vote compared to the 2012 election.

“Syriza didn’t attract as many extra votes from Pasok as had been expected, raising questions over when, or even whether, it can break through the ceiling that far-left parties have tended to hit at around 25 per cent, “ said Costas Iordanides, a veteran political commentator.

Syriza will nonetheless have its first taste of power as Rena Dourou, the shadow foreign minister, scraped victory in a run-off vote for regional governor of Attica, the district surrounding Athens, in local elections held at the same time as the European polls.

Ms Dourou first came to prominence when Ilias Kasidiaris, now a Golden Dawn lawmaker and the party spokesman, threw a glass of water at her during a heated election debate on breakfast television, an incident that went viral on YouTube.

As regional governor Ms Dourou will have extensive powers, including overseeing the disbursement of €8bn-10bn in EU structural funds.

Related Topics

Copyright The Financial Times Limited 2014. You may share using our article tools.
Please don’t cut articles from FT.com and redistribute by email or post to the web.

Post your own comment

Is a social, democratic and humanist Europe possible?

mayo 27, 2014 § Deja un comentario


Is a social, democratic and humanist Europe possible?

In this European Elections, unfortunately, the European skepticism has favored in a worrying percentage electoral options represented by extreme right political parties. But beyond this political scene we can read a general disappointment of an important sector of the most disappointed and economical disadvataged people, who is based in the faiulre of the neoliberal politics promoted by the Troika and the non democratic UE institutions as CBE, in a context of cultural hegemony of the Economy as a “super-science”, or a new religion, which is asked by many important people and mass media to solve all the problems of the people. People is too tired, on one hand, of the impotence of the traditional sociademocratic parties to face up a situation that is not more able to warrant social and personal rights, and, on the other hand, of the orthodoxy of the popular and conservative parties and the speech of austerity and social cuts. In this situation, the Link’ s options which can keep a creditable and genuine speech according to the demands of the European citizenship of our times seem to be absent from the media and from any possibility of change the direction of the European politic towards countercyclical and keynesians politics that can be a central meeting point in the agenda of parties proceeding of the traditions of equalitarian liberalism, genuine socialdemocracy, plural link, political ecologism and other small amateurs parties. Personally, if it would possible, I would like to have Mr. Tsipras for President of the EU Commission, even if this organism will still have any real power until a deeply reform of the EU Treaties will be implemented. Not only Greek people, but all the European normal citizenship who has suffered and experimented the consequences of the politics based  in the compulsory “austerity”, wihich unresponsible financial deliverances, deserve a better future, which is only possible with a radical change of the EU politics. 

Signed by: Pablo Guérez Tricarico, PhD, Spain

@pabloguerez

pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com

 

The elections show the only hope for the EU is a European Spring

mayo 27, 2014 § Deja un comentario


About the European elections again: the author shows that a restructuration of EU Central Banks and the end of the famous “democratic deficit” of the European Union is a must if the European institutions will recover the old credibility of European citizenship and build a democratic and competitive European project based on the social integration and the non speculative and productive investment. This is also the way to avoid extreme right political options and euroskepticism, whose increasement menaces seriously the building of a peaceful joined Europe. Reblogged from “Quartz”. Signed by Pablo Guérez Tricarico, PhD.

Carta abierta a Cristina Martín Jiménez, especialista en el Club Bilderberg

mayo 26, 2014 § Deja un comentario


 

Imagen

 

Estimada Cristina:

 

Soy un profesor de derecho penal en paro desde hace ya casi tres años que, como muchas personas -incluyendo personas hipercualificadas-, está sufriendo en mis carnes y en mi espíritu los efectos devastadores de la crisis. Ojalá muchos comprendan que la crisis ha sido ideada por personas muy poderosas para mantener e incrementar su poder sobre las clases medias, a las que han degradado a clases medias empobrecidas; de las clases bajas ni hablamos. Pero, ante todo, soy un ciudadano culto y comprometido con el mundo que me rodea, haciendo mío el lema humanista de Terencio “nada de lo humano me es ajeno”.

 

Mi interés por el Club Bilderberg viene de lejos, aunque, dado su hermetismo, se necesitan investigaciones serias como la tuya para entender su alcance. No me considero ni partidario ni detractor de las teorías de la conspiración -me preocupa fundamentalmente, en el plano del control de las mentes, el papel del movimiento “New Age”, que ya fuera preconizado a principios de los años 40, o incluso antes, en las sociedades teosóficas de principios del siglo XX, así como el auge de los movimientos neognósticos, que no hacen otra cosa que “drogar intelectualmente” a una buena parte del sector de la población y de los movimientos sociales que podrían contribuir a constituir un “progresismo sociológico” preocupante para el Poder, desviándolo hacia un limbo de los justos neohippie-.

 

Ante todos estos fenómenos, como investigador por vocación, mi actitud es la de la parsimonia científica de Ockham, y su principio más conocido de que, a igualdad de condiciones, la explicación más sencilla tiende a ser la verdadera. Tengo mis creencias religiosas cristianas, que considero complementarias de mi actitud científica popperiana, en el sentido amplio. Ahora me considero antisistema, en el sentido etimológico de la palabra, al igual que radical, en el mismo sentido. Por eso me interesa todo lo que tiene que ver con el Club Bilderberg que sea hecho con seriedad, no desde las teorías conspiranoicas que solamente buscan popularidad en YouTube y que yo no tardaría en descalificar -aunque me equivocara-, de teorías propias de “falsos profetas”.

 

Escribo esto en estos momentos, tras un período de relativa inactividad en la red, porque la debacle en las elecciones europeas de las fuerzas políticas tradicionales me ha reflexionar de nuevo sobre el tema de los demás amos del mundo. Sé que, como diría Obi Wan Kenobi en “La Guerra de las Galaxias” -disculpa la cita pseudofriki, pero la saga de Lucas contiene un pensamiento, como bien sabrás, para nada nuevo y deudor de varias tradiciones filosóficas y religiosas orientales-, no nos pasará nada por hablar de esto, sencillamente porque “no somos importantes”. Los verdaderos maestros zen saben que, además, cuando uno no tiene nada es cuando se hace más fuerte, porque no tiene nada que perder. Por ello me gustaría estrechar contactos contigo y con tu obra, en orden a concienciar más a la población de una manera cercana y realista.

 

No quiero concluir este comentario sin hacer referencia a una organización mucho más antigua que, seguramente, esté dentro y por encima del Club Bilderberg. El nuevo orden mundial no nace como proyecto con la caída del Muro y con el final de la Guerra Fría, sino que se trata de una meta perseguida desde hace mucho, mucho tiempo. Por mi parte, sólo es una corazonada, aunque mi actividad investigadora, sobre Derecho penal, medicina y bioética -algo tan aparentemente alejado de temas políticos-, así como mi actividad parainvestigadora -lo que no ha impedido que haya profundizado en los orígenes de la medicina y en su distinción respecto de la magia, el ocultismo y el hermetismo, frente a la luz de las religiones “exotéricas”-, me han llevado sobre la pista de que es cierto que la innombrable organización de arcos, compases y ojos que todo lo ven es la que mueve los hilos de la “sacrosanta” Economía, la “ciencia-de-las-ciencias” en la configuración social mundial post-postmoderna, por encima del Club; o más bien sus personas son movidas por ella y por el Poder, que actúa como una droga o como una fuerza maligna, pues más se tiene y más se quiere; la manipulación de los ciudadanos en formas sutiles de control del estímulo de la oferta y la demanda, incluso en términos económicos (Chomsky, 2003) es algo real, que hace que la realidad del “Mundo Feliz” de Huxley y su “soma” para anonadar a los ciudadanos aparezca cada vez como algo más factible. Por eso mismo, en lo que no tenemos que caer los que denunciemos “poderes en la sombra” es en el halo de ocultismo y ocultación que ellos mismos utilizan, empleando los mismos artificios que ellos. Te felicito porque, por lo poco que he podido conocer de tu obra, tú no lo has hecho. El poder -si alguna vez estuvo en él, y lo estuvo al menos en mayor proporción de la que está ahora-, debe volver a la gente, al menos, a los niveles que estuvo en los países más democráticos antes de 2011, antes de 1989. Por ello estoy dispuesto a colaborar contigo para compartir esfuerzos y concitar colaboraciones, incluso entre formaciones políticas, para que lo expresado magníficamente por la X enmienda a la Constitución Federal de la primera potencia mundial, aunque ésta fuera fundada por los señores adoradores del Gran Arquitecto, enseña, y que expresa una regla de poder ciudadano “desde abajo” que debería dar sentido al principio de subsidiariedad declarado en el Tratado de la Unión Europea: “Todo el poder que no pertenezca a la Federación, o a los Estados, pertenece al pueblo” (Constitución de los Estados Unidos de América, Bill of Rights, X Enmienda), 1787. Disculpa lo largo del mensaje.

 

Con el mayor respeto y admiración,

 

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

@pabloguerez

pabloguerez.com

 

 

25-M: European Elections in Spain. Los verdaderos ganadores morales de las elecciones europeas en España: los ciudadanos y los candidatos “amateurs”. Otra política es posible.

mayo 26, 2014 § 1 comentario


 

Imagen  Imagen  ImagenImagen  ImagenImagen

Imagen  Imagen  Imagen  Imagen

 

Dedicado a las formaciones y a los partidos democráticos pequeños progresistas de toda Europa y, sobre todo, a las candidatas y candidatos “amateurs” de corazón de las fuerzas políticas pequeñas ganadoras de estas elecciones europeas en España; en especial, a Marina Albiol Guzmán (EU-PV), María Lidia Senra Rodríguez (ANOVA), Ángela Rosa Vallina de la Noval (EU-PV), Nuria Lozano Montoya (EU-PV), Lara Hernández García (IU), María Teresa Rodríguez-Rubio Vázquez (PODEMOS), María Dolores Lola Sánchez Caldentey (PODEMOS), Carlos Jiménez Villarejo (PODEMOS), Pablo Echenique Robba (PODEMOS), Pablo Iglesias Turrión (PODEMOS), Ángela Labordeta de Grandes (CHA), Florent Marcellesi (EQUO), Jordi Sebastià Talavera (COMPROMIS), Mireia MolÀ (COMPROMIS-IPV), Rafael Polo Guardo (LV), Carolina Punset Bannel (CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA), Juan Carlos Girauta Vidal (CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA), y Javier Nart Peñalver (CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA) ¡Enhorabuena a los que han conseguido escaños! Puedo decir que sí me representan, aunque no como delegados de un poder soberano que, desgraciadamente, la UE cedió a las instituciones bancarias en 1992 con el Tratado de la Unión Europea.

Dedicado a Robert Schuman (1886-1963), IN MEMORIAM

 

Los resultados electorales de las últimas Elecciones Europeas dejan pocas dudas sobre el mensaje que el conjunto de la ciudadanía que decidimos ir a votar ayer, aun “in extremis”, quisimos mandar a los partidos políticos. El desplome de los dos partidos tradicionales -el PSOE y el PP-, la entrada triunfal en el Parlamento Europeo de PODEMOS y la subida generalizada de los partidos pequeños, básicamente representativos de un espectro social de centro-izquierda, cuando no de izquierda sin más, renovada y plural, ha canalizado por la vía pacífica de las urnas las frustraciones, las decepciones, pero también las ambiciones y las aspiraciones de mucha gente, joven y no tan joven, de un conjunto muy significativo y significado de la población, el cual, a través de las redes sociales y de otros mecanismos de acción directa y participativa, ha pedido sencillamente, en lo positivo, más (sic) democracia para las instituciones europeas: básicamente, entre otras cosas, que no haya una casta política “chupando del bote” de instituciones europeas no democráticas, al amparo de un Banco sin supervisión de un Tesoro público políticamente dependiente de instituciones democráticas -algo insólito en cualquier potencia mundial y ajeno a cualquier proceso de integración regional en todo el mundo-, que es, básicamente, quien nos “gobierna” directamente en Europa. Pero la ciudadanía ha pedido mucho más: la recuperación de la política entendida en su sentido más noble, como poder de los ciudadanos sobre la cosa común, y su supremacía frente a los poderes fácticos; en nuestra disgregada Europa, sobre todo, al poder de los mercados, que son los verdaderos legisladores que dictan las reglas a las Troikas, a la Sra. Merkel, a los políticos neoliberales y neconservadores que sólo piensan que recortando el gasto público en aspectos esenciales del Estado social -una construcción, la del Estado social, con su “economía social de mercado” ” a la alemana” (sozialmarktwirkshaft) o “a la nórdica”, con sus socialdemocracias tradicionales de los años 60 y 70-, que había conformado la identidad europea por tantas décadas, frente a otros modelos de integración regional en el resto del mundo, y ahogando la demanda interna, haciendo accesible el consumo sólo para unos pocos -los mismos-, es posible mantener la estabilidad del “sacrosanto” déficit público y ofrecer, casi a modo de víctima propiciatoria, a los mercados, el sufrimiento de la población, ya que el crecimiento o el desarrollo económico, sinceramente, no les interesa.

En la otra parte no ya de una ideología, sino de una actitud frente a la política, se sitúan los auténticos partidos ganadores, tanto moralmente, como electoralmente. Felicidades a todos los partidos democráticos que han subido en número de escaños, así como a los nuevos partidos democráticos que han conseguido entrar en el Parlamento Europeo: PODEMOS, Primavera Europea-Compromis-Equo-CHA y Ciutadan’s. Algunos de dichos partidos han conseguido entrar con mucha fuerza, como PODEMOS. A esta formación, de apenas cuatro meses de existencia, le auguro larga vida, así como que sea capaz de tender puentes entre las demás formaciones políticas, ya sean “de izquierda” o surgidas del descontento popular y que abogan por una auténtica regeneración democrática, y que hagan gestos de renuncia a la tan denostada “política de castas”, en la terminología del líder de aquella formación, el Dr. Pablo Iglesias. Como bien recordaba en su excelente discurso de esta noche en una conocida plaza de Madrid, “mañana seguirá habiendo seis millones de parados, y no se pararán los desahucios”. La aspiración del Dr. Iglesias de superar a los “partidos de la casta”, articulando en una organización aspiraciones nacidas en el 15-M, se me antoja quizá demasiado lejana. Pero nunca se sabe. La historia ha dado muchas vueltas, y en los momentos de crisis, en los que el pueblo ha sentido más que nunca pisoteados sus derechos materiales y formales como ahora, puede suceder cualquier cosa. Sin embargo, el Dr. Iglesias debería ser consciente de una cosa: sin quitarle el mérito indudable del auge de su formación, buena parte de su éxito electoral -que él mismo ha calificado de insuficiente- se ha debido no sólo a la abstención -inferior, por poco, a la de las últimas Elecciones Europeas de 2009-. Como politólogo deberá saber que ha sido favorecido por el sistema electoral de circunscripción única vigente en estas elecciones, algo, por cierto, reclamado por Izquierda Unida y por otros partidos con y sin representación en el Congreso de los Diputados, y que no ha sido suficientemente tenido en cuenta por los analistas políticos “oficialistas”. Éste voto ha sido más generoso y poético de lo que ha parecido, y no puede compararse con hipotéticos resultados futuros o pasados de unas elecciones municipales, autonómicas o generales. Por ello, la consecución de una amplia mayoría social pasa por tender puentes a formaciones políticas con un discurso afín a nivel estatal, tanto de cara a las elecciones autonómicas y municipales, como de cara a las elecciones generales, llevando a la política estatal las propuestas que han sido incorporadas a la agenda europea, algunas de ellas típicamente españolas -o agravadas por el modelo sociopolítico español vigente-. En primer lugar, debería abrirse una reflexión con los movimientos sociales, como aquella formación misma indica, junto a otras como lzquierda Unida, en la que su burocracia interna debería dar lugar, como de hecho está dando, cada vez a nuevas caras y a nuevos modos de hacer política más próximos a la ciudadanía y a los movimientos sociales, no vinculados necesariamente con la antigua historia de la coalición IU y con su antiguo modo de funcionamiento, muy ligado a la realpolitik del aparato del PCE; mucho de esto ya ha sido hecho con la formación de la Izquierda Plural, habiendo integrado a buena parte -si bien no a todo- el ecologismo político español, y ello es de alabar en esta formación en parte “tradicional”, que surgiera históricamente para plantar cara a la “esquizofrenia” socialista ante la entrada de nuestro país en la OTAN, bajo la presión de unos Estados Unidos dominados por una política reaganniana al borde de una verdadera legitimación democrática en ejercicio.

En un análisis político de la jornada electoral de ayer, no se me oculta el impacto social de que en Cataluña Esquerra Republicana haya sido la primera fuerza política; al margen de su proyecto europeo, muy encomiable en muchos puntos, no puedo dejar de avdertir un factor de estabilidad política cuya responsabilidad trasciende a la propia Comunidad Autónoma catalana y es, en parte, imputable a una política muy agresiva del Gobierno central sustentado por el Partido Popular. Personalmente, me cuento entre los que opinan que la secesión de Cataluña es un error y supondría un perjuicio no sólo para el resto de España, sino para la propia formación catalana. Siempre he sido enemigo de los nacionalismos -que no de los nacionalistas pacíficos-, aunque el provincianismo que ellos destilan pueda ser explicable por el descontento de estar siendo manejados por fuerzas que no controlan. Frente a ello, no considero que haya que blandir la Constitución Española -fruto de un consenso y de un esfuerzo muy complicado, hija de su tiempo, desde luego más noble que éste, y que difícilmente pudo haberse hecho mejor-. Basta con recordar a las formaciones independentistas o “sólo nacionalistas” (como CiU, que iniciara el proceso del referéndum y ahora se ha visto castigada; no me extraña: los ciudadanos suelen ser más coherentes y sensatos que sus líderes, y cuando se inicia un proceso de estas características es natural que hayan preferido el original a la copia) algo muy básico en la política europea: el principio de subsidiariedad, que viene a decir, explicado de una manera sencilla, que cuando alguna política puede hacerse desde un territorio u organización administrativa menor, es ésta la competente para hacerla, sin recurrir a las grandes instituciones europeas. España no es una amenaza para Cataluña, sino al revés. Otra cosa es su casta política.

En otro orden de cosas -y aunque no haya sido un problema que se haya dado en España-, no puedo terminar un post sobre las Elecciones Europeas sin manifestar mi preocupación sobre el auge de los partidos de extrema derecha en varios países europeos, desde Francia -con la victoria electoral del partido de Le Pen-, a Dinamarca, Finlandia, Alemania, Hungría o Austria (con el auge del partido neonazi “Nuevo Amanecer”). Se trata sin duda de una mala noticia, cuyos efectos sin embargo creo que pueden estar limitados por la incompetencia de los propios líderes elegidos. El mayor problema es el problema de fondo: la canalización de los problemas ciudadanos y de su actitud hacia las políticas de recortes llevadas a cabo por los partidos tradicionales tanto de inspiración socialdemócrata como democristiana o popular a través del voto euroescéptico. No tanto por la fueza que estas formaciones puedan hacer en el Parlamento Europeo -puesto que su eficacia, en contra de lo que se nos quiere vender por parte de los dos grupos parlamentarios mayoritarios de la Cámara y de sus partidos nacionales “de casta”, utilizando la terminología del Dr. Iglesias, es muy limitada-, sino en el fomento de actitudes ciudadanas xenófobas, machistas y violentas, contrarias a la tradición cultural humanista europea. Y quien dice en la calle, dice en poderosos sectores de la sociedad civil; fundamentalmente, en pequeñas y medianas empresas de la economía y de la industria urbana y rural -pensemos en el ejemplo de Francia-, cuyos líderes políticos ultaderechistas pueden haber “comprado” ese discurso.

Concluyo con una consideración politológica de carácter general. Es verdad que el déficit democrático de la Unión Europea y, en concreto, del Parlamento Europeo, es cada vez mayor, y que esta Asamblea no ha conseguido asemejarse -siquiera en determinadas políticas- a las Asambleas legislativas de los Estados miembros. Sin embargo, aunque el Parlamento Europeo tuviera los poderes de los Parlamentos de los Estados miembros -siquiera al modo de un Estado federal, distribuyendo las competencias por materias y poniendo fin a la codecisión con el Consejo de la Unión-, la situación nos remitiría al déficit democrático de los Estados miembros: es decir, a la ficción contractualista según la cual nosotros, el pueblo -parafraseando el comienzo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América-, otorgamos a unos representantes nuestro poder para gobernar. Y lo cierto es que, mientras esta ficción no se corresponda al menos con un porcentaje asumible de la realidad política -como lo era en los tiempos de la Guerra Fría-, mientras el dios Dinero siga mandando sobre todo, mientras sean los mercados los que hagan política o manden hacer política a nuestros “representantes”, mientras éstos actúen como representantes de otros, es decir, de poderes económicos conocidos u ocultos -como una especie de “representantes del pueblo de segundo o tercer orden”, será muy difícil volver a hablar de política y de democracia entendidos como el ejercicio del poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo (como, por cierto, todavía se mantiene en la actual Constitución Francesa de la V República, artículo 2). La mejor herencia de la Revolución Francesa, la única que ha conseguido “triunfar” durante tres siglos, está en entredicho, e incluye a los llamados por el marxismo “derechos formales”, los derechos de primera generación, que peligran en nombre de la “seguridad nacional” o, simplemente, porque carecen de base material mínima para que los mismos sean, como manda el artículo 10 de la Constitución Española, “reales y efectivos”. Democracia real y participación ciudadana en los asuntos públicos parecen ser palabras huecas. Y contra ese vacío es contra el que se ha rebelado la mayoría del electorado comprometido en las elecciones de ayer. Pero para recuperar un espacio político para los ciudadanos, de nada sirve apelar al “déficit” democrático de la Unión Europea o a la “política de casta”: hace falta, como bien decía el lema de la Izquierda Plural para esta elecciones, recuperar “el poder de la gente”; la igualdad de la gente. No sólo de aquellos a quienes -al menos a los ojos del mundo- “les va bien”, sino, por ejemplo, de los seis millones de parados que, al menos, gracias a las ideas de verdaderos liberales como Voltaire, Rousseau, Jefferson, John Stuart Mill -si bien este último defendió el voto plural, pero no sobre la base de la clase social, sino sobre la base de la formación, así como el voto de la mujer, algo impensable en aquellos tiempos-, y tantos otros, se les ocurrió la por entonces peregrina idea de que el voto de un mendigo debería valer lo mismo que el de un millonario. Y es así: quizá lo único verdaderamente importante que ha quedado del contrato social es la igualdad del voto, derecho absolutamente formal, casi abstracto, pero fundamentalísimo. El parado, el desahuciado, el enfermo, el marginado, el discapacitado, el mutilado, el excuido, el diferente, el disidente, algunos (y sobre este tenemos que seguir trabajando) inmigrantes, las víctimas de un sistema injusto de distribución de la riqueza, las víctimas del sistema hipotecario y crediticio, los que no tenemos nada (nada directamente intercambiable por las migajas del dios Dinero, o para ofrecer en su altar, ni siquiera prole); en definitiva, los miserables -mis honores para el gran Víctor Hugo-, tenemos el mismo derecho a votar que el señor Botín. O el señor Blesa. O el señor Bárcenas. Al menos hasta ahora. Hasta que seamos realmente importantes y los poderosos cambien hasta el sistema de representación “formal”, dando el voto a los bancos y volviendo al sufragio censitario: ¿os parece un panorama tan distópico como para ser irrealizable? Ojalá me equivoque, pero como los ciudadanos no nos movamos a través de los nuevos canales de comunicación que la llamada sociedad de la información ha puesto a nuestra disposición, como las redes sociales -hasta que sean controladas del todo o censuradas por el gran Poder económico-político, es decir, por el Poder Total que, sobre la base del culto al Dinero, trata de imponerse en todo el mundo, a partir del Club Bilderberg y de un club superior de cuyo conocidísimo nombre no quiero acordarme-, vamos a ver cosas peores.

Sin embargo, no es éste el momento para ponernos pesimistas. Lo importante es que los ciudadanos que realmente queremos un cambio en la política hacia medidas sociales y de regeneración democrática nos movamos y podamos articular una amplia base social -utilizando, como se ha dicho por varios partidos pequeños, “la forma” del partido político, en palabras de varias de las formaciones “pequeñas” triunfadoras de la noche de ayer para concurrir a los niveles inferiores de Poder, como son los de la representación formal de los ciudadanos en los órganos políticos, pero no sólo-; y ello con el objetivo de conmover, siquiera un poquito, las estructuras del Poder y poder plantar cara a nuestras justas reivindicaciones. En concreto, creo que las siguientes reivindicaciones pueden estar compartidas por una amplia base del electorado y de los candidatos (¡viva la política amateur en el mejor mentido, como todo lo amateur, incluido el deporte, en el mejor de los sentidos), y en relación con el caso español -aunque no exclusivamente-: la supremacía de la política y de la economía denominada “real” frente a la economía especulativa (definida como financiera y no real, cuando desgraciadamente es más real que la otra); la lucha contra la corrupción en los partidos políticos y en las instituciones para políticas como las entidades bancarias; el trabajo constante para la corrección de las desigualdades; la finalización de la ficción jurídica de la libertad de contratación entre personas físicas con problemas y grandes personas jurídicas, especialmente las entidades bancarias y las multinacionales; el fin de los privilegios de Derecho civil y fiscales para estas personas jurídicas; el cese de la insostenible situación en un Estado social de los desahucios y la aprobación de la dación el pago; la instauración de una renta de ciudadanía; la aprobación de una tasa para las grandes transacciones financieras internacionales y el levantamiento de las trabas que, en nombre de la lucha del blanqueo de capitales, se imponen al comercio normal de los ciudadanos, para transacciones inferiores a 12.500 euros; la eliminación en lo posible de todas las formas de intermediación y gestión económica de la propiedad personal de las personas físicas, desde los mecanismos de inversión hasta la reinvención de la propiedad intelectual; en este sentido, la promoción de licencias de cultura libre del tipo de Creative Commons y de conocimiento compatido, tanto para la propiedad intelectual como para la industrial, y la reforma de la legislación en materia de propiedad industrial para promover un comercio justo con los países del Sur; la promoción de la paz y de la democracia auténticas en todos los rincones de la Tierra; la apuesta por el desarrollo de energías sostenibles e innovadoras y la valorización del conocimiento y su trasferencia a la sociedad -no sólo a algunas multinacionales-, a través de convenios entre universidades, fundaciones e institutos de investigación con cooperativas y formas de gestión económica societarias, sin descuidar la investigación básica, a la que habría que prestar el mayor apoyo con objetivos a largo plazo; en definitiva, la opción por modelos productivos de desarrollo que favorezcan la creación, transmisión, crítica y transferencia del conocimiento científico, técnico, artístico y humanístico entre toda la población y la distribución equitativa de los bienes culturales directamente derivados de dicha transmisión, así como la distribución y, en su caso, la redistribución de la riqueza y del bienestar derivado de una utilización de dichos bienes en equidad, en beneficio de todos los ciudadanos y, especialmente, de los más necesitados y desfavorecidos. Y esto sólo en economía, que parece ser la “ciencia” que guarda el “fuego sagrado” de nuestro tiempo, la “cifra”, en palabras del filósofo Jaspers, de la post-post modernidad. De los demás ámbitos de la actividad humana, aplastados por la economía -o por lo que dicen ser economía-, espero tener ocasión de tratar, bien en este blog por su temática relacionada con los fenómenos de victimización, además del análisis social, bien en Twitter (@pabloguerez), o en algún lugar de la red.

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

@pabloguerez

Signed.: Pablo Guérez Tricarico, PhD

@pabloguerez

 

Licencia de Creative Commons25-M. Los verdaderos ganadores morales de las elecciones europeas en España: los ciudadanos y los candidatos “amateurs”. Otra política es posible., with the exception of the images posted, by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License. Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en write to the author on pablo.guerez@uam.es or pablo.guerez@gmail.com

 

Creative Commons es una organización sin fines de lucro.

 

 

 

 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para mayo, 2014 en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: