¿Educar para ser útiles? Reflexiones generales y personales, a modo de ensayo, sobre las relaciones entre educación, economía y empleo, y sobre mi situación académico-laboral, al hilo de la entrevista al Prof. Lledó publicada en El País del miércoles 19/11/2014

noviembre 21, 2014 § Deja un comentario


 

El enlace:

 

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/11/18/actualidad/1416318635_332372.HTML

 

Ilustración de Doré. Satanás expulsado del Paraíso.

 EL PARAÍSO PERDIDO. ILUSTRACIÓN DE GUSTAVO DORÉ

“¿Eres tú…? Mas, caído, cuán cambiado y cuán otro de aquél que en los felices reinos de la luz, ornado de fulgor trascendente, sobrepujaba a miles por brillantes que fueran… Tú eres, sí, al que la alianza de una esperanza misma, idéntico proyecto e igual azar y riesgo en la gloriosa empresa, unió a mí como ahora la adversidad nos une en ruina semejante. ¡De qué altura y de qué abismo hemos ahora caídos, puesto que él con su trueno demostró ser más fuerte! Pero ¿quién hasta entonces conocía la fuerza de sus armas? (…)” (El Paraíso perdido, John Milton, Libro I, 85-94)

Ars gratia artis

Defensionem vitae maea

υπεράσπιση της ζωής μου

הגנה של החיים שלי

A mis padres, quienes pagaron  parte de mi formación académica, y con quienes tengo una deuda de gratitud por tantas otras cosas que guardo para mí

A los contribuyentes cumplidores, quienes sufragaron con sus impuestos la mayor parte de mi formación universitaria, hasta que logré el Grado de Doctor, el Premio Extraordinario de Doctorado y la acreditación a plazas de profesorado laboral permanente

A mis ex compañeros

To whom it may concern

 

Esta entrada la tenéis disponible, para su mejor descarga y lectura más cómoda, en un archivo pdf: Defensa

 

Nota muy personal: Os recomiendo encarecidamente la lectura de la entrevista. No tiene desperdicio. Éstas son sólo reflexiones personales de un modesto investigador y ex profesor universitario en paro, quien aprovecha, “by the way”, algunos de los comentarios del ilustre Profesor para reflexionar sobre algunas cuestiones teóricas que han afectado de manera muy cercana a su vida. Los responsables de dicha situación están sentados en el trono del Rectorado de la Universidad Autónoma de Madrid, o pululan como fuerzas vivas de cuyo nombre no quiero acordarme, carentes de representatividad, siquiera estamental alguna, por su Facultad de Derecho, a la cual me es permitido en ocasiones regresar fugazmente para mover o retirar los libros y enseres personales que dejé en mi antiguo despacho tras mi reciente salida, cual fantasma que no quiere abandonar el plano astral por haber dejado cosas pendientes en la tierra. Ninguno de los profesores a los que aludo pertenece al Área de Derecho Penal. No guardo contra aquéllos rencor alguno, y escribo estas líneas desde la serenidad y sin acritud; mas a aquéllos que pudieron haber tenido una responsabilidad, siquiera política o administrativa, aun objetiva, les invito, serenamente, a reflexionar con sinceridad sobre los efectos de una política de no promoción del personal docente e investigador en formación basada en una concepción del becario y del profesor ayudante de reemplazo, deliberadamente elegida, entre otras que fueron posibles, incluso habiendo mantenido los objetivos de reducción del déficit del presupuesto universitario. Como consecuencia, asuman ellos, desde sus cálidos y funcionariales tronos, dominaciones y potestades empíreas de la Academia, la responsabilidad que les corresponda, aun objetiva y por omisión, por no haber promocionado a varios de sus mejores talentos, entre los que servidor se cuenta, según me han reconocido insignes penalistas nacionales y extranjeros, y por haber permitido que profesionales como yo, ahora mismo, estemos en la calle sin adjetivar. Sí, debí ser “instrumental”. Haber hecho una tesis rápida y haberme acreditado enseguida. Como algunos, cuyos nombres no diré, sencillamente porque no hace falta. Sólo para “colocarme”. Sin vocación. Sin amor al conocimiento.

Mis acusadores, entre los que se encuentra, como lo denominaba Milton en su inmortal poema, el Archienemigo, tentarán a mis enemigos, a mis amigos y a mí mismo, empujándome a la desesperación, y poniéndome a prueba. Sí, es verdad, he cometido errores. Y los estoy pagando con intereses desorbitados y, sobre todo, con mucho sufrimiento. Pero mi culpa no es una culpa de ángeles, sino de hombre. Desgraciadamente, la humanidad y muchas de las ideas que hizo aflorar en una sociedad inhóspita el humanismo cristiano se están perdiendo o se han perdido ya. Pero mientras quede un alma buena en el mundo, no todo estará perdido. Los errores cometidos por quienes no aprendimos, o no quisimos, aprender a desenvolvernos en este mundo, y no queremos aceptar algunas consecuencias de una culpa (o deuda) desmesurada, serán reparados. Mejor dicho, ya han sido reparados, aunque todavía muchos no nos hayamos dando suficiente cuenta. Fueron reparados por la Sangre de Aquél cuya Fiesta como Rey del Universo muchos celebraremos, si Él nos lo permite, el domingo 23 de noviembre. Con tal de que le digamos que sí. Al cumplimiento de Su santa y sabia Voluntad.

doreexpulsiondelparais(2)

EL PARAÍSO PERDIDO. ILUSTRACIÓN DE GUSTAVO DORÉ.

————————————————————————————————————————

 

1. Algunas ideas políticamente comprometidas sobre la educación

 

Excelente entrevista de Tereixa Costenla en el diario El País de ayer al Prof. Enrique Lledó, que acaba de hacer un “triplete” de premios literarios. Es un ejemplo de pensador “de la vieja escuela”; y yo diría, “de la buena escuela, de la de siempre”. Coincido con buena parte de su pensamiento, políticamente muy incorrecto. Especialmente, con el distanciamiento con el que el viejo profesor se muestra respecto a la importancia desmedida que hoy se le da a las “nuevas” tecnologías (que ya no son tan nuevas), y al bilingüismo: “La verdadera riqueza es la cultura”, sostiene. Y también: “El bilingüismo de algunos colegios me pone un poco nervioso. No, lo que se necesitan son colegios monolingües que enseñen bien otros idiomas”. Para mí, que me eduqué en el Liceo Italiano de Madrid, esta afirmación es completamente acertada. Aquél era -no sé si seguirá siendo- un colegio italiano en el extranjero donde se complementaban algunas asignaturas en lengua española para obtener la convalidación al Bachillerato Unificado Polivalente (B.U.P) y al Curso de Orientación Universitaria (C.O.U.). Sin embargo, la peregrina idea de los colegios bilingües de la señora Aguirre y del ministro Wert, no es sino un intento publicitario de modernidad condenado al fracaso. Para ello, no hace falta dar muchos argumentos. Baste con echar un vistazo al índice de fracaso escolar reflejado, por ejemplo, en el último informe Pisa. Mi experiencia universitaria como profesor y corrector de exámenes también me reveló la enorme caída en formación básica, comenzando por la ortografía, que se dio en los estudiantes españoles al menos desde el año 2002 al 2008.

También afirma Lledó que “Obsesionar a los jóvenes con ganarse la vida es la manera más terrible de perderla”. Me recuerda a la máxima de Jesús, quien en Mt 16, 25, dice: “Quien quiera salvar su vida, la perderá. Pero quien la pierda por mi causa, la ganará”. En el Evangelio de Marcos 8, 25, se contiene la misma idea, y con mayor precisión leemos: “Quien quiera salvar su vida, la perderá. Pero quien la pierda por mi causa y la de mi Evangelio, la ganará”. Sabias palabras las de Jesús. Y las de Lledó. Palabras que me producen, al mismo tiempo, alegría y melancolía juntas, por difícil que parezca poder compaginar dichas emociones. Quizá porque una parte de mí todavía crea que haber estudiado filosofía o historia, o Derecho, por amor al conocimiento, “ars gratia artis”, como decía el lema de la productora Metro Goldwin Mayer, todavía cree que en estos tiempos dominados por el eficientismo inmediatista y las estrategias instrumentales es posible emprender un camino humanista, camino que creí encontrar en la Academia y que por cierto culminé. Si no encontré plaza fue sencillamente porque no se convocaron, no porque yo fracasara como fracasa un opositor que luego es contratado por un gran despacho de abogados como premio a su esfuerzo memorístico. Así que, aquellos que sostengan todavía que debo pasar por una oposición no universitaria para “culminar mi tarea” incurren a mi juicio en un “bis in idem” muy injusto.

 

2. Sobre el problema de la clase empresarial española. Mentalidad funcionarial en la selección de personal y en la propia dinámica de la empresa: una revolución burguesa pendiente

 

Volviendo a la entrevista, creo que Lledó también compartiría conmigo mi crítica a la, a mi modesto juicio, nefasta inclusión obligatoria en los programas descafeinados de Filosofía en el Bachillerato de “Filosofía aplicada a la empresa”, algo que me rechina casi tanto como la simonía, a menos a nivel sentimental. Aunque, una vez dicho esto, otra parte de mí, más pragmática, está cada vez más convencida -y no le faltan razones- de la necesidad de adular a la empresa, dada mi situación laboral actual; y ello, pese a mi orientación política, que simpatiza con las tendencias, normalmente identificadas con las izquierdas, en la tradición histórico-política continental europea, defensoras de la justicia social y de la redistribución de la riqueza como uno de los medios para aproximarse a ella -que nunca lograrla del todo-, o con el liberalismo igualitario de autores como Rawls o Dworkin, en la tradición filosófica y política anglonorteamericana, procedente a su vez de la filosofía analítica moral y jurídica y de la teoría de la justicia.

Sí, el pensamiento, el conocimiento y la literatura son refugios, como señala Lledó, en los que el hombre puede alcanzar su máxima libertad. Para lo demás, para ganarse el pan, hoy por hoy, hay que acudir a las empresas, y eso también es filosofía; pragmática, pero filosofía. Y quizá hoy más que nunca yo muestre una simpatía que nunca haya tenido hacia el mundo empresarial, entre otras cosas, porque la empresa española, en general, nunca se ha caracterizado por un espíritu verdaderamente emprendedor, ni ha aceptado del todo las reglas del libre mercado que dice proclamar, cuando no incluso adorar.

En España siempre ha estado el Estado, ya fuera monárquico de corte más o menos autoritario, ya dictatorial, ya socialdemócrata o demócrata conservador, para subvencionar a las empresas, o para rescatarlas cuando venían mal dadas. Así que esta falta de espíritu emprendedor siempre me ha hecho dudar de la calidad de la mayor parte de la clase -que no casta- empresarial española. Por otra parte, tampoco el Estado ha querido incentivar una mentalidad diferente, trasmitiendo su nefasta mentalidad funcionarial a las mayores empresas de la Historia de España; normalmente, del sector bancario y, en menor medida, del sector de servicios en general. A este respecto, si realmente se quiere respetar la libertad de mercado y fomentar el tan cacareado por nuestra clase política “autoempleo”, hay que comenzar por eliminar el ingente volumen de papeleo inútil de trámites burocráticos a que se ve sometida, sobre todo, la pequeña y la mediana empresa (la mediana de verdad, pues el concepto de “mediana empresa” en política económica es, a mi modesto entender, demasiado amplio), tanto desde su génesis, como durante su vida jurídica y económica (formularios variados de inscripción en varios registros, declaraciones de impuestos con plazos demasiado cortos, etc.).

Asimismo, y mientras en Europa y en el mundo el pensamiento único ultraliberal siga detentando la hegemonía cultural, el Estado social (tal y como lo define nuestra Constitución en el art. 1, además de democrático y de Derecho), o lo que queda de él, debería fomentar una fiscalidad realista para redistribuir la riqueza del país, que, de acuerdo con el art. 128 de nuestra Constitución, “sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general”, tanto para las grandes multinacionales y corporaciones, como para las PYMES. La fiscalidad adecuada podría ser calculada por los economistas en términos de buena economía como la resultante de la curva del óptimo de Pareto en el máximo tipo impositivo que las grandes multinacionales estén dispuestas a soportar a cambio de no deslocalizar su producción, lo cual podría lograrse con una buena política de incentivos fiscales o de bonificaciones a la Seguridad Social. Por el contrario, y debido a la naturaleza más “personal” o “humana” de las pequeñas empresas, el Gobierno debería aliviar la presión fiscal de los trabajadores autónomos, muchas veces insoportable, especialmente en períodos recesivos como en el que vivimos, al mismo tiempo que fomentar el pequeño comercio, con el objetivo de aproximarse más a ideales de justicia social. Al mismo tiempo, debería promover un discurso económico, a nivel supranacional, capaz de contrarrestar el discurso dominante de las viejas recetas de la austeridad del ultraliberalismo de la escuela de Chicago, y encarnado por las vetustas instituciones de Bretton Woods.

Retomando mis reflexiones iniciales, y en relación con los perfiles demandados con la mayoría de las empresas de países occidentales razonables, se puede constatar que éstas prefieren, en sus escalas superiores, a empleados con capacidad crítica -que no es lo mismo que rebeldes-, y no a simples autómatas o sumisos. Ello debería ser tenido en cuenta en la mayor parte de los departamentos de recursos humanos de las empresas de nuestro país, y ahí lo dejo para la reflexión de “a quien pueda interesar”, o “to whom it may concern”, como se acostumbra a decir en el ámbito anglosajón. Por otra parte, de incentivos y motivación a los trabajadores, mejor no hablamos, o se lo dejamos a las psicólogas recién licenciadas de recursos humanos -sí, en femenino, porque son mayoría, y además, monas; y es así, no me importa ser políticamente incorrecto, las cosas funcionan de esa manera, y ésta también es una de las varias formas de machismo. Ellas se limitan, en la mayor parte de las empresas, y en el mejor de los casos, a seguir firmando las nóminas de los afortunados que tienen trabajo, y, en el peor, a “negociar” EREs o despidos “objetivos”. Alguien con un currículum Senior no tiene que pasar por ellas, pues no sabrán -o no querrán- apreciar lo que podemos aportar; sencillamente, porque no viene en el manual; porque no se han formado en una escuela crítica como aquélla que quizá tuviera en la mente el Prof. Lledó. Sin embargo, son las empresas las que me pueden dar trabajo, y a ellas se lo debo suplicar.

 

3. Crítica del proceso de selección en el sector público

 

La otra solución para encontrarlo, el empleo público, es para mí peor y quiebra aún más mis principios, sencillamente por la ridiculez de su proceso preferente de selección por antonomasia: las oposiciones. En la mayoría de ellas sólo se valora -y de manera desmedida- una de las características de la capacidad: la memoria, en su vertiente más cruda: la memorización alienante consistente en la compresión, que no comprensión, de temas en un tiempo determinado. Que dicha característica pueda ser un “mérito”, lo dudo; en cualquier caso, está en el mismo plano lógico -y también deontológico- de mérito que la cualidad del que consigue subir o bajar los peldaños de la Torre Eiffel mil o cien veces. Más les valdría a ciertos opositores memorizar piezas imperdurables de la literatura, como el Tenorio, o el Paraíso Perdido, antes que artículos de normas que versan sobre plazos, términos y triquiñuelas procesales contingentes, que pueden ser derogadas por “el  legislador” al día siguiente al de la toma de posesión de la plaza ganada. Ello les daría al menos una formación más humana; a los funcionaros de las incontables Administraciones Públicas, para conocer mejor a la persona que se esconde detrás del calificativo de “administrado”, propio del lenguaje administrativista; y a las juezas y fiscales, para conocer mejor la realidad social, de la que la literatura constituye una emanación preeminente, en orden a la aplicación e interpretación de las normas del Derecho positivo, el cual, de acuerdo con el art. 3 del Código Civil, deben ser interpretadas de acuerdo con “la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas”. Con arreglo a esta consideración, es legítima la pregunta: ¿con qué criterio pueden conocer la realidad social una joven o un joven perfectamente disciplinados, chicas o chicas obedientes, como cantaba el grupo Jarcha, “hasta en la cama”, de veintitantos años, que se ha pasado cuatro o cinco años de media memorizando de forma alienante normas jurídicas sin ton ni son? Desde luego, la opositora o el opositor han conocido el sufrimiento. Pero se trata de un sufrimiento inhumano y que no tiene nada que ver con el mundo ni con la vida. Y el Derecho, como dijo sabiamente Legasi Lacambra, “o sirve para la vida, o no sirve para nada”.

Por su parte, la clasificación de las plazas de funcionarios en grados de tipo A, B, C y D según la titulación (sobre todo si tenemos en cuenta que para optar a plazas “A” sólo basta hoy un nivel académico de “Grado” y sin valoración alguna de la calificación, algo impensable en países serios como Alemania, y accesible a todo el mundo gracias, entre otras cosas, a la “titulitis” de que adolece el país), acompañada de obstáculos fácticos y normativos para la promoción interna, sí que refleja un modelo que sociológicamente podría definirse “de castas”, y que resulta, utilizando el lenguaje de la Administración, “manifiestamente mejorable”. Una mala copia del modelo francés, el cual, también en la educación, prima otras cualidades o, como se dice ahora en el lenguaje de los pedagogos, que llegó hace mucho al de los burócratas redatores de leyes, “competencias”, un anglicismo como tantos otros.

En definitiva, está bien que intelectuales como Lledó hablen, siquiera de pasada, de estas cosas, y puedan suscitar reflexiones como la mía, o mover a ciudadanos como yo a escribirlas. Coincidiendo con Fernando Vallespín, D.E.P. el “librepensador”, el intelectual, mientras agoniza el escritor. Bienvenidos los expertos, los “community managers”, los “coachers”, “counsellers” y los “oustiders” procedentes de tierras inhóspitas.

Fdo.: Dr. Pablo Guérez Tricarico

Acreditado por la ACAP a Profesor Contratado Doctor desde mayo de 2012

Ex Profesor de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid

Desempleado desde el 28-7-2011, sin prestación social alguna desde el 10-7-2013

Hijo de Dios, por Su entrañable Misericordia, desde el 19-5-1979

@pabloguerez

http://pabloguerez.com

 

Licencia seleccionada

 

Licencia de Creative Commons
¿Educar para ser útiles? Reflexiones generales y personales, a modo de ensayo, sobre las relaciones entre educación, economía y empleo, y sobre mi situación académico-laboral, al hilo de la entrevista al Prof. Lledó publicada en El País del miércoles 19/11/2014 by Dr. Pablo Guérez Tricarico is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia preguntando al autor en pablo.guerez@uam.es o pablo.guerez@gmail.com, o @pabloguerez. Se permite la reproducción del texto, sin ánimo de lucro, con la cita obligada de su autoría, respetando el formato original, y la prohibición de obra derivada. Para cualquier duda sobre el alcance de esta licencia, preguntar al autor.

 

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nd/4.0/”><img alt=”Licencia de Creative Commons” style=”border-width:0″ src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nd/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br /><span xmlns:dct=”http://purl.org/dc/terms/&#8221; property=”dct:title”>¿Educar para ser útiles? Reflexiones generales y personales sobre las relaciones entre educación, economía y empleo, y sobre mi situación académico-laboral, al hilo de la entrevista al Prof. Lledó publicada en El País del miércoles</span> by <a xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#&#8221; href=”http://pabloguerez.com&#8221; property=”cc:attributionName” rel=”cc:attributionURL”>Dr. Pablo Guérez Tricarico</a> is licensed under a <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nd/4.0/”>Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License</a>.<br />Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en <a xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#&#8221; href=”preguntando al autor en pablo.guerez@uam.es o pablo.guerez@gmail.com, o @pabloguerez” rel=”cc:morePermissions”>preguntando al autor en pablo.guerez@uam.es o pablo.guerez@gmail.com, o @pabloguerez</a>

 

Y ahora, os dejo con una bonita canción para el fin de semana:

TREINTA MONEDAS. Carta abierta a S.E.R. Ignacio Ducasse, Presidente de la Conferencia Episcopal Chilena.

junio 23, 2014 § Deja un comentario


Imagen

 

Acogiéndome al derecho de cita, para mayor conocimiento de mis lectores, he considerado interesante postear abajo las declaraciones de Monseñor Ignacio Ducasse, Presidente de la Conferencia Espiscopal de la República de Chile, en formato similar al que me fue retwitteado a mi cuenta particular de Twitter hace unos días. No en vano he escogido estas declaraciones por proceder de una persona que vive en un país cuyo pensamiento económico se fundó durante muchos años en las corrientes doctrinarias más ultraliberales e incluso antidemocrácticas de la Escuela de Chicago, perfectamente compatibles con una dictadura como fuera la chilena, o las actuales dictaduras del competitivo Sudeste asiático. En ellas se aborda la espinosa cuestión del valor o el precio de las personas, en relación con el mercado del fútbol. Más bien sobre el precio, porque, como bien dijera Antonio Machado, “todo necio confunde valor y precio”. Mi intención con esta Carta, a la que puede que le sigan más desarrollos, es ir mucho más allá, y expresar mi opinión sobre la diabólica inversión valorativa que se ha producido en nuestras sociedades posmodernas, en las que todo se compra y se vende. También la vida y la dignidad. Y ya no “sólo” en el Tercer Mundo, sino en todo el ancho mundo. Más aún, el mercado y la compraventa constituyen para nuestras sociedades y economías actuales lo que algunos filósofos o sociólogos del siglo pasado habrían llamado “la cifra” (Jaspers) o “la relación comunicativa por excelencia que conforma la identidad social de nuestros sistemas y subsistemas sociales” (Luhmann).

 

Eminencia:

En pocos casos como en los deportes-espectáculo, S. S. el papa Francisco, a pesar de su procedencia argentina, se ha mostrado tan crítico con el fenómeno que se da, no sólo simbólicamente, como S. E. explica tan bien en sus declaraciones, de la tasación de la vida humana. Sobre esto, que creo que se sitúa en el centro de su mensaje, y no sobre el fútbol, quería compartir con S. E. una serie de reflexiones, no sin antes dejar de expresar mi opinión sobre la gran razón que tienen, a mi juicio, la mayoría de las personas que en Brasil, país donde el fútbol es vivido por muchos como una pseudorreligión, con ocasión de este mundial, han manitestado una postura muy crítica en torno a la suntuosidad de los gastos públicos realizados a mayor gloria del evento, teniendo en cuenta la situación de extrema desigualdad y de pobreza que asola al país.

En cuanto a la cuestión de fondo: el valor de la persona y su tasación. Procedo de un país todavía más cohesionado que el de Su Eminencia, España, y al que todavía nos atrevemos a definir como “desarrollado”, solamente porque mantiene un régimen democrático formal y las desigualdades, aunque graves, no son extremadamente sangrantes. Sin embargo, si seguimos el ritmo que llevamos en Europa -especialmente en Europa del Sur-, sometiendo nuestra política, nuestras propias personas y nuestra dignidad a los dictados de los mercados financieros, o a las “economías idolátricas”, como las denominara recientemente el papa Francisco, acabaremos llegando a una situación social en la que se junten, además de la crisis de fe propia del Primer Mundo, la pobreza y la miseria propias del Tercero. Ya antes de que se produzca esta situación, muchas personas en situación de desempleo y en riesgo de exclusión social, anteriormente “socialmente integradas” en un sistema capitalista con contrapesos sociales, nos sentimos pisoteadas en nuestra dignidad, y con razón. Es algo más que un sentimiento de privación, de inutilidad y de carencia de valor, algo de por sí suficientemente grave como para despertar la conciencia colectiva de un pueblo en torno a la cuestión de que su economía no puede seguir cimentándose en los mismos engranajes -pues no me atrevo a llamarlos principios- que han llevado a nuestro país al borde de la ruina económica y moral. Se trata de una crisis que ha golpeado en Europa de un modo especialmente duro a los países del Mediterráneo, los por algunos llamados “PIGS”. En este sentido, resulta muy significativo que personalidades de la máxima autoridad moral, comenzando con S. S. el papa Francisco, S. M. el rey Don Juan Carlos I, S. M. el rey de España Don Felipe VI, el Presidente de la República italiana Giorgio Napolitano, así como políticos de diversas posiciones ideológicas que merecen todos mis respetos, como el ex primer ministro italiano democristiano Enrico Letta o el candidato a la Presidencia de la Comisión Europea Tsipras por la Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica, por poner sólo algunos ejemplos, hayan tenido en el centro de sus mensajes sobre el desempleo la misma idea: la pérdida prolongada del empleo acaba afectando no sólo al país, por cuanto el absoluto desprecio de los mercados y de los llamados “emprendedores” del talento de varias generaciones muy preparadas y, en muchos casos, hipercualificadas, conducen a la pérdida irreparable de una oportunidad histórica para el progreso del país en términos de desarrrollo, sino, sobre todo, porque dicha situación prolongada de desempleo nos ha llevado a muchos a ese sentimiento legítimo de pérdida de nuestra dignidad.

No soy yo quién para hablar de deuda, cuando la deuda de los países mediterráneos, tanto pública como privada, no se acerca ni de lejos a la injusta deuda que el Tercer Mundo mantienene como una losa frente al Primero, y que en la mayoría de las ocasiones no va a poder pagar si no media una condonación total o parcial. Como ciudadano comprometido con mi entorno social que nunca he dejado de ser, en mis tiempos de bonanza, creo hice lo que pude para exigir a nuestros gobiernos, responsables -que no causantes, que es distinto, pues los causantes son los principales mercados occidentales de materias primas-, la condonación de la deuda. Hoy resulta absolutamente imposible abogar por un comercio justo en una economía regresiva cuyo curso sólo se explica por la especulación de unos pocos. Así que, Eminencia, si le llegan estas breves líneas, le diría que tiene razón en el mensaje, pero que “el mundo” -tal y como lo entendió conceptualmente el evangelista San Juan-, no se rige ya por estos criterios. El ampuloso discurso de la tradición jurídico-política del Norte occidental, en el que nuestros mediocres políticos repiten incansablemente palabras y expresiones ya desgastadas como “dignidad humana”, “dignidad de la persona”, “derechos humanos”, “derechos sociales”, muchas de las cuales encontramos en nuestras leyes y en nuestros textos constitucionales, resulta ya hueco y falto de toda credibilidad. A diferencia de tiempos pasados, no se rige en parte por estas leyes, sino por el capricho y los dicterios de “los mercados”, a los que hay que satisfacer como a “ídolos”, sacrificando públicamente ante sus altares, por ejemplo, la dignidad, la salud, y la integridad física y moral de personas que han perdido su empleo por causa de una crisis que ha sido causada por el hombre, y que, utilizando las palabras que empleara J.F. Kennedy tras la victoria de la cordura frente a la locura tras un oscuro episodio de nuestra Historia mundial no tan lejana, “es el hombre el que debe resolverla”. En en mi país, muchos no podemos pagar deudas contraídas con entidades usureras que tienen, de facto, mayores derechos que nosotros, a los que se nos considera ciudadanos. En este contexto de pérdida de empleo, peso de la deuda y pérdida de expectativas de lograr una vida digna, que afecta de un modo sangrante a personas jóvenes y no tan jóvenes, de pérdida de derechos básicos como el derecho a la educación o el derecho a la sanidad, cuando no de “derechos formales” como el derecho de manifestación o la libertad de prensa -incluida la propia libertad religiosa cuando lo que se diga en su amparo no convenga a los intereses financieros-, muchos hemos sentido que hemos perdido la dignidad, y por qué no, la vida. Quizá no estemos muy lejos de un escenario distópico en el que por fin se diga claramente lo que cuesta cada ser humano por parte de un Gobierno mundial tecnológico de tintes totalitarios, como muchos se aventuran a prececir. Aunque no se trata de algo completamente nuevo, pues siempre se puso precio a la vida de los hombres por parte de los hombres. Personalmente, mi posición es que no vivimos en democracias reales, sino, a lo sumo, en democracias reales que respetan algunos derechos mientras su ejercicio no les sea demasiado incómodo a los poderosos, que son los que verdaderamente nos gobiernan; élites -y ya es atribuirles una cualidad moral que dudosamente poseen- plutocráticas; estamos ante un gobierno de los mercados, pero que no es el exigido por la tradición del constitucionalismo social del siglo XX, que demanda un gobierno de los mercados ejercido por representantes políticos elegidos democráticamente, en la línea de defender una recuperación de la primacía de la política frente a la economía que reclamara hace poco el papa Francisco en su entrevista. Por el contrario, nuestro sistema socio-económico-político, o simplemente nuestras sociedades, están regidas por un gobierno de los mercados ejercido desde éstos, por éstos y para éstos, con instituciones que les bailan el agua, y frente al cual los antiguos valores defendidos tanto por ideologías políticas tradicionales “de derechas” o “de izquierdas”, que antiguamente podían haber servido de contrapeso al pensamiento único y a la hegemonía cultural del mismo expresado por la primacía de la economía como ciencia comprensiva de la totalidad de la realidad social actual, ya no cumplen ninguna función de contrapeso al afán de codicia del ser humano. Algo similar sostiene el propio papa Francisco, cuando dice que vivimos en “economías idolátricas”, que ponen precio a la vida y a la dignidad humanas. En cuanto a la mía, ya sé su precio, y corresponde exactamente a la cantidad que debo a las entidades financieras. El propio Rey Felipe VI de España, por su parte, en su discurso de inauguración de su reinado en las Cortes Generales, habló de los efectos de la lacra del desempleo, que han llegado, en sus propias palabras, hasta el punto de que muchas personas hayan perdido su dignidad como tales, y de la responsabilidad colectiva del Estado y de la sociedad civil en orden a que estas personas seamos “recuperadas” para el bien de la comunidad. El nuevo Rey juró defender los derechos “de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas”, y, que yo sepa, los que mandan, las entidades financieras y los mercados no son “ciudadanos ni Comunidades
Autónomas”. Y, sin embargo, me encuentro personalmente en la paradoja de que pronto seré juzgado por las autoridades humanas de este país en su nombre, y condenado. Recordando a Shakespeare, sólo podré ofrecer una libra de mi carne como tributo a las entidades usureras que me demandan. Algo anda podrido en este país y en el sistema económico mundial cuando se permiten estas cosas, y, personalmente, me va bastante bien si me comparo con otras personas que han sido tasadas por los créditos hipotecarios, y se ven ahora desahuciadas y con el peso de la deuda, como he expresado antes. Y no digamos frente a personas del Tercer Mundo que mueren todos los días literalmente por un puñado de dólares al amparo o bajo la complicidad de los gobiernos del Primer Mundo, los cuales dicen defender “sus intereses nacionales”, cuando realmente lo que defienden son los interereses de unos pocos. En fin, no quiero extenderme más. No creo haber dicho mucho más de lo que ya todos sepamos, y que algunos defienden, otros criticamos, y a otros les resulta indiferente. No creo en la justicia humana, y apelo a la justicia y a la misericordia divinas. Porque, como no me corresponde a mí juzgar, si a mí, y a muchos, no se nos ha hecho justicia en este mundo, como dice la sabiduría de los Salmos, “el Señor me hará justicia”.

A modo de epílogo: lo que escribo en esta carta quiero hacerlo sin rencor ni resentimiento a los que me juzguen, aunque me resulte difícil, pues, como he dicho antes, no me correspode a mí juzgar, y está escrito: “no juzgues, y no serás juzgado”. Dicho lo cual, la correción fraterna me aconseja, es más, considero que me obliga en conciencia a denunciar las graves inversiones valorativas del mundo de hoy regido por el dios Dinero, en la línea expresada por el propio Santo Padre. Mi Dios, espero que sea siempre el Dios crucificado. El Dios que se rebajó a la altura de los hombres, y no precisamente a la de los más ricos. El que siendo rico, se hizo pobre, haciéndose en todo semejante a nosotros, salvo en el pecado. Su Vida, precisamente la de Aquél inocente que era y que es la Vida, también fue tasada por los hombres: concretamente en treinta monedas de plata. Mi vida y mi dignidad están hoy tasadas en unos cuantos miles de euros. Suficientes para que me maten en el Tercer Mundo o para que en el Primer Mundo me perdonen la vida pero me condenen a la muerte civil. También Nuestro Señor sintió la infamia, el ostracismo de Su pueblo y el abandono de los suyos, hasta el punto de exclamar: “Me muero de tristeza” (Mt 26, 38). Por no mencionar el grito de abandono al Padre justo en el momento más doloroso de Su Crucifixión (Mt 27, 46). La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo es lo único que puede confortarme en momentos vitales en los que uno parece tener que enfrentarse solo a las estrcuturas de poder y de pecado, como las denominara el papa San Juan Pablo II. Y, claro, la impotencia y la amargura, cuando no cosas peores, se apoderan de mi espíritu, que va atravesando sin cesar noches oscuras, malas noches en malas posadas…. Solamente contemplar la comparación entre ambas “tasaciones” debería hacerme desfallecer, no ya por la cuantía, sino por la meditación sobre la Bondad y la Majestad de Quien fue entregado aceptando el precio de la traición por nuestra causa, desde la conciencia de mi miseria como hombre pecador. Tal vez quisiera el mundo sojuzgado por el peso de sus deudas y sus culpas -por cierto, la raíz etimológica de ambos términos es en muchos idiomas la misma, y la historia de la liturgia cristiana los ha intercambiado muchas veces, como en el rezo del Padre Nuestro-, no ya sólo saber, sino experimentar, lo que Dios ha hecho por mí, y que ahora, sin embargo, en una situación de grave desánimo, apenas puedo recordar con alegría. A veces no es culpa nuestra. Los sentimientos, simplemente, aparecen, y también el desánimo, la desesperación frente a un Dios silente que, como en muchos de los Salmos de David, parece dar la espalda al hombre afligido y cercaado por sus enemigos. Pero Dios actúa en el mundo, y siempre tiene la última palabra. Porque Él, que era inocente, por mí, por ti, y por todos los hombres, aceptó el precio de la ignominia, de ser contado entre los criminales, para salvar a toda la Humanidad. Con ello no sólo pagó la antigua deuda de Adán, sino todos nuestros pecados y nuestras culpas, justificándonos por Su Pasión y Su Cruz ante Dios Padre, y regalándonos el don de la filiación divina por adopción: ¡Qué alejado parece este discurso de la mentalidad contemporánea y del pensamiento economicista que parece vertebrar nuestros sistemas socioeconómicos y políticos! Y es que el Amor sin límites es el Único que nos puede salvar, como nos recordó recientemente el papa Francisco en una de sus últimas publicaciones. Sobre todo en los momentos de tribulación, de prueba, de humillación, de vejación y aun de pecado, volvamos nuestra mirada a Jesús compasivo y misericordioso, crucificado, y a la Cruz, y unámonos solemne y silenciosamente al canto de la antífona del Oficio de la Adoración de la Cruz de la Liturgia del Viernes Santo, “mirad el árbol de la Cruz, en el que estuvo clavada la salvación del mundo”. Porque Jesús no se bajó de la Cruz, hasta que todo estuvo consumado. Ayer celebrábamos en España la Solemnidad del Corpus, del Misterio Eucarístico de la Sangre y del Cuerpo de Cristo. Pidámosle a Él, que ha querido quedarse en este Sacramento como Memorial de su Pasión que nos conceda, como reza la liturgia final de la Adoración Eucarística, venerar siempre los sagrados Misterios de Su Cuerpo y de Su Sangre, de tal modo que experimentemos siempre el gozo de Su Redención. Pidámosle a Jesús también, a través de su Madre, Mediadora de todas las gracias, y al Espíritu Santo Defensor, poder contemplar con los ojos de la fe la verdad de que una sola gota de la Sangre de Cristo derramada por nosotros vale infinitamente más que todas las deudas y todos los pecados de todos los hombres cometidos durante la Historia de la Humanidad, desde su comienzo hasta su final. Él ha pagado por nosotros a Dios Padre, y el Padre le ha hecho Señor de todas las cosas. Dios es el verdadero dueño de todo lo creado. Dios quiera que podamos experimentar la alegría de que su Hijo Jesucristo pagó y satisfizo por nosotros, de una vez para siempre, nuestras deudas. Por el inmenso Sacrificio de Jesucristo éstas están pagadas ante la Justicia divina, y nosotros en amistad con Dios. Y, recordando a San Pablo, si Dios está con nosotros… ¿Quién contra nosotros?

Ruego, Eminencia, rece por mí, para que lo que acabo de escribir pueda calar en mi corazón como lluvia fina, y por todos los que en estos momentos experimentamos un ataque constante a nuestra dignidad como personas en una sociedad inhumana, que se desentiende arbitrariamente de las aportaciones que le podemos y debemos prestar, para que nosotros, los excluidos, llenos de nuevo del Espíritu Santo y de Sus siete dones, especialmente del don de fortaleza, y con Sus frutos de paz y gozo, podamos experimentar de nuevo la alegría de nuestra salvación, en nuestra conciencia de sabernos Hijos perdonados y amados por Dios.

El Señor le bendiga, le guarde de todo mal y le lleve a la vida eterna.

 

Pablo Guérez Tricarico

@pabloguerez

 

Mundial FIFA Brasil 2014 debe recordar que la persona no vale por el dinero, expresa Obispo

Mons. Ignacio Ducasse. Foto: iglesia.cl
    Mons. Ignacio Ducasse. Foto: iglesia.cl

SANTIAGO, 19 Jun. 14 / 03:28 am (ACI/EWTN Noticias).- El Secretario General de la Conferencia Episcopal Chilena (CECh),   Mons. Ignacio Ducasse, expresó su deseo de que el mundial de fútbol que se disputa estos días en Brasil sea una oportunidad para recordar que la persona –incluyendo el futbolista-, vale por su dignidad humana y no por su condición física o la tasación de su pase.

En un artículo publicado en el sitio Iglesia.cl, el Prelado destacó los valores que inculca el deporte, así como los beneficios económicos que trae a las personas que trabajan alrededor de los espectáculos deportivos.

“Muchos piensan que los tiempos de ir al fútbol en familia son parte del pasado. Explican que la violencia ahuyentó a la familia de los estadios y que la tecnología nos lleva el espectáculo deportivo a la comodidad del hogar. Sin embargo, el público no decae y son múltiples las industrias que se benefician con el fútbol, desde la industria de los mega-auspiciadores globales, pasando por las grandes redes de televisión, hasta los vendedores de comida y los acomodadores de autos”, afirmó.

Asimismo, recordó que “en la competencia futbolística se aprende a trabajar en equipo y a promover el respeto, que cada uno puede desplegar con sus mejores talentos. ¡Cuántas veces el fútbol ha sido capaz de silenciar metrallas y superar barreras políticas, económicas, idiomáticas y culturales!”.

“El fútbol enseña a ser leales, coherentes y consecuentes con la palabra empeñada, capaces de levantarnos con esperanza para volver a la lucha cotidiana”.

Sin embargo, “también en el deporte el egoísmo humano puede ensuciar hasta la más sana y noble de las ilusiones. Cuánto talento juvenil termina enmarañado en las usureras redes del tráfico de talentos. Cuántas veces la competencia se ensucia con límites extremos y violentos”.

Por ello, expresó su deseo de que el mundial de fútbol sea “una buena oportunidad para recordar que los seres humanos valen por su dignidad de personas, no por su condición muscular ni la tasación de su pase. Y que los verdaderos triunfos en la vida se logran a punta de esfuerzos colectivos y no exentos de sufrimiento. La vida no se resuelve por penales”.

 

Etiquetas: BrasilChileDeporteIglesia en ChileDignidad humanaMundial Brasil 2014Obispos de ChileMundial FIFA Brasil 2014

 

 

El papa Francisco habla en su primera entrevista concedida a los medios (concretamente a la cadena española cuatro) sobre varios aspectos de su pontificado.

junio 16, 2014 § Deja un comentario


 

Como muchos ya sabréis, el papa Francisco concedió ayer, en algo que constituye un acto inusual por parte de un pontífice, su primera entrevista a un medio de comunicación: la cadena española cuatro. Como siempre, no deja de sorprendernos positivamente con su vuelta a lo que él mismo denominó como “las raíces del mensaje evangélico”. Por mi parte, habría bastado con enviaros el enlace adjunto sin realizar ningún comentario adicional, si no fuera porque, a mi juicio -y no pretendo especular sobre la causa de posibles omisiones informativas-, en el artículo digital de cuatro no se dice todo lo que se emitió en la entrevista. Inexplicablemente, se omite un aspecto fundamental sobre el que el Papa fue preguntado, cual es su opinión sobre el sistema económico mundial y la globalización. Y digo inexplicablemente porque, a estas alturas, todos conocemos la opinión del Pontífice al respecto, que ha sido publicitada por multitud de medios internacionales. Quizá ayer se dijo algo más, o se dijo con una precisión didáctica que los propios entrevistadores no se esperaran. Pero a los que escuchamos la entrevista, y tenemos buena memoria, se nos quedó grabado casi como si se tratase de una teofanía (y perdón por la licencia hiperbólica). En cualquier caso, para un católico, esté de acuerdo o no con las declaraciones del Pontífice, éste no deja de ser la autoridad suprema de su Iglesia. Y se trata de una autoridad marcada por unas formas y unos estilos muy diferentes a las de la mayoría de sus predecesores del siglo XX, una autoridad no entendida como “imperium” y ejercicio dogmático de la potestad de las llaves, sino como “auctoritas” en el sentido latino del término, es decir, como una autoridad moral que se sugiere, se propone y no se impone. Como, por otra parte, sucede o debería suceder con la fe cristiana, y con cualquier fe, pues sólo desde la libertad puede abrazarse no sólo un credo, sino sobre todo la opción de seguimiento personal propuesta por cualquier religión y que constituye la base del acto de fe: en el caso del Cristianismo, la opción de vida propuesta por Cristo Jesús.

Volviendo a la entrevista papal, por lo dicho anteriormente me interesa destacar dos puntos, que guardan relación entre sí. Un primer punto, fundamental, sobre la opinión del Papa en torno al sistema económico mundial o a las economías que rigen el mundo y su concepción de la globalización; y un segundo aspecto menor, pero que no deja de ser significativo y reconciliador -al menos, a mí me sorprendió muy positivamente-, que tiene que ver con la recuperación de la política como arte del buen gobierno, aspecto muy descuidado por los mensajes y las encíclicas pontificias, y tan necesitado de una reflexión por el pensamiento cristiano, frente a la hegemonía cultural de la economía, especialmente si se trata de una economía: la economía del pensamiento único. Comenzando por este último punto, el papa citó expresamente un escrito de un religioso cuyo nombre ahora no alcanzo a recordar, sobre la necesidad de recuperar la política. Me interesa traer a colación esta cuestión porque, lejos de ser completamente menor, se trata de una de las reinvindiaciones de la izquierda sociológica tan castigada por un pensamiento único -y todos interpretamos que se trata del pensamiento único ultraliberal con sus varias corrientes “ideológicas”, como por ejemplo, la Escuela de Chicago, y el que presentaron periodistas y pseudoeconomistas como Francis Fukuyama tras la caída del Muro, vendiendo un discurso a muchos partidos “de derechas” europeos, y, con él, una doctrina económica que constituye la base de las políticas procíclicas y de austericidio que muchos padecemos en la actualidad-. Más aún, por si quedara alguna duda sobre la condena del Papa -que fue explícita- del pensamiento único, realizada al hilo de la cuestión mayor que trataré enseguida, en la entrevista puede contemplar con satisfacción que se hablaba con una contingencia inusitada de la licitud de varias opciones políticas -siempre y cuando respetaran a la persona- con total naturalidad y sin alineamientos con determinados lados del espectro político sociológico con los que, velada o expresamente, ha prestado su colaboración la doctina social de la Iglesia Católica, cuando no su praxis, incluso con regímenes no democráticos. Y es que, al hablar de antisemitismo, el Papa declaró que se trata de un fenómeno condenable que ha tenido su principal caldo de cultivo sobre todo en los partidos de “la Derecha”. Ahí queda eso. Y, mal que le pese a algunos -o a muchos-, durante la entrevista el Pontífice habló con toda naturalidad de los partidos de centro derecha y de centro-izquierda. Se trata con mucho de una apertura hacia el pluralismo ideológico y político hasta el momento sin precedentes, que va mucho más allá del análisis hermético que realizara su predecesor Pablo VI en la encíclica “Populorum Progressio” de 1967, en la que alertaba a sus fieles incluso de interpretaciones prácticamente inocentes del marxismo como método de análisis histórico y metodológico; alertas innecesarias cuando determinado sector del marxismo occidental quiso corvenger con compromisos históricos con la democracia cristiana, renunciado a una buena parte de su bagaje dogmático hasta el punto de que, como ocurrió con la mayor parte de los autores de la llamada Escuela de Frankurt -en teoría marxista-, el marxismo ortodoxo perdió buena parte de su contenido “ideológico” para convertirse en un método de explicación de la realidad que, aun utilizando viejas categorías heredadas, constituyó un valioso aporte sociológico para comprender mejor las sociedades modernas o posmodernas.

Pero vayamos a la cuestión principal que quería referir a mis lectores, y que como verán, enlaza perfectamente con la que se acaba de comentar: el papa Francisco fue preguntado sobre la licitud del sistema económico actual y sobre la globalización. Su respuesta no pudo ser más didáctica y certera, tanto desde el punto de vista evangélico como desde un punto de vista estrictamente humanista: el Papa sostuvo que los sistemas económicos actuales no son buenos y que hemos incurrido en el grave pecado de idolatría: de idolatría del dios Dinero. Comenzando por la premisa valorativa de que todo sistema económico debe tener en su centro al hombre -al hombre y la mujer, precisó-, el papa constató el apartamiento radical de los sistemas económicos actuales de esta premisa. Más aún, habló de economías idolátricas, en el sentido antedicho, cuyo funcionamiento operaba por descarte. Por descarte de las personas -de los seres humanos- que el sistema había decidido de antemano que ya no serían productivos. Y puso como ejemplos paradigmáticos -si bien no únicos-, el descarte, por abajo, de los jóvenes, a quienes se les negaba cualquier posibilidad de acceder a un empleo. Y, por arriba, a los mayores, considerados como improductivos, como clases pasivas, que debían ser desechados. Con ello, los sistemas idolátricos estaban condenándose a no tener futuro, pues el futuro de un sistema económico-social, explicó el Papa, se basa en la pujanza de los jóvenes, que pueden y quieren contribuir al desarrollo de sus sociedades, inspirados por la sabiduría de los mayores. Con ello -y esto ya es añadido mío, en el que tomo prestada una frase del magnate George Soros-, el sistema está en manos de treintañeros -hoy quizá más cuarentañeros- aprendices de economistas y especuladores que sólo piensan en ganar dinero. El Papa mostró una gran preocupación por el desempleo juvenil y, como siempre, muy lejos de cargar las tintas contra “jóvenes vagos e improductivos” -como acostumbran muchas veces a denominarlos las generaciones de sus padres, cuando no ciertos sectores de la Iglesia española, hoy minoritarios, al menos en su expresión-, tuvo la valentía de denunciar directamente al sistema económico en su propia estructura, del cual dijo que “no es bueno”. Y con respecto al fenómeno de la globalización, el Papa explicó magistralmente que existen dos tipos de globalización; una mala, a la que tendemos, que trata de igualar a todo el mundo según un canon economicista que no es otro que el del pensamiento único. El Pontífice quiso expresar gráficamente esta idea con la idea de una esfera, en la que todos los puntos de su superficie son equidistantes respecto de su centro. En este tipo de globalización, dijo el Papa, no hay lugar para la diversidad ni para las diferencias individuales, y se acaba anulando a la persona; es propia de los gobiernos totalitarios, pero no sólo, sino también de estas nuevas formas economías idolátricas que, realizando una verdadera adoración del dios Dinero, consideran a las personas como números, o como elementos fungibles carentes de valor. Frente a este modelo de globalización, el Papa considera que es posible una globalización positiva; repitiendo el paralelismo con la imagen, ésta se asemejaría más bien a un poliedro, donde todas las piezas están interconectadas, pero cada una conserva su singularidad y su particularidad individual en la comunidad. Precisamente como ocurre con el Misterio de la Santísima Trinidad a cuya imagen, como nos recordó el Pontífice en sus catequesis más recientes, fue hecho el hombre, donde las Tres Personas no anulan la común naturaleza divina, sino que la enriquecen a través de una comunicación constante basada en el Amor.

En cuanto a la actitud personal que el papa Francisco mostró en la entrevista, estuvo humilde, didáctico, parco, sencillo, comunicador y lleno de Dios. Como los primeros discípulos de Jesús.

Hasta aquí la información que he tratado de comunicar, como complemento, a mis lectores. Abajo, os incluyo un link con otros puntos de la entrevista:

 

http://www.cuatro.com/practica-cuatro/entrevista-papa-francisco_0_1812300167.html

 

Fdo. Pablo Guérez, PhD

 

Creative Commons LicenseEl papa Francisco habla en su primera entrevista concedida a los medios (concretamente a la cadena española cuatro) sobre varios aspectos de su pontificado. by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at ask to yhe author on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez.

Help others attribute you!

This part is optional, but filling it out will add machine-readable metadata to the suggested HTML!

Title of work

Attribute work to name

Attribute work to URL

Source work URL

More permissions URL

Format of work Other / Multiple formatsAudioVideoImageTextDatasetInteractive

License mark HTML+RDFaXMPOffline

Have a web page?

Creative Commons License
El papa Francisco habla en su primera entrevista concedida a los medios (concretamente a la cadena española cuatro) sobre varios aspectos de su pontificado. by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at ask to yhe author on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez.
Copy this code to let your visitors know!

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/”><img alt=”Creative Commons License” style=”border-width:0″ src=”http://i.creativecommons.org/l/by-nc/4.0/88×31.png&#8221; /></a><br /><span xmlns:dct=”http://purl.org/dc/terms/&#8221; property=”dct:title”>El papa Francisco habla en su primera entrevista concedida a los medios (concretamente a la cadena española cuatro) sobre varios aspectos de su pontificado.</span> by <a xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#&#8221; href=”pabloguerez.com” property=”cc:attributionName” rel=”cc:attributionURL”>Pablo Guérez Tricarico, PhD</a> is licensed under a <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/”>Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License</a>.<br />Permissions beyond the scope of this license may be available at <a xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#&#8221; href=”ask to yhe author on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez” rel=”cc:morePermissions”>ask to yhe author on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez</a>.

  • Normal Icon
  • Compact Icon

XMP Embeded Metadata

CC metadata can be embedded into images and many other file formats! See the wiki for more info.

Download metadata.xmp for
Attribution-NonCommercial 4.0 International

Non-digital works?

Downloadable license graphics.

How to mark video and other media formats.

To mark a document not on the web, add the following text to your work:

This work is licensed under the Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License. To view a copy of this license, visit http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/.

&lt;div class=”update_bar”&gt; Javascript is disabled. &lt;input type=”submit” value=”Update Selected License”/&gt; &lt;/div&gt;

Learn how to share your work with existing communities that have enabled Creative Commons licensing.

 

LA SANTÍSIMA TRINIDAD: MISTERIO DE COMUNIDAD DE AMOR Y MODELO DE COMPROMISO Y ENTREGA PARA CON EL PRÓJIMO.

junio 15, 2014 § Deja un comentario


Imagen

 

 

“Con el uno y con el otro en igualdad y valía, Tres Personas y un amado entre todos tres había, y un amor en todas ellas y un amante las hacía, y el amante es el amado en que cada cual vivía; que el ser que los tres poseen cada cual le poseía” (San Juan de la Cruz) 

 

En el Domigo de hoy, la Iglesia Católica contempla el Misterio de la Santísima Trinidad, progresivamente revelado a lo largo de la Historia Sagrada y esclarecido por los Padres de la Iglesia, aunque incomprensible del todo a la razón humana. Dios se revela como una Comunidad de Amor de tres Personas que comparten la misma sustancia o la misma naturaleza: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Lejos de ser ésta una revelación estática, el propio Jesucristo y, más adelante, los Padres de la Iglesia, nos revela la incesante comunicación entre las tres divinas Personas que componen la Trinidad, como comunicación constante de Amor entre ellas y como Fuente del Amor inagotable que quiere derramarse sobre el hombre, hecho a imagen y semejanza de la Trinidad, como explicara en una de sus últimas catequesis el papa Benedicto XVI.

Por ello, lo importante del Misterio que hoy contemplamos, más allá de cualquier explicación teológica, como ha sido señalado por los últimos papas, es que se trara de un Misterio de comunión y comunicación que expresa la esencia última de Dios: el Amor. Dios no puede entenderse sino como relación de entrega entre sus tres Personas, todas Ellas iguales en dignidad y naturaleza, naturaleza que no es otra que el Amor sin límites. En esta Comunidad de Amor, como ya explicaron los primeros Padres, Jesucristo nos revela el misterio íntimo de Dios, “no en la unidad de una sola Persona, sino en la Trinidad de una sola naturaleza”, como reza el prefacio de la Misa de la Santísima Trinidad.

La Solemnidad de la Santísima Trinidad es también el día dedicado por la Iglesia Universal a las vocaciones contemplativas. A mostrar a todo el pueblo de Dios como modelo de vida evangélica -aunque no único- la vida de todos aquellos hombres y mujeres que, habiendo recibido esa específica vocación, se retiran del mundo no como huída egoísta, sino para cumplir una vocación contemplativa de Dios que se realiza en los conventos y en los miles de lugares sagrados de retiro, auténticos oasis en medio de la premura y de las obligaciones de la sociedad actual. Desde ahí, los religiosos y religiosas regulares -típicamente los monjes-, no se limitan a contemplar a Dios, sino que, al integrarse por la Comunión de los Santos en el Cuerpo Místico de Cristo y de Su Iglesia, oran por el resto de las vocaciones de la llamada Iglesia militante, la que formamos los cristianos de toda la Tierra. Debemos estar agradecidos a los hombres y mujeres contemplativos, pues éstos no se limitan a vivir ellos solos para Dios, sino que, viviendo para Dios, constituyen un auténtico estímulo para cualquier cristiano -que puede, por períodos limitados de tiempo, dedicarse a este tipo de vida como alimento espiritual para preparar su acción en el mundo-, al tiempo que dichos hombres y mujeres interceden por nosotros y viven para Dios orando por la salvación del mundo. Para la mayoría de los cristianos, ya seamos religiosos o seglares, los que no nos hemos retirado del mundo, sino que “vivimos en el mundo, sin ser del mundo”, utilizando prestadas las palabras del evangelista San Juan, la labor de las vocaciones contemplativas debe servirnos como estímulo para la acción en el mundo y para el mundo de hoy: para la edificación aquí y ahora del Reino de Dios. Sólo así puede comprenderse en su plentitud el sentido del mensaje evangélico y la importancia que el propio Jesucristo da a las bienaventuranzas y a las llamadas obras de misericordia, tanto corporales y espirituales, en un mundo tan necesitado de la Presencia de Dios; Presencia que, lejos de limitarse a una predicación estéril y autocomplaciente -error en el que muy frecuentemente caemos los cristianos-, debe comunicar la autencicidad y la actualidad del mensaje evangélico con la finalidad de contribuir a cambiar el mundo, demoliendo lo que San Juan Pablo II llamara las “estructuras de pecado” del mundo actual. Ello implica una decidida acción comprometida en el mundo en pro del Reino de Dios, que pase, entre otras coas, por la denuncia de las injusticias más sangrantes del mundo contemporáneo, precisamente para hacer este mundo lo más compatible con el Amor que, manifestado en la Trinidad, constituye la misma esencia de Dios. En esta línea, hace menos de una semana, el papa Francisco, en la última de una serie de catequesis sobre los dones del Espíritu Santo, hacía una reflexión sobre quienes viven en el mal, explotando a otros, viviendo para el poder y el dinero, la violencia y la muerte. En su corazón, se lamentaba Francisco, no hay sitio para Dios y no podrán ser nunca felices.

El Papa terminaba la catequesis aludiendo al Salmo 34: “Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. El Ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los libra”, e instándonos a los fieles la gracia de unir nuestra voz a la de los pobres, para acoger el don del temor de Dios y podernos reconocer, junto a ellos, revestidos por el Amor y la Misericordia de nuestro Padre.

En su mensaje después del Ángelus del día de hoy, el Santo Padre ha hecho alusión a la grave idolatría que sufre nuestra sociedad en general, especialmente el Primer Mundo, que adora al Dinero de una manera prácticamente religiosa, al tiempo que ha llamado la atención sobre la lacra del paro juvenil que afecta sobre todo a los países del Sur de Europa, países caracterizados por un gran arraigo en la fe católica. De acuerdo con este mensaje, el Papa ha llamado la atención sobre la necesidad de intervenir a los fieles, sobre todo a aquellos que revisten cargos de relevancia pública, para remediar una situación de crisis injusta en la que se ha producido ya una total inversión de los valores tradicionales que inspiraron Europa, y donde las personas están al servicio del dinero, y no al revés, como debería ser.

Volvamos, pues, nuestra mirada y nuestro corazón al Dios único y trino y pidámosle, con humildad, que atienda las súplicas de Su pueblo, especialmente, de las personas más necesitadas de consuelo y misericordia, con la oración colecta de esta Solemnidad “Santísima Trinidad, Escúchanos”.

 

¿LA EUROPA FORTALEZA MERECE EL CALIFICATIVO DE CRISTIANA, O SIQUIERA DE HUMANA?

febrero 22, 2014 § 6 comentarios


¡VERGÜENZA! ¿LA EUROPA FORTALEZA MERECE EL CALIFICATIVO DE CRISTIANA, O SIQUIERA DE HUMANA?

Breve entrada sobre cómo estamos perdiendo a marchas forzadas nuestra común tradición histórica humanista 

“No defraudarás el derecho del emigrante y del huérfano ni tomarás en prenda las ropas de la viuda; recuerda que fuiste esclavo en Egipto y que de allí te rescató el Señor, tu Dios”; por eso yo te mando hoy cumplir esto. Cuando siegues la mies de tu campo y olvides en el suelo una gavilla, no vuelvas a recogerla; déjasela al emigrante, al huérfano y a la viuda, y así bendecirá el Señor todas tus tareas. Cuando varees tu olivar, no repases las ramas; déjaselas al emigrante, al huérfano y a la viuda. Cuando vendimies tu viña, no rebusques los racimos; déjaselos al emigrante, al huérfano y a la viuda. Acuérdate de que fuiste esclavo en Egipto. Por eso yo te mando hoy cumplir esto” (Dt 24, 17-22, ca. 1205 a. C.)

“(…) Oráculo del Señor. (…) Éste es el ayuno que yo quiero: soltar las cadenas injustas, desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos. Entonces surgirá tu luz como la aurora, enseguida se curarán todas tus heridas, anti ti marchará la justicia, detrás de ti la gloria del Señor (shekhinah YHVH)” (Is 58, 3-8, ca. 800 años a. C.)

“Homo sum: humani nihil a me alienum puto” (Terencio, Heauton Timoroumenos, 165 a.C.)

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me hospedasteis; estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a verme”. Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te hospedamos? ¿o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y fuimos a verte?” Y respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”. Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles: Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; Fui forastero, y no me hospedasteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis”. Entonces también ellos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?” Entonces les responderá, diciendo: “En verdad os digo que lo que no hicisteis con uno de éstos, los más pequeños, tampoco lo hicisteis conmigo. Y éstos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna” (Mt 25, 37-46, ca. 60-85 d. C.)

“El Derecho de Gentes no sólo tiene fuerza por el pacto y convenio de los hombres, sino que tiene verdadera fuerza de ley” (Francisco de Vitoria, De potestate civili, 1528)

“(…) Uom di povero stato e membra inferme/Che sia dell’alma generoso ed alto,/Non chiama se nè stima/Ricco d’or nè gagliardo,/E di splendida vita o di valente/Persona infra la gente/Non fa risibil mostra;/Ma se di forza e di tesor mendico/Lascia parer senza vergogna, e noma/Parlando, apertamente, e di sue cose/Fa stima al vero uguale./  Magnanimo animale./Non credo io già, ma stolto,/Quel che nato a perir, nutrito in pene,/Dice, a goder son fatto,/E di fetido orgoglio/Empie le carte, eccelsi fati e nove/Felicità, quali il ciel tutto ignora,/Non pur quest’orbe, promettendo in terra/A popoli che un’onda/Di mar commosso, un fiato/D’aura maligna, un sotterraneo crollo/Distrugge sì, che avanza/A gran pena di lor la rimembranza./Nobil natura è quella/Che a sollevar s’ardisce/Gli occhi mortali incontra/Al comun fato, e che con franca lingua,/Nulla al ver detraendo,/Confessa il mal che ci fu dato in sorte,/E il basso stato e frale;/Quella che grande e forte/Mostra se nel soffrir, nè gli odii e l’ire/Fraterne, ancor più gravi/D’ogni altro danno, accresce/Alle miserie sue, l’uomo incolpando/Del suo dolor, ma dà la colpa a quella/Che veramente è rea, che de’ mortali/Madre è di parto e di voler matrigna./Costei chiama inimica; e incontro a questa/Congiunta esser pensando,/Siccome è il vero, ed ordinata in pria/L’umana compagnia,/Tutti fra se confederati estima/Gli uomini, e tutti abbraccia/Con vero amor, porgendo/Valida e pronta ed aspettando aita/Negli alterni perigli e nelle angosce/Della guerra comune. Ed alle offese/Dell’uomo armar la destra, e laccio porre/Al vicino ed inciampo,/Stolto crede così, qual fora in campo/Cinto d’oste contraria, in sul più vivo/Incalzar degli assalti,/Gl’inimici obbliando, acerbe gare/Imprender con gli amici,/E sparger fuga e fulminar col brando/Infra i propri guerrieri./Così fatti pensieri/Quando fien, come fur, palesi al volgo,/E quell’orror che primo/Contra l’empia natura/Strinse i mortali in social catena,/Fia ricondotto in parte/Da verace saper, l’onesto e il retto/Conversar cittadino,/E giustizia e pietade, altra radice/Avranno allor che non superbe fole,/Ove fondata probità del volgo/Così star suole in piede/Quale star può quel ch’ha in error la sede”. (Giacomo Leopardi, Canti, La ginestra o il fiore del deserto, 1836)

“Si les terribles moyens de destruction dont les peuples disposent actuellement, paraissent devoir, à l’ avenir, abréger la durée des guerres, il semble que les batailles n’ en seront, en revancha, que plus meurtrières; et dans ce siècle où i’ imprévu joue un si grand ròle, des guerres ne peuvent-elles pas surgir, d’ un côté ou d’ un autre, de la manière la plus soudaine et la plus inattendue? – N’ y a-t-il pas dams ces considérations seules, des raisons plus que suffisantes pour ne pas se laisser prendre au déporvu?” (J. Henry Dunant, Geneve, Un souvenir de Solferino, 1863, pp. 169-168).

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción: (…) Art. 13. 1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

 

“Vergogna!” Con estas claras y contundentes palabras pronunciadas por el papa Francisco en noviembre del año pasado, referidas al naufragio de una patera llena de inmigrantes subsaharianos, muchos de ellos mujeres y niños, a pocas millas de la costa de la isla de Lampedusa (Italia) se habría en la opinión pública, a partir de las declaraciones de una de las máximas autoridades morales, religiosas y políticas de nuestro tiempo, un debate sobre el papel de la Unión Europea en las catástrofes humanitarias, y sobre su posible complicidad omisiva en múltiples asuntos. En estos horribles tiempos de crisis, decía el Papa, debemos ser especialmente atentos, compasivos y misericordiosos con nuestro prójimo, tal y como quiso nuestro Señor Jesucristo. Unos pocos meses después de aquel incidente, mi mirada se dirige a los responsables políticos, económicos y burocráticos de una Unión Europea demasiado centrada en lo económico y culpable, al menos por ceguera deliberada, podríamos decir, ante algunos acontecimientos recientes que no pueden ser silenciados.

20130725_melilla      melilla1

Como dice repetidamente el papa Francisco, “soltanto l’ Amore può salvarci”. En y desde un mundo, nuestro mundo, el mundo acomodado que poco a poco va empobreciéndose moral y económicamente, un mundo en el que se niega la condición de persona a los inmigrantes y se les deja naufragar para que evitar que consigan arribar a las costas de nuestra decadente Unión Europea, ya conocida por muchos autores como “La Europa Fortaleza”, y, una vez en nuestro “civilizado territorio”, para evitarnos el “mal trago” de tener que adoptar medidas de las que en el fondo, por nuestra tradición jurídico-política, moral y religiosa, de la que no es posible dar cuenta aquí, a pesar del humilde intento reflejado en las citas reportadas arriba, nos avergonzamos. Nos encontramos ante una Unión Europea y ante un país como el nuestro que permiten que se les dispare a los inmigrantes, refugiados y asilados -muchos de ellos ciudadanos de mi querido pueblo sirio, los cuales, ante la brutal guerra civil desatada en su país, huyen de una muerte segura-, simplemente por el delito de traspasar las fronteras exteriores de la UE con el propósito de buscar una vida mejor para ellos y para sus familias o, simplemente, con el de conservar la suya; una Unión Europea, con líderes a su cabeza como Barroso, que permite que en uno de los países candidatos a la anexión se esté desarrollando simple y llanamente otra guerra civil.

   ucrania1   barrosoDisturbios-en-Ucrania-600x337

La Unión Europea perdió su credibilidad hace mucho tiempo. Comenzó a perderla cuando decidió prefijarse objetivos más allá de lo económico, mientras en los Tratados y en el Derecho derivado hacía otras cosas; fundamentalmente, a partir de la aprobación del Tratado de la Unión Europea (más conocido como Tratado de Maastricht, de 7 de febrero de 1992), que entró en vigor para la mayoría de los Estados miembros de entonces el 1 de enero de 1993, comenzando un sistema diabólico de transferencia de competencias políticas a un entramado de instituciones técnica, llamado Sistema Europeo de Bancos Centrales, sin sujeción a ningún control, legibus solutus, propio más bien de las instituciones de Estados autoritarios y dictatoriales, propio de un “nuevo Antiguo Régimen”, y regido por el dios Mercado. Dicha transferencia de competencias se completó en enero de 2002 con la introducción del euro como moneda física de curso legal. Pero a diferencia de cualquier otro país del mundo -al menos que yo conozca-, el euro no tiene control político.

BCE     500

Los débiles criterios, directrices o recomendaciones -por cierto, siempre de carácter neoliberal- que, muy de vez en cuando, dirige a la institución financiera el Consejo Europeo -en teoría, pero también según los Tratados, la máxima institución de la Unión Europea-, tienen para el Banco, por cierto, la institución “autónoma” público-privada notoria más poderosa de Europa, precisamente por esto mismo, la misma fuerza normativa real que pueden tener los consejos que un amiguete pobre puede dar a uno rico en una noche de juerga. Así las cosas, la Unión Europea ha tratado de extender cada vez más su normativa hacia lo no estrictamente económico, desarrollando un acervo exacerbado (y perdón por el juego de palabras) de normas de vario rango y diversa fuerza vinculante, relativas a prácticamente todo lo regulable: a la protección del medio ambiente, a los derechos laborales y sociales, a los derechos de los consumidores, a la sostenibilidad, a las llamadas “acciones positivas” en favor de la mujer, y hasta relativas al Derecho penal, llegando a hablarse incluso de un “Derecho penal federal europeo” (Tiedemann, 2002, 2005; Bajo Fernández, 2006; Gómez-Jara Díez, 2006, 2009, 2011, 2013). Pero.. ¿en qué términos se regulan estas cuestiones? A todas luces ha habido, incluso desde antes de que empezara oficialmente “la crisis” -en los Estados Unidos-, un retroceso en los llamados por los constitucionalistas derechos de segunda (derechos sociales y laborales) y tercera generación (derechos medioambientales, derechos de los consumidores frente a las corporaciones, derechos relativos al ámbito de las nuevas aplicaciones de la Biomedicina y de la Bioética, etc., etc.); ahora se está intentando el ataque a los “derechos de primera generación”, que no son otros, en su mayoría, que los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidos, por ejemplo, por la Constitución Española de 1978 en sus artículos 14 a 29: y no me refiero ya a algunos derechos sociales muy básicos, como el derecho a la educación, reconocido en el artículo 27 de la Constitución, sino derechos clásicos de los llamados típicamente “burgueses”, como el derecho a la seguridad personal previsto en el artículo 17 de la Constitución (amenazado, si bien en pequeña medida y sobre todo de manera indirecta, por el anteproyecto de nueva Ley de Seguridad Ciudadana, pero sobre todo de hecho, por parte de la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como se han ocupado de mostrar los acontecimientos ocurridos en Ceuta, acontecimientos que exigen un mayor esclarecimiento, más allá de la farsa parlamentaria que constituyó la comparecencia del Presidente del Gobierno ante el Senado el pasado martes 18 de febrero, en orden la depuración de las responsabilidades políticas, y aun penales, si las hubiere); entre otros derechos de primera generación conculcados, esta vez no en nombre de la seguridad, sino simplemente por el interés del Estado de recuperar el dinero presuntamente sustraído por nuestros representantes políticos, ha sido el derecho a la tutela judicial efectiva, reconocido en el artículo 24 de la Constitución, recortado por el famoso decreto promovido por el ministro Gallardón, de tasas judiciales.

En cuanto a la situación de los inmigrantes, ya he anticipado algunas de mis opiniones. Mi reprobación es especialmente dura hacia los máximos responsables de los hechos de Ceuta y de la política en materia de control férreo de nuestras fronteras exteriores, y apunta hacia el ministro del Interior y el Presidente del Gobierno, máximo responsable, presuntamente incluso penal, de acuerdo con las reglas de imputación desarrolladas por estos casos por el Derecho penal, en relación con el Derecho internacional humanitario y el Derecho Penal Internacional, del principio respondeat superior (vid. recientemente, por todos Garrocho, T.D. depositada en la Universidad Carlos III, Madrid, 2014, inédita). Esta deriva histórica en el Derecho comunitario tuvo un hito fundamental en el año 2008, con la aprobación, a nivel europeo y, posteriormente, a nivel nacional, con los correspondientes cambios legislativos y reglamentarios en materia de extranjería, de la famosa “Directiva de la vergüenza”, la directiva del retorno 2008/115/CE, aprobada por los dos grupos parlamentarios mayoritarios en el Parlamento Europeo, el Grupo Parlamentario de los Populares Europeos -al que pertenece el PP-, y el Grupo Parlamentario Socialista -al que pertenece el PSOE-, si bien con alguna notable oposición de algunos miembros del PSOE, entre otros, el señor Borrell-, y por la mayoría cualificada del Consejo de la Unión. Esta directiva vino a endurecer los requisitos para la concesión de visados de todo tipo, así como a restringir sustancialmente los derechos de los inmigrantes -permitiendo, por ejemplo, el internamiento de los extranjeros a la espera de expulsión en centros de internamiento de extranjeros hasta sesenta días-, y aun de los solicitantes de asilo, en contra de los compromisos asumidos internacionalmente en esta materia por varios Estados miembros en el ámbito de las Naciones Unidas. Sin embargo, y pese al escándalo que entonces supuso la aprobación de la la normativa, todavía nos hallábamos muy lejos de la situación actual “a la americana”, basada en el lema first shoot, ask later, presuntamente aplicado, por acción o omisión con responsabilidad equivalente -en Derecho penal solemos decir, en comisión por omisión-, por los actuales ministro del Interior, y por el actual Presidente del Gobierno, el señor Mariano Rajoy, ante lo que a mi juicio constituyen homicidios presuntamente cometidos en Ceuta o en tierra marroquí por representantes del poder público español, y ante la violencia represiva estatal desatada en la verja de Melilla. Mientras, el señor Barroso y su panda de pseudotecnócratas corruptos y con sus bolsillos llenos de billetes de 50o euros, más lo que presuntamente puedan tener en paraísos fiscales -algunos de los cuales, por cierto, permitidos por la propia Unión Europea, como Gibraltar y otros-, miran para otro lado. Dios quiera que la Iglesia Católica, a cuya cabeza está ahora uno de los papas más auténticos, en el sentido evangélico, de los últimos siglos, pueda ser una “conciencia moral” para Europa más efectiva que la que representara en su momento, a principios del siglo pasado, la voz de su predecesor Benedicto XV, quien, a pesar de sus notables intervenciones comprobadas, no pudo evitar lo que él, en sus propias palabras, denominó “el suicidio de Europa”: la primera de las dos grandes guerras mundiales, las cuales, sólo en el siglo pasado causaron conjuntamente más de sesenta millones de muertos. 

 

Creative Commons License
¿LA EUROPA FORTALEZA MERECE EL CALIFICATIVO DE CRISTIANA, O SIQUIERA DE HUMANA? by Pablo Guérez Tricarico, PhD, with the exception of the images posted, is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available writing to the author.

Legal descharging note: Depending of your jurisdiction, some images may be protected by copyright or other rights related to the protection of the intelectual property. As soon as I may receive a reclaim of property rights, I will remove the images from my site, even if this is against my moral principles regarding the actual international regulation of the institution of intelectual property. Pablo Guérez Tricarico, PhD.

THIS SITE SUPPORTS CREATIVE COMMONS MOVEMENT. VISIT CREATIVECOMMONS.ORG! AUTHORS MUST BE EARN WHAT IST JUST FROM THEIR PUBLICATIONS, BUT IN GENERAL CULTURE MUST BE FREE FROM CULTURE INDUSTRIES AND MEDIATORS AND OPEN TO THE PUBLIC! IT IS JUST MY OPINION. PABLO GUÉREZ TRICARICO, PHD.

 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con dios Dinero en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: