El Derecho concursal y los pobres. Comentarios al artículo del Catedrático de Derecho Mercantil Dr. Jesús Alfaro desde la justicia social o, si se quiere, desde una Izquierda razonable

enero 29, 2015 § 1 comentario


 

http://derechomercantilespana.blogspot.com.es/2015/01/la-mejor-forma-de-redistribuir-renta.htm

 

“SHYLOCK: Esta es mi bondad. Vayamos a un notario, y poned vuestro aval a un pagaré sencillo; y, por hacer un chiste, si no me devolvéis en el día preciso y en el lugar preciso la suma o las sumas estipuladas, el desquite ha de ser una libre exacta de vuestra carne blanca, que podrá ser cortada de la parte del cuerpo que me plazca” (William Shakespeare, El Mercader de Venecia) Dedicado a los neoliberales, a las entidades usureras ilegales “toleradas” por el Derecho realmente aplicado, a los bancos y a los jueces que inaplican el poco Derecho vigente a favor de los pobres)

 

Lo que siempre he pensado y discutido con mis queridos colegas Profesores de la Universidad Autónoma de Madrid de Derecho Procesal, especialistas en Derecho concursal: es necesario un Derecho concursal “de rostro humano”, reflejo, si se quiere, de un “conservadurismo compasivo”. Desde la aprobación de la Ley Concursal, que simplificó y facilitó bastante los trámites a favor de los acreedores de las sociedades mercantiles, pero admitió el concurso de persona física, que continúa respondiendo, conforme al artículo 1911 del Código Civil, “con todos sus bienes, presentes y futuros”, sostuve que era necesaria una reforma que contemplase la posibilidad de “salvación” del deudor persona física “in bonis”, a través de una regulación de “second step” o de “segunda oportunidad” que le permitiera rehacer su vida.

Ello vendría exigido no sólo por un sentimiento de mínima justicia social, requerida por el Estado social y democrático de Derecho y redistribuidor (arts. 1 y 128 de la Constitución Española, hoy en gran parte, a mi juicio, “derogados” materialmente por el Derecho tanto originario como derivado de la Unión Europea, desde la aprobación del Tratado de la Maastricht el 7 de febrero de 1992, reflejo de políticas neoliberales), sino también por la extraordinaria asimetría entre la posición jurídica y económica, claramente dominante, que ejercen muchas sociedades oligopólicas, manifestada por el manejo de patrimonios cuya cuantía resulta prácticamente inimaginable para el ciudadano común, el abuso en las cláusulas generales de la contratación y en la legalización sin más de la usura; en este punto, considere el lector que tenemos en España empresas de créditos rápidos -si bien de escasa cuantía-, con un interés del orden de hasta el 8.000 % TAE, así como entidades bancarias y de crédito filiales de la “banca tradicional” con créditos al consumo o créditos vinculados a tarjetas de crédito para particulares de tipo “revolving”, que llevan aparejados un interés del orden de hasta el 28% TAE. Este dislate económico, “tolerado” legislativamente, contrasta claramente no sólo con legislación positiva que quiere entenderse derogada “de facto” por “los mercados” -como por ejemplo, la Ley de Usura de 1908, o “Ley Azcárate”, que declara nulos cualesquiera préstamos que lleven aparejados un interés notablemente superior al del mercado, Ley a la que algunos Juzgados de Primera Instancia han comenzado a prestar atención-, sino con nuestra propia Constitución económica. Frente a esta situación, urge una regulación para reconocer el “derecho a la segunda oportunidad” del “quebrado” persona física: él es, en definitiva, y por mucho que les pueda pesar a los defensores, mayoritarios, de las pretendidas bondades para el “tráfico jurídico” de la gran ficción histórica de “persona jurídica”, tráfico que no es otro que el que se deriva del sistema de préstamo y consumo de un sistema capitalista hoy ya muy cuestionado por prestigiosos economistas, como Amartya Sen, Krugman, Piketty, Stiglitz, Riekin y muchos otros, incluso en su raíz, la única persona -si nos creemos el positivismo incluyente constitucional-, que tiene dignidad y que tiene, a mi juicio, verdadero interés ético, jurídico y político, a la cual está ordenada la construcción de la persona jurídica: es decir, aunque suene a populista, la persona de carne y hueso, la que sufre, la que tiene hijos que alimentar y la que tiene derecho a realizar sus planes de vida por encima de los condicionantes del “mercado”, su actual dueño y señor. Desde el punto de vista constitucional, la dignidad de la persona (física, se entiende) no es sólo un derecho fundamental brumoso y un principio de máximo nivel del ordenamiento jurídico (¡por encima de la propiedad privada, sí, señores, entérense, la cual la Constitución no sólo limita internamente, con la mención específica de que su función social delimitará su contenido, a tenor de lo dispuesto en el artículo 33 de nuestro máximo texto constitucional, sino que este mismo artículo NO se encuentra ubicado en la Sección 1ª del Capítulo II de su Título I, arts. 14 a 29, que recoge los derechos fundamentales y libertades públicas de los ciudadanos), sino que, además de esta dimensión privada, reviste una dimensión pública de innegable importancia, en cuanto es, recordémoslo una vez más, “fundamento del orden político y de la paz social” (art. 10.1 de la Constitución Española).

Desde un punto de vista conservador, mi colega el Dr. Alfaro muestra cómo países con mayor “espíritu comercial”, en los que más ha cuajado el “espíritu del capitalismo”, como los propios Estados Unidos de América, tienen legislaciones más benéficas que la nuestra en materia de concurso de persona física, que permiten al deudor “in bonis” renegociar su deuda privada. Algo que vendría muy bien en España, también como política de saneamiento económico “bueno”, y que podría contribuir a conseguir logros de política económica general que permitieran por fin una salida honrada de esta asburda crisis provocada por el abuso del crédito en un sistema económico injusto. No olvidemos que gran parte de la deuda del país es deuda privada, y deuda de las familias. Y si bien aisladamente (per capitat) no representa mucha cantidad, de manera agregada supone un lastre para la recuperación económica, a nivel “macro”, que es el que empieza a importar a “los mercados”, los cuales son los verdaderos legisladores en una democracia secuestrada como la nuestra. Afortunadamente, no todo está perdido. Si bien en un contexto globalizado dominado por el pensamiento ultraliberal único poco puede hacerse desde los Gobiernos nacionales, propuestas sensatas de renegociación de la deuda deberán ser aceptadas por los mercados y por las instituciones financieras reguladoras mundiales si éstos no están dispuestos a permitir que paguemos un precio demasiado alto en términos de cohesión social, y que no conduciría a nada bueno. Grecia, con el nuevo Gobierno de Syriza, ya se ha puesto a trabajar en ese sentido. Veremos si a los ciudadanos “de a pie”, los “deudores in bonis”, en definitiva, los que componemos “el pueblo” del que tan cacareadamente emana la soberanía y los propios poderes de los Estados constitucionales, aun en este tiempo posmoderno, podremos seguir defendiendo nuestros derechos o seremos acallados por nuevas “Leyes mordaza” que lleguen a suprimir hasta la propia “libertad de expresión”: ¿en nombre de la seguridad nacional, de la necesidad de defenderse de los fanáticos islamistas, de Occidente, de nuestros valores? No, señores: en nombre de los mercados.

 

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

Ex Profesor de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid y del Colegio Universitario “Cardenal Cisneros”

Acreditado para Plazas de Profesorado universitario permanente por la Agencia de Calidad, Acreditación y Prospectiva de la Comunidad de Madrid (ACAP)

Miembro del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad de la UAM (ICFS-UAM)

Colegiado ICAM 97901

Desempleado y demandante de empleo inscrito en el Servicio Público de Empleo de la Comunidad de Madrid desde el 28/7/2011. Razón: Universidad Autónoma de Madrid, Rectorado. Calle Einstein, no. 1, 28049 Madrid.

——————————————————————————————————————–

Signed by: Pablo Guérez Tricarico, PhD

Ex Professor of Criminal Law of the Autonomous University of Madrid and of the Universitary School “Cardenal Cisneros”

Tenured as Professor of Criminal Law received by the Quality, Accreditation and Prospective Agency of the Region Madrid

Member of the Institute of Forensic Sciences and Security of the Autonomous University of Madrid (ICFS-UAM)

Referee of hon. Attorneys Council of Madrid n. 97901

Unemployed and seeking employment registered on the Public Employment Service of the Region Madrid since 28/7/2011. Reason: Autonomous University of Madrid, Rector. Einstein Street, n. 1, 28049 Madrid.

 

Licencia de Creative Commons
El Derecho concursal y los pobres. Comentarios al artículo del Catedrático de Derecho Mercantil Dr. Jesús Alfaro desde la justicia social o, si se quiere, desde una Izquierda razonable by Pablo Guérez, PhD is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en asked to the author on pablo.guerez@gmail.com, pablo.guerez@uam.es, @pabloguerez

 

Esta página apoya las licencias de “copy-left” de Creative Commons. Más información en creativecommons.org

Aprenda cómo compartir sus obras con las comunidades existentes que ya han habilitado el uso de licencias de Creative Commons.
Donate

Creative Commons es una organización sin ánimo de lucro.
Necesitamos si apoyo para poder continuar facilitando estas herramientas.
¡Done hoy!

NOTA PARA MERCANTILISTAS y ECONOMISTAS “ORTODOXOS”: Esta página apoya la mayoría de los puntos programáticos del ideario de la Confederación de Partidos Pirata del Estado español (vid. http://confederacionpirata.org) y del movimiento European Pirates, todavía en fase de construcción y reconocimiento internacional (http://www.europeanpirates.net) y, en particular, los principios de cooperación y no competición.

La propiedad intelectual e industrial deben ser rediseñadas para que aprovechen a sus autores y a la comunidad, reduciendo el poder de los intermediarios. Al mismo tiempo, a título personal, considero, al más puro estilo Proudhon, que estas formas de propiedad -como todas las formas de propiedad privada-, tal y como se dan en el sistema económico capitalista actual, son, al menos en parte, un robo. En este sentido, la propiedad debe servir para aprovechar al ciudadano particular, pero también a la comunidad, cuyo conocimiento acumulado a través del trabajo colectivo ha inspirado la obra del autor.

NOTE TO COMMERCIAL LAWYERS and “ORTHODOX” ECONOMISTS: This page supports most programmatic points of the ideology of the Confederation of Spanish State Parties Pirate (vid http://confederacionpirata.org.) And European Pirates movement, still under construction and international recognition (http://www.europeanpirates.net), and in particular the principles of cooperation and not competition.

The intellectual property must be redesigned to benefit the authors and the community, reducing the power of intermediaries. At the same time, personally, I think, in the purest style Proudhon, that these forms of ownership, as all forms of private property, as given in the current capitalist economic system are, at least in part, a robbery. In this sense, the property should serve to benefit the private citizen, but also the community, whose knowledge accumulated through collective work has inspired the author’s work.

 

 

 

Navidad en sencillez: Sobre el desprendimiento en la auténtica vida cristiana

diciembre 23, 2014 § Deja un comentario


PRESEPIO DI BAROCCIO

PRESEPIO DI BAROCCIO. NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

 

Todas las religiones han practicado el desprendimiento como modo de vida auténtica. En el Cristianismo, el desprendimiento se hace patente desde el primer momento, en el que el Hijo de Dios acepta hacerse Hombre por Amor en el seno virginal de María, y nace en un pesebre, inerme, renunciando a todo lujo o comodidad innecesaria. Y Jesús mantendrá un estilo de vida sobrio durante toda su vida -lo cual no le impedirá asistir a banquetes y celebrar acontecimientos importantes, como las bodas de Caná, con sus discípulos, y también con publicanos y pecadores-. Pero el modo de vida sencillo y manso se mantendrá, como resulta de todo el Evangelio: la renuncia a los “bienes de aquí” para “aspirar” a los “bienes de allá arriba” es una de las mayores constantes de la predicación de Jesús de Nazaret, Quien llegará a decir que “El Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza (Mt 8, 20)”. Mas, y sin ánimo de ahondar mucho en ello, la renuncia que se propone es gradual, no automática, y, sobre todo, se nos invita a que nazca del Amor. Con ello, Jesús nos da un ejemplo de vida cristiana a quienes queremos ser sus discípulos y al mundo, el cual, muchas veces, ha criticado y continúa criticando con razón comportamientos poco decorosos de representantes de la Iglesia que fundó Jesucristo, cuando no de eclesiásticos que viven abiertamente en el lujo y en el afán de codicia, dinero y poder.

La nueva espiritualidad promovida por el papa Francisco ha supuesto un nuevo “aggiornamento” de la Iglesia, que no es otra cosa que el Pueblo de Dios con nosotros, del Dios que se hace cercano y que comparte su Vida con los hombres y, especialmente con los más necesitados; pero, al mismo tiempo, también conlleva un retorno a los orígenes, a esa sencillez apostólica de las primeras comunidades cristianas.

El texto que reproduzco a continuación, con autorización de quien me lo ha enviado, es un comentario sobre el Evangelio de hoy, día 23 de diciembre, Feria privilegiada de Adviento, a un día de celebrar la Nochebuena. Y trata, con extraordinaria lucidez, precisamente sobre el tema del desprendimiento en la vida cristiana como modo de vivir unas Navidades auténticas, en sencillez. Feliz Navidad a todos.

 

Día litúrgico: Feria privilegiada de Adviento: 23 de Diciembre

Texto del Evangelio (Lc 1,57-66): Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz, y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia, y se congratulaban con ella. Y sucedió que al octavo día fueron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías, pero su madre, tomando la palabra, dijo: «No; se ha de llamar Juan». Le decían: «No hay nadie en tu parentela que tenga ese nombre». Y preguntaban por señas a su padre cómo quería que se le llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre».

EL NACIMIENTO DE SAN JUAN BAUTISTA

EL NACIMIENTO DE SAN JUAN BAUTISTA

Y todos quedaron admirados. Y al punto se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios. Invadió el temor a todos sus vecinos, y en toda la montaña de Judea se comentaban todas estas cosas; todos los que las oían las grababan en su corazón, diciendo: «Pues, ¿qué será este niño?». Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él.

Comentario: Rev. D. Miquel MASATS i Roca (Girona, España)

‘¿Qué será este niño?’. Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él

Hoy, en la primera lectura leemos: «Esto dice el Señor: ‘Yo envío mi mensajero para que prepare el camino delante de Mí’» (Mal 3,1). La profecía de Malaquías se cumple en Juan Bautista. Es uno de los personajes principales de la liturgia de Adviento, que nos invita a prepararnos con oración y penitencia para la venida del Señor. Tal como reza la oración colecta de la misa de hoy: «Concede a tus siervos, que reconocemos la proximidad del Nacimiento de tu Hijo, experimentar la misericordia del Verbo que se dignó tomar carne de la Virgen María y habitar entre nosotros».

El nacimiento del Precursor nos habla de la proximidad de la Navidad. ¡El Señor está cerca!; ¡preparémonos! Preguntado por los sacerdotes venidos desde Jerusalén acerca de quién era, él respondió: «Yo soy la voz del que clama en el desierto: ‘Enderezad el camino del Señor’» (Jn 1,23).

«Mira que estoy a la puerta y llamo: si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo» (Ap 3,20), se lee en la antífona de comunión. Hemos de hacer examen para ver cómo nos estamos preparando para recibir a Jesús el día de Navidad: Dios quiere nacer principalmente en nuestros corazones.

La vida del Precursor nos enseña las virtudes que necesitamos para recibir con provecho a Jesús; fundamentalmente, la humildad de corazón. Él se reconoce instrumento de Dios para cumplir su vocación, su misión. Como dice san Ambrosio: «No te gloríes de ser llamado hijo de Dios —reconozcamos la gracia sin olvidar nuestra naturaleza—; no te envanezcas si has servido bien, porque has cumplido aquello que tenías que hacer. El sol hace su trabajo, la luna obedece; los ángeles cumplen su misión. El instrumento escogido por el Señor para los gentiles dice: ‘Yo no merezco el nombre de Apóstol, porque he perseguido a la Iglesia de Dios’ (1Cor 15,9)».

Busquemos sólo la gloria de Dios. La virtud de la humildad nos dispondrá a prepararnos debidamente para las fiestas que se acercan.

Comentario: REDACCIÓN evangeli.net (elaborado a partir de textos de Benedicto XVI) (Città del Vaticano, Vaticano)

Juan, el Bautista

Hoy nos preguntamos: “¿Qué será este niño?”. Su aparición llevaba consigo algo totalmente nuevo: desde su concepción hasta su circuncisión —con el nombre de Juan—, llegando a su ministerio, todo es original. Juan anunciará a alguien más Grande que había de venir después de él. Ha sido enviado para preparar el camino a ese misterioso Otro; toda su misión está orientada a Él.

En los Evangelios se describe esa misión con pasajes del Antiguo Testamento (Isaías, Malaquías, Éxodo): “Una voz clama en el desierto: ¡Preparad el camino al Señor!”; “Yo envío a mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino”… Con la predicación del Bautista se hicieron realidad todas estas antiguas palabras de esperanza: se anunciaba algo realmente grande.

—Por fin aparecía un profeta cuya vida también le acreditaba como tal. Por fin se anunciaba de nuevo la acción de Dios en la historia. Juan bautiza con agua, pero el más Grande, Aquel que bautizará con el Espíritu Santo y con “fuego”, está al llegar.

Meditación del día de Hablar con Dios

Adviento. 23 de diciembre

DESPRENDIMIENTO Y POBREZA CRISTIANA

— La Navidad nos llama a vivir la pobreza predicada y vivida por el Señor. El ejemplo de Jesús.

— En qué consiste la pobreza evangélica.

— Detalles de pobreza y modos de vivirla.

I. El desprendimiento efectivo de lo que somos y poseemos es necesario para seguir a Jesús, para abrir nuestra alma al Señor, que pasa y llama. Por el contrario, el apegamiento a los bienes de la tierra cierra las puertas a Cristo, y nos cierra las puertas al amor y al entendimiento de lo más esencial en nuestra vida: si alguno no renuncia a todo lo que posee no puede ser mi discípulo1.

El nacimiento de Jesús, y toda su vida, es una invitación para que nosotros examinemos en estos días la actitud de nuestro corazón hacia los bienes de la tierra. El Señor, Unigénito del Padre, Redentor del mundo, no nace en un palacio, sino en una cueva; no en una gran ciudad, sino en una aldea perdida, en Belén. Ni siquiera tuvo una cuna, sino un pesebre. La precipitada huida a Egipto fue para la Sagrada Familia la experiencia del exilio en tierra extraña, con pocos más medios de subsistencia que los brazos de José acostumbrados al trabajo. Durante su vida pública Jesús pasará hambre2, no dispondrá de dos pequeñas monedas de escaso valor para pagar el tributo del templo3. Él mismo dirá que el Hijo del hombre no tiene donde reclinar su cabeza4. La muerte en la Cruz es la muestra del supremo desprendimiento.

El Señor quiso conocer el rigor de la pobreza extrema –falta de lo necesario– especialmente en las horas más señaladas de su vida.

La pobreza que ha de vivir el cristiano ha de ser una pobreza real, ligada al trabajo, a la limpieza, al cuidado de la casa, de los instrumentos de trabajo, a la ayuda a los demás, a la sobriedad de vida. Por eso se ha dicho que «el mejor modelo de pobreza han sido siempre esos padres y esas madres de familia numerosa y pobre, que se desviven por sus hijos, y que con su esfuerzo y su constancia –muchas veces sin voz para decir a nadie que sufren necesidades– sacan adelante a los suyos, creando un hogar alegre en el que todos aprenden a amar, a servir, a trabajar»5.

Si llegan los bienes, siempre será posible vivir como «esos padres y esas madres de familia numerosa y pobre» y hacer con ellos el bien, porque «la pobreza que Jesús declaró bienaventurada es aquella hecha a base de desprendimiento, de confianza en Dios, de sobriedad y disposición a compartir con otros»6.

La pobreza que nos pide a todos el Señor no es suciedad, ni miseria, ni dejadez, ni pereza. Estas cosas no son virtud. Para aprender a vivir el desprendimiento de los bienes, en medio de esta ola de materialismo que parece envolver a la humanidad, hemos de mirar a nuestro Modelo, Jesucristo, que se hizo pobre por amor nuestro, para que vosotros fueseis ricos por su pobreza7.

II. Los pobres a quienes el Señor promete el reino de los Cielos8 no son cualquier persona que padece necesidad, sino aquellos que, teniendo bienes materiales o no, están desprendidos y no se encuentran aprisionados por ellos. Pobreza de espíritu que ha de vivirse en cualquier circunstancia de la vida. Yo sé vivir –decía San Pablo– en la abundancia, pero sé también sufrir hambre y escasez9.

El hombre puede orientar su vida a Dios, a quien se alcanza usando todas las cosas materiales como medios, o bien puede tener como fin el dinero y la riqueza en sus muchas manifestaciones: deseo de lujo, de comodidad desmedida, ambición, codicia… Estos dos fines son irreconciliables: no se puede servir a dos señores10. El amor a la riqueza desaloja, con firmeza, el amor al Señor: no es posible que Dios pueda habitar en un corazón que ya está lleno de otro amor. La palabra de Dios queda ahogada en el corazón del rico, como la simiente que cae entre cardos11. Por eso no nos sorprende oír al Señor enseñar que es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que el que entre un rico en el reino de los cielos12. ¡Y qué fácil es, si no se está vigilante, que se meta en el corazón el espíritu de riqueza!

La Iglesia nos recuerda, desde sus comienzos hasta nuestros días, que el cristiano ha de vigilar el modo como utiliza los bienes materiales, y amonesta a sus hijos a que estén «atentos a encauzar rectamente sus afectos, no sea que el uso de las cosas del mundo y un apego a las riquezas, contrario al espíritu de pobreza evangélica, les impida alcanzar la caridad perfecta. Acordándose de la advertencia del Apóstol: los que usan de este mundo no se detengan en eso, porque los atractivos de este mundo pasan (Cfr. 1 Cor 7, 31)»13. El que se apegue a las cosas de la tierra no solo pervierte su recto uso y destruye el orden dispuesto por Dios, sino que su alma queda insatisfecha, prisionera de esos bienes materiales que la incapacitan para amar de verdad a Dios.

El estilo de vida cristiano supone un cambio radical de actitud ante los bienes terrenos: se procuran y se usan, no como si fueran un fin, sino como medio para servir a Dios. Al ser medios, no merecen que pongamos en ellos el corazón: son otros los bienes auténticos.

Hemos de recordar en nuestra oración que el desprendimiento efectivo de las cosas supone sacrificio. Un desprendimiento que no cuesta no se vive. Y se manifestará frecuentemente en la generosidad en la limosna, en saber prescindir de lo superfluo, en la lucha contra la tendencia desordenada al bienestar y a la comodidad, en evitar caprichos innecesarios, en renunciar al lujo, a los gastos por vanidad, etcétera.

Es tan importante esta virtud de la pobreza para un cristiano que bien se puede decir que «quien no ame y viva la virtud de la pobreza no tiene el espíritu de Cristo. Y esto es válido para todos: tanto para el anacoreta que se retira al desierto, como para el cristiano corriente que vive en medio de la sociedad humana, usando de los recursos de este mundo o careciendo de muchos de ellos…»14.

III. El corazón humano tiende a buscar desmedidamente los bienes de la tierra: si no hay lucha positiva por andar desprendido de las cosas, se puede afirmar que el hombre, más o menos conscientemente, ha puesto su fin aquí abajo. Y el cristiano no debe olvidar nunca que camina hacia Dios.

Por eso ha de examinarse con frecuencia, preguntándose si ama la virtud de la pobreza y si la vive; si se mantiene atento para no caer en la comodidad o en un aburguesamiento que es incompatible con ser discípulo de Cristo; si está desprendido de las cosas de la tierra; si las tiene, en fin, como medios para hacer el bien y vivir cada vez más cerca de Dios. Porque «en el decurso de la historia, el uso de los bienes temporales ha sido desfigurado con graves defectos… Incluso en nuestros días, no pocos… caen como en una idolatría de los bienes materiales, haciéndose más bien siervos que señores de ellos»15.

Siempre podemos y debemos ser parcos en las necesidades personales, frenando los gastos superfluos, no cediendo a los caprichos, vigilando la tendencia a crearse falsas necesidades, siendo generosos en la limosna, o en la ayuda a las obras buenas. Por el mismo motivo, debemos cuidar con esmero las cosas de nuestro hogar, así como toda clase de bienes que, en realidad, tenemos solo como en depósito para administrarlos bien. «La pobreza está en encontrarse verdaderamente desprendido de las cosas terrenas; en llevar con alegría las incomodidades, si las hay, o la falta de medios (…). Vivir pensando en los demás, usar de las cosas de tal manera que haya algo que ofrecer a los otros: todo eso son dimensiones de la pobreza, que garantizan el desprendimiento efectivo»16.

De esta y de otras formas diferentes se manifestará nuestro deseo de no tener el corazón puesto en las riquezas; también cuando, por razones de profesión u oficio, dispongamos para nuestro uso personal de otros bienes. La sobriedad de que entonces demos prueba será el buen aroma de Cristo, que siempre tiene que acompañar la vida de un cristiano.

Dirigiéndose a hombres y mujeres que se esfuerzan por alcanzar la santidad en medio del mundo –comerciantes, catedráticos, campesinos, oficinistas, padres y madres de familia– decía San Josemaría Escrivá: «Todo cristiano corriente tiene que hacer compatibles, en su vida, dos aspectos que pueden a primera vista parecer contradictorios.Pobreza real, que se note y se toque –hecha de cosas concretas–, que sea una profesión de fe en Dios, una manifestación de que el corazón no se satisface con las cosas creadas, sino que aspira al Creador, que desea llenarse de amor de Dios, y dar luego a todos de ese mismo amor. Y, al mismo tiempo, ser uno más entre sus hermanos los hombres, de cuya vida participa, con quienes se alegra, con los que colabora, amando al mundo, utilizando todas las cosas creadas para resolver los problemas de la vida humana, y para establecer el ambiente espiritual y material que facilita el desarrollo de las personas y de las comunidades.

»Lograr la síntesis entre esos dos aspectos es –en buena parte– cuestión personal, cuestión de vida interior, para juzgar en cada momento, para encontrar en cada caso lo que Dios no pide»17.

Si luchamos eficazmente por vivir desprendidos de lo que tenemos y usamos, el Señor encontrará nuestro corazón limpio y abierto de par en par cuando venga de nuevo a nosotros en la Nochebuena. No ocurrirá con nuestra alma, lo que sucedió con aquella posada: estaba llena y no tenían sitio para el Señor.

1 Lc 14, 33. — 2 Cfr. Mt 4, 2. — 3 Cfr. Mt 17, 23-26. — 4 Mt 8, 20. — 5 Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, 111. — 6 S. C. para la Doctrina de la fe, Instr. Sobre la libertad cristiana y la liberación, 22-III-1986, 66. — 7 2 Cor 8, 9. — 8 Mt 5, 3. — 9 Flp 4, 12. — 10 Mt 6, 24. — 11 Mt 13, 7. — 12 Mt 19, 24. — 13Conc. Vat. II, Const. Lumen gentium, 42. — 14 Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, 110. — 15Conc. Vat. II, Decr. Apostolicam actuositatem, 7. — 16 Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, 111. — 17 Ibídem, 110.

About the mediation of pope Francis between the USA and Cuba

diciembre 22, 2014 § Deja un comentario


 

Quod Deus coniunxit, homo non separet iterum

us  vaticano  cuba

 

http://www.theguardian.com/world/2014/dec/17/us-cuba-diplomatic-relations-obama-raul-castro?CMP=EMCNEWEML6619I2

 

The work of diplomatic mediation of Pope Francis, a pope with a new spirit, between the United States and Cuba is a political accomplished that we should not hesitate to describe as historic. Entrenched relations between the two powers from the conflict in the missile crisis in 1962 and the work carried out by two singular men, JF Kennedy and N. Khrushchev, who accepted the historical commitment not to plunge mankind into disaster the reopening of negotiations between the two countries has now needed work and the blessing of a personality political stature of the above. That is the Pope Francis.

The embargo only hurt the poorest and, generally, are not effective measures to “encourage” the local population to rebel against their dictators, but are the result of geopolitical strategies dictated by the most powerful nations in the world, and lobbies that support them. Only the most conservative GOP or more recalcitrant anti-Castro sectors, sectors that members of sociological Franchism in our country who are active in the economic party that supports the government are targeted, can not rejoice at the lifting of the embargo.

Shy openings West to Cuba by Pope that sank the Soviet bloc, Saint John Paul II, made their impact on the meeting that had both leaders in 1998. In the religious aspect, the fruits were noted in further opening of the Castro regime to the Cuban religious reality. And in the political speeches of both leaders reflected the harsh condemnation of fierce capitalism that encouraged them to both signatories, while also warned of the dangers of unbridled development of the capitalist system, and, as events have shown, has come to prevail during the early years of the century.

Above ideologies, especially now, in XXI century, people and their attitudes are. And regardless of ideology, there is no doubt that the pope Francisco itself is to rise to the occasion. High above Obama and, of course, Raul Castro.

So congratulations, Holy Father. God bless you. And God bless the Holy See, the United States of America and the Nation of Cuba.

http://www.papafranciscovideos.com/papa-a-moviemientos-populares-no-es-comunismo-es-doctrina-social-de-la-iglesia-126/

diciembre 14, 2014 § Deja un comentario


A mis padres, con todo mi cariño

Y el Rey les dirá: "Venid a mí, benditos de mi Padre, y heredad el Reino preparado para vosotros desde antes de la Creación del mundo. Porque tuve habmbre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estuve desnudo y me cubrísteis, estuve enfermo y en la cárcel y vinísteis a verme".

Y el Rey les dirá: “Venid a mí, benditos de mi Padre, y heredad el Reino preparado para vosotros desde antes de la Creación del mundo. Porque tuve habmbre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estuve desnudo y me cubrísteis, estuve enfermo y en la cárcel y vinísteis a verme”.

 

 

Yo soy el Pan de Vida. Quien coma de este pan, tendrá vida eterna.

Yo soy el Pan de Vida. Quien coma de este pan, tendrá vida eterna.

 

 

Escuchad al Papa:

En España, muchos católicos procedentes del “francismo sociológico”, incluidos movimientos que no voy a nombrar, no están de acuerdo. La cuestión social, que interesó a la Iglesia desde la encíclica “Rerum Novarum” de León XIII y, sobre todo, a partir del Concilio Vaticano II y su magnífica Declaración “Gaudium et spes”, supuso sin duda el germen de una apertura o “aggiornamento” de la Iglesia a los más pobres, los más necesitados, opción que no ha sido desarrollada del todo y en relación con la cual me apena que muchas personas que se declaran católicas no dediquen nada de su tiempo e interés a las cuestiones sociales -las cuales, como subraya el Papa, están en el centro del mensaje evangélico-, y se producen fenómenos, por parte de determinados fieles, de ataque directamente de “comunismo” a todo lo que suene a mejorar el nivel de vida de la gente más pobre y a un mejor reparto de los bienes de este mundo, así como de ataque a teólogos, algunos de ellos Santos de la Iglesia Católica, respecto de los cuales San Juan Pablo II declaró que se hallaban en “perfecta consonancia” con la doctrina católica. Muchas de estas personas pertenecen o han pertenecido a la Compañía de Jesús, a la Orden Franciscana, a la Orden Mercedaria o a otras Órdenes, Prelaturas o caminos espirituales religiosos en plena comunión con la Iglesia Católica de Roma. De momento, no me voy a alargar con la lista que los que fueran sedicentes lefebvrianos perdonados por Benedicto XVI, o grupos preconciliares, pero es posible que lo haga en un futuro.

 

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

Doctor en Derecho Penal por la Universidad Autónoma de Madrid

Ex Profesor de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid y del Colegio Universitario “Cardenal Cisneros”

Acreditado a plazas de profesorado permanente

Experto en Historia comparada de las religiones y escritor

@pabloguerez

 

Vid., en relación con esta entrada, la siguiente entrada relacionada: http://pabloguerez.com/2014/09/20/who-are-the-enemies-of-pope-francis-vatican-increases-security-measures-due-to-isis-terror/

Salvo el título, está escrito en italiano.

 

A.M.D.G.

A.I.P.M.

 

Felicitación de Navidad de la Comunidad “María, Madre de los Apóstoles”

diciembre 14, 2014 § 2 comentarios


 

A mis padres, siempre, por todo

Verbum caro factum est

Navidad. Dios viene a habitar entre nosotros: alegraos

Navidad. Dios viene a habitar entre nosotros: alegraosQueridos Amigos:

 

A través de la Comunidad Comboniana en la que participo, por inescrutable designio de la Providencia y bajo la acción del Espíritu Santo, se me ha hecho llegar este sencillo mensaje de Navidad, expresado en la felicitación que tenéis a vuestra derecha, y especialmente dirigido a los no creyentes. Para explicar, en pocas palabras, en lo que consiste el Misterio de la Navidad, el EnManuel, el Misterio perfecto de la Encarnación, que expresa la idea de un Dios inmanente, un Dios que no se desentiende de nuestros problemas, de nuestras preocupaciones y de nuestros pecados, y que se hace cercano, tanto, que viene a habitar con nosotros. El Misterio de la Encarnación muchos lo rezamos en el Ángelus todas las mañanas, y forma parte del credo fundamental del cristiano. A partir del sublime Prólogo del Evangelio de San Juan, los cristianos rezamos: “Y la Palabra/el Verbo/el Hijo de Dios se hizo carne, y habitó entre nosotros. Tal es el significado del término Enmanuel (Dios-con-nosotros), lo que implica, para el cristiano de hoy, el hecho de que Dios se hace presente en medio de nosotros. Dios se hace presente en medio de nuestra vida, y se hace grande en nosotros. El Santo de Israel, como profetizaba Isaías, se hace grande en ti. Y en todos los que acojan su Palabra. Él se hace grande en tu vida, pues por por ti, lector, también nació y también murió en la Cruz. Como señaló hace poco en su ensayo el teólogo Hans Küng sobre Jesús, Jesús es el Abogado de la causa de Dios, pero es al mismo tiempo el Abogado de la causa del hombre (Jesús, Trotta, 2014). No sólo para perdonar los pecados, incluido el original, no sólo para devolver al hombre al paraíso que perdió, sino para transmitirle, como subraya San Pablo, por ejemplo, en su Carta a los Romanos, “participación en la misma vida divina”. Es la vida eterna, el Cielo, la resurrección gloriosa, la que este personaje histórico llamado Jesús de Nazaret nos vino a ofrecer. Y gratis. Porque Él ya cargó con el peso de nuestras culpas. En las llagas de su Pasión, mostradas a los Apóstoles en el Cenáculo, están nuestros pecados. Ya no son nuestros, son Suyos. Alegrémonos, pues, en este Dominigo  de Laetare. Que la Virgen María, Madre de Cristo y Madre de los Apóstoles, nos ayude a entrar más en comunión con las realidades divinas como lo hicieron tantos santos y místicos de la Iglesia, como San Juan de la Cruz, cuya Festividad hoy también conmemoramos. El núcleo de estas reflexiones, salvo pequeñas cosas “de mi cosecha” me fue transmitido ayer por el Padre Pavía, en el Centro Comboniano de Arturo Soria, en Madrid. Podéis copiar la felicitación y pasarla a quienes queráis.

Y ahora, os dejo con un bellísimo poema de San Juan de la Cruz, gran místico, Doctor de la Iglesia y uno de los mayores poetas de la Literatura Universal reconocidos por la comunidad literaria, poema que dedico, en primer lugar, a mis padres; y, en segundo lugar, a los más pobres y necesitados del planeta, con la finalidad de que anide en ellos la esperanza del anuncio de la próxima Navidad:

Ya que el tiempo era llegado
en que hacerse convenía
el rescate de la esposa,
que en duro yugo servía

Ya ves, Hijo, que a tu esposa
a tu imagen hecho había,
y en lo que a ti se parece
contigo bien convenía;
pero difiere en la carne
que en tu simple ser no había

En los amores perfectos
esta ley se requería:
que se haga semejante
el amante a quien quería;                          sanjuandelacruz05(3)
que la mayor semejanza
más deleite contenía;
el cual, sin duda, en tu esposa
grandemente crecería
si te viere semejante
en la carne que tenía.

Mi voluntad es la tuya
el Hijo le respondía­,
y la gloria que yo tengo
es tu voluntad ser mía,
y a mí me conviene, Padre,

lo que tu Alteza decía,
porque por esta manera
tu bondad más se vería;
veráse tu gran potencia,
justicia y sabiduría;

irélo a decir al mundo
y noticia le daría
de tu belleza v dulzura
y de tu soberanía.
Iré a buscar a mi esposa,

y sobre mí tomaría
sus fatigas y trabajos,
en que tanto padecía;
y porque ella vida tenga,
yo por ella moriría,

y sacándola del lago
a ti te la volvería

(San Juan de la Cruz, Romances, Romance 7, titulado “Prosigue la Encarnación”, escrito hacia 1584)

  Para quienes tengáis más sed de Jesús, os dejo este enlace: http://pastoressegnmicorazn.blogspot.com.es/2014/12/el-misterio-de-dios-se-hizo-carne.html

  Y ahora, os dejo con este bello villancico dedicado a la Virgen, que sabe que el Niño, está muy cerca: “La Virgen seuña caminos”, Villancico propio del Tiempo de Adviento en el que todavía debemos estar, vigilantes pero gozosos, esperando la venida del Salvador del Mundo: ¡Ven, Señor Jesús, y nace para todos!

A.M.D.G.

A.I.P.M.

Palabras del papa Francisco sobre los más pobres

diciembre 14, 2014 § Deja un comentario


 

A mis padres

Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mt 6, 21)

Él les dijo: "Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón"

Él les dijo: “Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”

 

Amigos:

En este Domingo Tercero de Adviento, también denominado “Domingo de Laetare (o “Gaudete”), por la alegría qe debe despertarse en nuestros corazones por la inminente venida del Mesías, y tras haber cumplido mi blog, ayer, su primer año, haciendo uso del derecho de cita, quisiera dejar la palabra al Santo Padre S. S. el Papa Francisco, no sin antes realizar una breve reflexión:

Los que hemos tenido mala suerte en el reparto de los bienes temporales, o bien por causas diversas, algunas a nosotros imputables, no hemos tenido la delicadeza de administrarlos rectamente; los que no hemos sido “instrumentales” ni nos las hemos sabido ingeniar según la sabiduría del mundo para “abrirnos paso” en él según sus normas, estamos con los más pobres de la tierra. Antes de que nos quiten lo nuestro los poderosos que dicen servir a Jesús, cuando sólo se sirven a sí mismos, soportemos con estoica serenidad los padecimientos que la Providencia permita para nuestro bien y nuestra santificación, confiados en que saldremos victoriosos de la prueba. Nuestros enemigos pueden amendrentarnos, pueden tratar de infundirnos miedo, pueden quitarnos cosas materiales que apreciamos. A Jesús, el Inocente entre los Inocentes, le llevaron a juicio y le despojaron de sus vestiduras. Resistamos, con el auxilio de la gracia divina, silenciosos, mansos, humildes y pasivos, y, por ello, o quizá gracias a ello, también compasivos con los demás, tanto si les consideramos víctimas como verdugos, pues todos somos hijos de un mismo Padre celestial a Quien muchos no conocen, y cuya Misericordia infinita no pueden aceptar, simplemente porque no cabe en nuestros limitados esquemas mentales. En cuanto a los deshauciados, embargados, excluidos, desempleados, victimizados, estigmatizados, perseguidos y, en general, a los que sufrimos tribulación, hay cosas que nunca nos podrán quitar: la libertad interior y la paz del corazón.

Con mis mejores deseos de paz y bien,

Pablo

http://www.osservatoreromano.va/it/news/davanti-al-grido-dei-poveri

 

Feliz Domingo,

Pablo

 

A.M.D.G.

A.I.P.M.

A few words about the last Senate’s CIA torture report in the US

diciembre 10, 2014 § 2 comentarios


Dedicated to Professors Carmen Almendros, PhD; Raquel Benito, LLM; Carlos Ezama, PhBch; Liborio Hierro, PhD; Juan Antonio Lascuraín, Phd; Blanca Mendoza, PhD; Fernando Molina, Phd; Enrique Peñaranda, PhD; Evaristo Prieto, PhD; Carmen Tomás-Valiente, PhD, and many other Masters, that teached me the reasons why the torture never must be justified.

To all men and women of goodwill, included a few workers of Intelligence Agencies

Info:

http://www.theguardian.com/us-news/2014/dec/08/cia-torture-report-release-date-nears

Official reactions: http://www.theguardian.com/us-news/2014/dec/09/americas-politicians-activists-reacted-senates-cia-torture-report-twitter

Link to my comment on theguardian.com (it reproduces this post): http://discussion.theguardian.com/comment-permalink/44785592

Document in pdf (for discharge see below the conditions of the CC License) About US Senate’s CIA Torture Report

STOP AMERICAN TORTURE!

STOP AMERICAN TORTURE! STOP CIA TORTURE!

 

Dear Srs. responsible of tortures at your respective level of command, civil and militar authorities:

Only your conscience knows or will know what you have done or permitted, even with good intentions. This is just my brief and humble opinion on the state of the question, just published yesterday on https://www.facebook.com/pablo.guerez?fref=nf&pnref=story.

Nothing, absolutely nothing, justifies torture aginst any human been inflicted by the State, and less in a democratic Nation.

Premature Nobel Peace Prize Barack Obama must take his responsibility, even objectively or by omission, before their national courts and the international community.

Some people will think I am an “idealist”, or an “antiamerican”, just for express my opinion in a several matter, according to the 1st Amendment of the Constitution of the United States of America.

I do not care. I prefer to be the subject of accusations of the new McCarthyism based in the Patriot Acts post 9/11 than be the subject of accusation of support of the torture as a normal State mechanism, or supporter of the omission of his complaint. So no war against ISIS, no war against domestic or external enemies, no menace, is to important four your Nation, and for the community of democratic Nations, to loose the faith in the human rights and human dignity.

Only for this reason, President Obama, President of the United States, you have me deeply disappointed not only me, but a huge part of your American voters and supporters all over the world. Not only because I trusted you as US President, but because I know the world when I live and I konw you are formally the most powerful man on the earth.

Fortunately, in a democratic Nation like the United States, these things sooner or later come to be known. And even judged. No one is privileged regarding these crimes as in the twentieth century. No one, I repeat, no one, can claim the right to torture anyone as a State reppresentant. Even, as indicated, among others, Prof. Fernando Molina, Phd, Autonomous University of Madrid, in tragic cases like “nuclear ticking bomb” scenes (cfr. Molina, Estado de Necesidad y Justificación Penal: ¿es lícita la tortura en situaciones extremas?: 2009). The UN Convention against Torture, which in the opinion of many internationalists, is about to be considered “ius cogens”, is clear at this point. In Spain, our Constitution is sharp in the case of torture, as established in art. 15: “In no case be justified torture”.

With best regards,

Singned by: Pablo Guérez Tricarico, Phd, Spain

Ex Professor of Criminal Law of the Autonomous Univeristy of Madrid

Member of the “think tank” Institut of Forensic and Security Sciences of the Autonomous University of Madrid (ICSA-UAM).

 

Creative Commons License
A few words about the last Senate’s CIA torture report in the US by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available asking to the author via @pabloguerez, pablo.guerez@gmail.com or pablo.guerez@uam.es

De miedos y sueños (I)

diciembre 9, 2014 § Deja un comentario


La lectura del post publicado ayer en su blog por mi amigo Marcial me ha suscitado una serie de reflexiones, fundamentalmente, sobre el miedo.

Os dejo el enlace al post del blog de Marcial (Mensajes de reflexión – Mensajes positivos: Sueños-Miedos): http://marcialcandioti.wordpress.com/2014/12/08/mensajes-de-reflexion-mensajes-positivos-suenos-miedos/#comment-6642

De miedos y sueños (I)

Reflexiones sobre el miedo De miedos y sueños

por Pablo GUÉREZ TRICARICO

¡Ay, el miedo! Tan necesario para el desarrollo evolutivo de nuestra especie y tan paralizante para el hombre de hoy. No es vano es reconocido por muchos sabios de todas las épocas, de Oriente a Occidente, como la debilidad primera que el aspirante a la liberación debe recorrer. Tanto en la historia del pensamiento hermético, como en la de las grandes religiones y sus derivaciones, el miedo es tomado a la vez como obstáculo a vencer por el neófito, hasta que éste pasa a ser un obstáculo para el “sistema” (ya sea la Masonería, el Ejército o la Iglesia Católica).

Entonces el miedo, disfrazado de “santo temor” es y debe ser inculcado al neófito por los manipuladores sistémicos, y cuanto antes mejor, desde la más tierna infancia. En las sociedades teocráticas, el miedo a los demonios y a la condenación constituyó un arma política de primer orden en manos de sus dirigentes. En las sociedades desacralizadas y secularizas de hoy, el miedo es utilizado por los dirigentes en relación con objetivos que deben ser alcanzados para lograr necesidad de reconocimimiento social previamente inculcadas por los agentes sistémicos, quienes definen los objetivos sociales supremos: el éxito académico, profesional, la seguridad económica, el éxito amoroso o la remuneración erótica. En sociología sistémica, puede afirmarse que el miedo prototípico se convierte así en el miedo a un fracaso en en ámbito de la vida que el sistema se ocupa en trasladar a su componente relacional -el individuo- como déficit de comunicación total; es decir, desde el punto de vista del individuo -que es el que a mí me interesa-, como fracaso personal integral. La persona siente miedo a fracasar totalmente, y ese fracaso es mayor cuanto mayor sea su alejamiento de los objetivos definidos por el sistema social al que pertencece. En nuestras sociedades desacralizadas, el antiguo miedo a los dioses o demonios ha sido sustituido por el miedo al fracaso social, y a muchos otros miedos que le siguen -aislamiento, soledad, incomprensión-. Muchas de las llamadas “enfermedades mentales” no son sino el desarrollo de síntomas provocados por el miedo al fracaso vital, o, como diría Savater, de “alguien que ha tenido poco acierto o mala suerte en esa tarea de hacerse querer por los otros en la que todos estamos empeñados; no siempre, por cierto, la culpa es exclusivamente suya” (Fernando Savater, El contenido de la felicidad, Ediciones El País Aguilar, 1994, p. 156).

Vistas de este modo, las “enfermedades” o “trastornos mentales” son el resultado de una adapación disfuncional de personalidades complejas a una o varias de las dinámicas del sistema. Dicho de manera más clara, retomo aquí mis ideas sobre la moralización y objetivación -que conduce a la cosificación de la salud-, ya expresadas en mi tesis doctoral y en posts anteriores. Incluso desde una perspectiva “oficialista”, hoy como nunca el aspecto de “salud” como parte del bienestar completo del individuo, tal y como consta en numerosas definiciones de salud de la OMS, es deliberadamente soslayado. Son malos tiempos para juntar los adjetivos médico y social. Pues en las sociedades plutocráticas en las que a algunos nos ha tocado vivir ya como adultos, el ídolo que ha venido a sustitir a Dios y a los demonios ha sido el dios Dinero. El dinero, como proclama con brillante lucidez en último y magnífico ensayo el historiador Yuval Noah Arari, De animales a Dioses, Ed. Debate, 2014, proporcionó seguridad a la especie “homo sapiens sapiens” desde su invención, y, fundamentalmente, desde la consolidación del “credo capitalista” (Harari: 2014, pp. 336 y ss.).

Pero el miedo va más allá y abarca mucho más de lo que en unas líneas podamos apuntar. “No se acobarde vuestro corazón, ni tenga miedo” (Jn 14, 27), exclamó Jesús la noche de su Pasión, antes de ser entregado. Pero qué duda cabe que Él mismo, como hombre, lo tuvo, como se desprende de la angustia relatada por los evangelistas en otros pasajes. El miedo es uno de los peores enemigos de la acción humana. Puede desembocar en la inacción, en la parálisis, y aun así no desaparece. Y si intentamos postergar algo por miedo, la próxima vez que nos enfrentemos a ellos, como demostró el psicólogo conductista ruso Napalkov, el obstáculo aparecerá ante nosotros crecido y más estremecedor al principio. O en otras palabras: nos dará más miedo.

Parece casi imposible eliminar por completo el miedo de nuestra vida. Quizá de lo que se trate sea de superarlo. Poco a poco, comenzando con unos miedos, uno tras de otro, a medida que vayan surgiendo. Para ello hay variadas técnicas. Pero el miedo atávico, ése que anda metido en nuestros genes, ése que sirvió para desarrolllarnos como especie, parece que sólo es posible desterrarlo mediante largas prácticas de meditación, ascesis y mística. Como escribiera Castaneda, el miedo es el primer enemigo del guerrero. Y confieso que en lo personal, todavía no he derrotado al primero. Castaneda habla aquí no como antropólogo, sino como chamán convertido -algo que, por cierto, le ocasionó el descrédito de sus colegas-.

En cualquier caso, y en cuanto a lo que nos ocupa, los caminos aludidos se tratan de camino demasiado complicados como para ser transitados para el hombre corriente, sobre todo en nuestras sociedades occidentales, donde todo, desde la venta de smartphones de segunda mano hasta los métodos de Shamkya-Yoga enlatados (falsos, por supuesto), son propuestos por los mercaderes del “mercado espiritual y del mundo oculto”, ofreciendo a sus compradores, sobre todo jóvenes, resultados a corto plazo que los autores que citan tardaron años en conseguir, si es que lo lograron. Tal es en buena medida el contexto sociológico en el que se mueve lo que yo denomino “el mercado de la New Age”, un subproducto de nuestra civilización occidental para comprar técnicas milenarias orientales, reubicarlas, cambiarlas de sitio y hacer cócteles explosivos dirigidos a los más jóvenes, con tal de que sigan produciendo. Al final, casi como sucedió con los padres de mi generación que coquetearon con movimientos maoístas sin saber realmente lo que que comportó la llamada “revolución cultural china”, muchos de estos jóvenes crecerán y, a la primera de cambio, realizarán a su medida el sueño americano mientras diserten en sus cómodas habitaciones sobre yoga, meditación zen, con la misma ligereza con la que se habla de un partido de fútbol o de un partido político.

Volviendo al miedo, contentémonos, pues con poder superar cada día nuestros pequeños miedos, y prepararnos para enfrentarnos a los grandes con un fortalecimiento de nuestra autoestima y de los rasgos más positivos de nuestra personalidad. Ya sea mediante el recurso a la ciencia, ya sea por la fe, el miedo puede superarse e, incluso durante un instante, podemos llegar a sentirnos libres de él, antes de caer de nuevo en la zozobra existencialista. A este punto podrán preguntarme: ¿y el miedo a la muerte?; ¿o el miedo a lo desconocido?

Pues bien, yo creo que éstos también. Aunque, al estilo de un viejo Maestro zen que no soy, contestaré como éstos: nada más diré por hoy.

En cuanto a los sueños… Sí, efectivamente, pueden ser una manera muy eficaz para consolidar la fortaleza de nuestra personalidad en cuanto los vivamos como ideales -no como ilusiones-; es decir, en cuanto encarnen valores con los que comprometemos y por los cuales estemos dispuestos a enfrentarnos a nuestros miedos… pero sobre esto, si mis miedos me lo permiten, ya escribiré otro día.

 

Pablo GUÉREZ TRICARICO es Doctor en Derecho, Acreditado a plazas de profesorado universitario permanente, Ex Profesor de Derecho Penal de la Universidad de Madrid y del Colegio Universitario Cardenal Cisneros, experto en Historia comparada de las religiones y escritor

 

Justificación de la licencia empleada: Algunos lectores habrán advertido que he registrado la obra con copyright. No tanto porque me agrade mucho la institución, sino porque considero que las ideas del autor -no tanto de los intermediarios- tienen un valor -desgraciadamente sólo medible en dinero-, y, si bien apoyadas -como en todas las obras humanas- en ideas ajenas, hoy por hoy no percibo, como bien saben mis lectores, remuneración estable por ningún concepto, ni mucho menos ayuda social. Y no sólo de pan vive el hombre, pero también.

 

ADVERTENCIA LEGAL/LEGAL WARNING:

large copyright symbol

Copyright. Derechos reservados a favor de Pablo Guérez Tricarico. Salvo autorización expresa del autor, se permite la reproducción o difusión del contenido de esta obra exclusivamente para finalidades docentes e investigadoras sin ánimo de lucro, sin límite de copias, ya sea en formato digital o analógico. Salvo autorización expresa del autor, se permite la reproducción o difusión del contenido de esta obra con el límite de 20 copias, en formato analógico, o 5, en formato digital. Se permite enlazar a la obra, sin perjuicio de los derechos de propiedad intelectual que la protegen. Puede hallar más permisos de los concedidos aquí preguntando al autor en @pabloguerez, pablo.guerez@uam.es, o pablo.guerez@uam.com. La reproducción, por cualquier medio o procedimiento, más allá de los límites autorizados por el copyright, podrá dar lugar al ejercicio de las correspondientes acciones legales, a responsabilidad civil y, en su caso, a persecución judicial penal por infracción de los derechos de propiedad intelectual, por los delitos previstos y penados en los artículos 270 a 272 del Código penal español. Copyright. Rights reserved by Pablo Guérez Tricarico, PhD. Unless expressly authorized by author, reproduction or diffusion of the contents of this work exclusively for educational and research purposes nonprofit, unlimited copies, either in digital or analog format is allowed. Unless expressly authorized by author, reproduction or diffusion of the contents of this work to the limit of 20 copies in analog format, or 5, in digital format is allowed. You may link to the work, without prejudice to the rights that protect intellectual property. You can find more permissions granted herein asking the author on @pabloguerez, pablo.guerez@uam.es, or pablo.guerez@uam.com. The reproduction, by any means or process, beyond the limits authorized by the copyright may result in the exercise of the corresponding legal actions, civil liability and, where appropriate, to criminal prosecution for violation of property rights intellectual, for offenses defined and punishable under articles 270-272 of the Spanish criminal Code.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Estudios en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: