HAPPY 4TH JULY, USA CITIZENS! BUT WE ARE IN DISTRESS

julio 5, 2015 § 1 comentario


 

US Flag in distress

US Flag in distress

THE FLAG CODE
Title 36, U.S.C., Chapter 10
As amended by P.L. 344, 94th Congress
Approved July 7, 1976§
176. Respect for flag: No disrespect should be shown to the flag of the
United States of America; the flag should not be dipped to any person
or thing. Regimental colors, State flags, and organization or
institutional flags are to be dipped as a mark of honor.
(a) The flag
should never be displayed with the union down, except as a signal of
dire distress in instances of extreme danger to life or property.
Most individuals who have served in the military service of our nation will (or should) recognize this signal.

 

En estos difíciles tiempos de crisis democrática, en el que el país de la Unión Europea que inventó la democracia, la economía y la tragedia, tal y como ahora las conocemos, está siendo presa de la injusta tragedia de un sistema económico capitalista despiadado, deseo especialmente a mis amigos estadounidenses, residentes en los Estados Unidos de Norteamérica o que lo fueron, un muy Feliz 4 de Julio, con el espíritu que tuvieron los Padres Fundadores. En los Estados Unidos, no importa que seas de derechas o de izquierdas. Al menos, en cuestiones que no tengan que ver con la economía, el liberalismo propio de su tradición se extiende a las costumbres, como debe ser, y al pensamiento fruto de la conjunción entre el tradicionalismo protestante y el liberalismo anglosajón propio de la filosofía moral analítica, en un Estado que no es laico, sino pluriconfesional, en el que se juran por Dios los cargos sin que nadie se escandalice por ello; y en el que, al mismo tiempo, lo que en Europa se adimitió a regañadientes a partir del Concilio Vaticano II, allí se admite por parte de un Tribunal Supremo ejemplar, que es capaz de separar las convicciones religiosas de sus ciudadanos y el respeto debido a éstos, por una parte, y la tolerancia y libertad de creencias en materia religiosa establecida en la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Sólo por eso, los Estados Unidos mercen mi respeto. Y ello no quita la disidencia, en ocasiones feroz, que yo pueda hacer frente al sistema económico que les diera la hegemonía cultural en el mundo a partir de la II Guerra Mundial. Mas aun así, en cuestiones esctrictamente económico-financiaeras, el capitalismo norteamericano nos tendría que dar lecciones al capitalismo europeo, lacayo de los “Chicago boys”, a nosotros, a la Troika y a un gran mercado llamado Unión Europea que tiene poco de unión, menos de europea y mucho de mercado, y que carece de un Tesoro Europeo que controle y fiscalice los rescates al sector bancario, así como su transparencia.

Sea como fuere, un día como hoy, todavía 4 de julio en todos los Estados de Norteamérica, apelo al generoso y fraterno discurso de los Padres Fundadores con un texto no muy lejano del que inspiró las “revoluciones burguesas” europeas que tuvieron lugar en el Viejo Continente entre 1789 y 1848. El texto no es mío, pero la dedicatoria, en homenaje a vuestro humanismo y a vuestra bonhomía, va dedicado, de corazón, a todos vosotros, a los que vivís, habéis vivido o habéis probado suerte en el país de las segundas oportunidades, el cual, a pesar de sus gravísimas injusticias sociales, sin duda denunciables, cuenta con una gran población crítica fiel al espíritu de sus Padres Fundadores, como demostró la inteligente y justa decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de legalizar los matrimonios homosexuales en toda la Nación. A todos los norteamericanos de buena voluntad y a todos los inmigrantes que han tenido la valentía de probar suerte en el Nuevo Mundo, les dedico este texto inmortal, que todavía puede leerse en la entrada del Capitolio. A mí, deudor más bien de la tradición de la Izquierda europea, no deja nunca de conmoverme, y que conserva plena actualidad:

“Four score and seven years ago our fathers brought forth on this continent, a new nation, conceived in Liberty, and dedicated to the proposition that all men are created equal. Now we are engaged in a great civil war, testing whether that nation, or any nation so conceived and so dedicated, can long endure. We are met on a great battle-field of that war. We have come to dedicate a portion of that field, as a final resting place for those who here gave their lives that that nation might live. It is altogether fitting and proper that we should do this. But, in a larger sense, we can not dedicate — we can not consecrate — we can not hallow — this ground. The brave men, living and dead, who struggled here, have consecrated it, far above our poor power to add or detract. The world will little note, nor long remember what we say here, but it can never forget what they did here. It is for us the living, rather, to be dedicated here to the unfinished work which they who fought here have thus far so nobly advanced. It is rather for us to be here dedicated to the great task remaining before us — that from these honored dead we take increased devotion to that cause for which they gave the last full measure of devotion — that we here highly resolve that these dead shall not have died in vain — that this nation, under God, shall have a new birth of freedom — and that government of the people, by the people, for the people, shall not perish from the earth”. (Abraham Lincoln, November 19, 1863, Gettysburg Address, Bliss Copy). Feliz 4 de julio. Dios os bendiga. God bless you and God bless the United States of America (y a sus inmigrantes 😉 )!

Pablo Guérez Tricarico, PhD

Doctor of Law

@pabloguerez

 

Creative Commons License
Happy 4th July, USA Citizens! But we are in distress, byPablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available asking to the author via pablo.guerez@gmail.com, pablo.guerez@uam.es, @pabloguerez

 

Who are the enemies of Pope Francis? Vatican increases security measures due to ISIS Terror. Meanwhile, the Church needs urgently a new “aggiornamento” to boost its credibility

septiembre 20, 2014 § Deja un comentario


http://www.iltempo.it/esteri/2014/09/20/l-isis-minaccia-il-vaticano-controlli-raddoppiati-a-s-pietro-1.1312658

 

To Evil’s victory, it is enough that the good people do not make nothing (Burke)

Siembra vientos y recogerás tempestades (Proverbio anónimo)

 

Scrivo questo post, preoccupato per la vita e l’ integrità di uno dei migliori Papi che Dio ci ha dato negli ultimi cento anni, in lingua italiana, perché è la lingua ufficiale, assieme al latino, della Santa Sede, in considerazioni ai miei seguitori dall’ Italia, credenti e non credenti, e perché credo possa essere seguito anche dallo spagnoloparlante colto.

Coloro che vorranno trovare in questo post una ferma condanna al terrorismo islamico non la troveranno. Non perché io non condanni la crudele follia dell’ ISIS, alimentata in buona parte da una politica estera degli Stati Uniti imperalista a ancora basata sulla logica del Far West, ma perché questa condanna sta essendo utilizzata da lobbies conservatori per difendere qualsiasi mezzo di lotta contro il terrorismo. Sicuramente una política piú comprensiva con la situazione del popolo palestinese, basata sull’ intesa, l’ accordo diplomatico con il legittimo Stato di Israele e una politica chiara di investimento per l’ educazione e per la coesistenza pacifica nel rispetto alla diversità non avrebbero reso il terreno cosí facile alla semina dell’ odio che scaturisce dalla paura e dalla incomprensione della cosiddetta “societá internazionale civilizzata”, e da una Europa immatura la cui política estera sembra essere ancora irremissibilmente legata alla logica della guerra fredda, nella quale la “sinistra” equivale ad appoggio incondizionale al popolo palestinese, anche ai terroristi, e “destra” equivale ad appoggio internazionale allo Stato d’ Israele, anche al suo terrorismo di Stato. Mentre i “pseudointelletuali” europei si dibattono ancora su tali termini, a maggior gloria dei loro leader politici o giornalistici, molti siamo stanchi della politizzazione, nel peggior senso del termine, e nel liguaggio piú oscuro, basso e interessato, di ciò che è una vera e propia catastrofe umanitaria in Medio Oriente, alimentata dal circolo dell’ odio tra estremisti sionisti e fondamentalisti islamici di Hammas. In questo contesto viene fuori lo Stato Islamico, assieme alle declarazioni degli screditati leader iracheni e iraniani, i quali, como i leader dell’ Arabia Saudita, per contentare a tutti, e soprattutto il loro alleato supremo, il Governo Federale degli Stati Uniti di Norteamerica, con il Presidente Obama in testa, colpevole, como egli stesso ha riconosciuto, di tortura. La situazione è prebellica a livello mondiale, e gli atteggiamenti sia dal lato del “mondo libero”, sia dal lato islamico non sembrano troppo pacifici. Siamo, como ha detto il Papa, in una situazione di guerra mondiale “a pezzetti” (a trocitos). Adesso pare che –secondo fonti giornalistiche all’ uso, e quindi, che meritano la stessa credibilità dei leader o del pensiero unico degli Stati ai quali servono, sarebbe il Papa sotto il punto di mira degli islamisti. Propio la figura internazionale che piú ha pregato per la pace, che piú ha denunciato che un mondo dominato dalle regole del mercato e dalla volontá dell’ Occidente non è sostenibile né giusto, che bisogna trovare una soluzione per la pace in Oriente Medio che non passi per negare la giustizia che legittimamente appartiene sia a israeliani sia a palestinesi. Forse è vero, ma queste minacce, come si usa dire colloquialmente, non me la contano giusta. Se fosse stato Obama ad essere stato minacciato sarebbe stata una cosa diversa. E forse, ma dico soltanto forse, non è stato cosí perché anche egli ha deluso una buona parte del suo elettorato e si è messo da parte del “conservative law and order”. Una volta piú, le oscure e criminali agenzie di sicurezza degli Stati Uniti, la NSA, la CIA, hanno fatto quello che hanno voluto, alimentando l’ isteria collettiva cui é tanto ricettiva la popolazione media americana ed hanno colpito anche l’ integrità del Presidente eletto dal popolo, e che dovrebbe governare per il popolo. Cinquanta anni fa, in un discorso tenuto dal suo compagno di partito il Presidente J. F. K., ucciso in strane circostanze, gli assistenti alla conferenza tenutasi  all’ Università di Columbia, D.C. con occasione dell’ apertura dell’ anno accademico, ascoltarono como il loro Presidente cattolico, dopo aver messo fine a quella che fu forse la crisi piú grave della Storia dell’ uomo sulla terra, poiché potrebbe aver portato l’ Umanità intera alla distruzione nucleare, dichiarava di non volere una “pax americana” basata sulla assoluta egemonia degli Stati Uniti, ma di una vera pace nell’ interesse comuni di tutti i popoli e di tutti gli Stati, compresa l’ Unione Sovietica, “because everybody  live in the same planet, everybody breath the same air, everyone take care of the future of their children and, at least, everybody are mortals”.

La fiducia nella Provvidenza e nella presenza di Cristo risorto, assieme al Suo spirito, è la miglior sicurezza per il Papa, a guida della sua Santa Chiesa. Noi preghiamo a lungo il Papa, affinché non venga sconfitto dai suoi nemici sia interni sia esterni, ed affinché Dio muova i loro cuori nella direzione dell’ Amore. Nemici del Papa non appartengo soltanto a movimenti fondamentalisti islamici como lo Stato Islamico, ma ce ne sono anche dentro la Chiesa Cattolica. Coloro che disprezzano il Papa e la sua attività volta ad avvicinare la Chiesa ai poveri, ai disperati, agli emarginati di questo mondo, e lo fanno sotto le vecchie insegne di una Chiesa imperiale malintesa, basata sull’ ornato, la condiscendeza o la collaborazione, attiva od omissiva, con il potere civile, non fanno altro che ostacolizzare la lavore di evangelizzazione affidata dallo Spirito Santo al legittimo successore di San Pietro. Questi, tanto affetti all’ autorità come concetto, disprezzano l’ autorità concreta di colui che incarna nel momento presente il potere delle chiavi affidato da Gesú stesso alla Sua Chiesa, cuando non conviene loro. Per no contare i numerosi gruppi settari norteamericani che costituiscono la base sociológica di una buona parte dell’ elettorato del Partito Repubblicano. Fra di loro ci sono i lefrebviani presumibilmente “reabilitati” da Benedtto XVI, i tridentini preconciliari e molte settte e persone paranoiche che vedono nella Chiesa soltanto un cumulo di riti e liturgie senza Spirito, senza condivisione con il prossimo e senza il messaggio autentico di Gesú, il Quale, essendo il piú grande ed innocente, si abassò e fu contato fra i peccatori proprio per la nostra salvezza. Ma noi, che siamo tutti peccatori, compresi quelli che non riconoscono il loro peccato in nome di una presumibile condizione di “cittadini di legge ed ordine” dobbiamo seguire il messaggio di umiltà che scaturisce da una lettura sincera, anche la piú semplice, del Vangelo, il cui seguimento si manifesta otre che nella preghiera, negli atti di Misericordia, anche corporali, per il prossimo, come ci ricordava il Vangelo sulle beatitudini della Messa di prima di ieri, venerdí 19 settembre del 2014.

Sono dell’ opinione che il Vaticano debba conservare il suo potere temporale guadagnato storicamente attraverso giusti titoli di proprietà. cosí como il suo particolare status giuridico internazionale. Ma i beni e i poteri temporali della Chiesa devono essere intesi soltanto como servizio alla comunità umana, dove la Chiesa debe svolgere la sua opera di evangelizzazione attraverso la preghiera, i testimoni di fede, la sua presenza sacramentale, ma anche mediante l’ aiuto e il sostegno temporale. Soltanto attraverso le Missioni Pontificie arrivano ai paesi piú poveri miliardi di euro che contruiscono non soltanto alla costruzione di chiese, ma anche a promuovere la justizia sociale e la carità nei territorio piú poveri della terra, laddove né gli Stati, né gli organismo intermedi, né le NPO, né la propria Croce Rossa, riescono a paliare la situazione di miseria estrema patita dalla popolazione. E lá ci vuole un aiuto massivo proveniente proprio dalla Chiesa come portatrice di un messaggio di speranza ragionevole. Non si può -oppure é molto meno effettivo- parlare di Gesú e delle beatitudine, o degli atti di Misericordia corporali cui si riferisce Nostro Signore in Mt 27, per esempio, senza offrire a chi è estenuato dalla fame da intere settimane un pezzo di pane, acqua, e tutti i beni necessari per il suo decoroso sostegno. Proprio su questo punto, ed anche a rischio di essere malinterpretato, oggi piú che mai la Chiesa cattolica debe avere un patrimonio economico e un potere temporale e diplomatico il quale, seppur sui generis, le consenta di arrivare là dove l’ azione degli Stati e delle NGU non arrivano, e le consenta pure di mediare, como storicamente ha sempre saputo fare, nelle controversie fra gli Stati allo scopo di raggiungere fini condivisi da tutta la comunità internazionale, come la justizia, la pace, o la lotta contro la miseria. Oggi piú che mai, la Chiesa Cattolica è investita da una auctoritas e da una opinio iuris riconosciuta informalmente dalla comunitá internazionale che le può consentire una collaborazione piú efficace con le autoritá civil nel conseguimento degli obiettivi di rendere migliore il mondo. Il crollo delle ideologie e la palese menzogna sulla quale sono edificati gli Stati moderni -il potere del popolo- sono ormai noti a tutti: chi comanda sono i poteri finanziari, indipendenti dagli Stati, sottratti ai loro classici poteri “formali” e ai quali gli Stati, soprattutto quelli occidentali, di tradizione cristina, rendono colto. Sono, in parole del propio Pontefice, le “economie idolatriche” quelle che rendono il mundo. Esse sequestrano oggi sorta di potere minimamente democratico, onde per molti di noi hanno perso quella legittimità di origine proclamata dai classici e che fondava l’ autorità democratica del potere civile proprio nel contratto sociale. In questa situazione, nella quale il potere civile -comprese le Nazioni Unite e, soprattutto, le istituzioni di Bretton Woods, non avrebbe nessuna autorità -legittima, si intende- “se non fosse stata loro concessa dall’ alto” (cfr. Gn 19, 11), soltanto una instituzione como la Chiesa Cattolica, nella misura in cui esprima la sua particolare autorevolezza mondiale nel linguaggio e nelle forme dell’ autenticità, e non dell’ imposizione, una istituzione aperta al dialogo ecumenico e al dialogo con il potere civile, sia esso formalmente democratico o non democratico, una Chiesa amministratrice dei beni di questo mondo ma che non é del mondo –una Chiesa che, pur non essendo del modo, deve agire in questo mondo, perché fu in questo mondo, con tutto il suo peccato e la sua miseria, per il quale morí Nostro Signore-, non può disintendersi della sofferenza materiale della gente. Eppure, non dobbiamo confonde la Chiesa con il Regno di Dio: la Chiesa è pur sempre uno strumento, preziosissimo, attraverso la quale si manifesta l’ azione di Gesù e dello Spirito Santo, di tutta la Trinità, nel mondo, attraverso la preghiera, le opere di misericordia, e, soprattuto e in maniera fondamentale, per volontà expressa di Gesucristo, attraverso il miracolo della sua sacramentalità. A questo punto… come sostenere al contempo la neccessità di una Chiesa povera, non soltanto ni Spirito, ma anche nel materiale, e del potere temporale della Chiesa? Nella linea sostenuta da vari teologi del Novecento, con particolare sensibilità sociale, ciò è possibile se i responsabili dell’ amministrazione vaticana e di tutti gli istituti cattolici praticano il distacco tra la volontà di possedere e il fatto di possedere, nel nome dei valori che essi vogliono e devono perseguire: che la ricchezza della Chiesa Cattolica serva come strumento o come destino finale per lenire la sofferenza del prossimo, sia materiale sia spirituale. La pratica del distacco, comune a tante religioni attuali e scomparse sulla terra, è stata practicata da molte persone di buona volontà, cristiani oppure di altre religioni, i quali, non hanno semplicemente lasciato tutto a i poveri, ma si sono riservati la amministrazione anche durante anni, creando fondazioni, monti di pietà ed altri istituti benefici. Ma ad una condizione: essi hanno cambiato radicalmente il loro rapporto funzionale fra le proprie ricchezze (l’ avere) e la percezione del proprio io. Come esempio del fatto di un tale atteggiamento può essere riscontrato in altre religioni millenare, nel tardo buddismo, il ramo meno rigoristico del Buddismo scolastico, raprresentato dalla Bhagavad-Gita, non richiede la rinuncia al mondo, a se stessi e ai beni temporali -como nemmeno una tale richiesta è pienamente soddisfatta del proprio Buddha e da molti suoi autorevoli discepoli-, ma si accontenta con il mandato di trasformare  in sacrificio le proprie azioni, rinunciando ai loro frutti -che vanno cosí a beneficiare gli atri o Dio-, rompendo in questo modo la ruota karmica del pensiero indiano responsabile della schiavitú operata da noi stessi e dalla interminabile catena di azioni-conseguenze que determineranno, a sua volta, il ciclo delle reincarnazioni. Invece, sacrificando i frutti (buoni, si intende) delle proprie azioni l’ uomo si libera da una delle cause del dolore che lo lega a questo mondo, l’ ansia di possedere, e puó giungere, senza necessità di grandi processi meditativi o ascetici, alla “liberazione”.

Ora, tornando al cristianesimo e alla Chiesa Cattolica, possiamo ritrovare elementi comuni di queste idee, le quali devono ovviamente essere contestualizzate, nel comportamento di grandi santi e sante della Chiesa. Mi piacerebbe avere un dialogo con Giovanni Papini su questo punto, piché egli fu molto duro sulla questione della accumulazione delle ricchezze da parte della Chiesa, ma si dichiaró anche “medievale” (cfr. La scala di Giacobbe). Tornando al punto di partenza, credo sinceramente che siamo entrati in una nuova era dal punto di vista político ed economico, ma non alla leggera o “light”, como sostengono i raprresentanti dei cerchi new age, ma proprio pero la assenza di un potere civile forte che ha caratterizzato sia l’ Antichitá (l ‘ Impero), sia l’ Etá moderna e parte di quella contemporánea, al meno fino alla comparsa della cosiddetta “postmodernità”. Le istituzioni piú politiche delle Nazione Unite -e con questa precisione voglio mettere a salvo da questa analisi critica le principali istituzioni della “famiglia” delle NU, quali la FAO, l’ UNESCO, l’ UNCTAD, l’ ACNUR, l’ OMS e molte altre, che svolgono una importantissima funzione di “coscienza critica” della comunità internazione- non valgono piú, rispecchiano ancora i vecchi rancori della Guerra Fredda. E accanto all’ ONU istituzioni che dovrebbero reggere con giustizia i rapporti economici e finanziari fra le Nazioni per migliorare le condizioni di vita delle persone, non fanno altro che servire gli interessi delle grandi corporazioni economiche e finanziarie multinazionali. In questo contesto internazione, l’ attività istituzionale della Chiesa Cattolica può essere efficace se si fonda sull’ apertura alla società internazionale, soprattuto ai paesi piú poveri, e tende loro la mano, como oggi ha espresso il Presidente dell’ Albania al Papa. Ma é soltanto nel Vangelo di Gesù dove la Chiesa debe ritrovare continuamente la forza che viene dall’ Alto e che le da la sua indistinguibile autorevolezza, nel senso di autenticità. E da questa Fonte senza fine la Chiesa debe saper portare, anche institucionalmente, oltre al messaggio evangelico di speranza nella nuova vita regalataci da Gesú, l’ esempio della sua prassi concreta attraverso le opere di beneficenza, protezione e rifugio. Anche facendo valere la sua riconosciuta autorità internazionale come Santa Sede, sapendo che é sempre assistita dallo Spirito Santo secondo la promessa di Gesú, e mettendo a lavorare tutte le sue forze umane, materiali, istituzionali, giuridiche, mediatrici e diplomatiche al servizio di tutti gli uomini, specialmente dei piú deboli ed emarginati della Terra. Affinché loro possano sentirsi assistiti dalla comunità di vita che è la Chiesa e, dinanzi al mondo, possano anche mettersi a rifugio, come si diceva anticamente, “in sacro”, dove nessuna autorità umana né nessun potere civile oserrebbe toccarlo, perché sono i figli prediletti di Dio, coloro che sono stati rifiutati, per azione o per omissione colposa, dalla nostra società ipocrita. Come lo furono gli ebrei e gli altri  uonini, donne e bambini perseguitati dal nazismo e dal comunismo in molte Chiese, anche con l’ aiuto -oggi dimenticato- di molti paesi neutrali o non belligeranti.

Preghiamo dunque per il Papa. Affinché egli sappia gestire con umiltà, saggezza, intelligenza e lungimiranza, assistito dallo Spirito Santo, il Tesoro che gli è stato affidato da Gesú: la Santa Chiesa Cattolica. Perché sappiamo che le porte dell’ inferno non prevalebunt. Cristus vincit, Cristus regnat, Cristus imperat. Benedicat omnes gentes omnipotens Deus. Amen.

 

Madrid, a 21 settembre del 2014, Festività di San Matteo Apostolo ed Evangelista

 

Per: Dott. ric. Pablo Guérez Tricarico

Signed by.: Pablo Guérez Tricarico, PhD

 

I. H. S.

A. M. D. G.

 

La plaza San Pedro ha reforzado las medidas de seguridad.
preview.msn.com
Licencia de Creative Commons
Who are the enemies of Pope Francis? Vatican increases security measures due to ISIS Terror. Meanwhile, the Church needs urgently a new “aggiornamento” to boost its credibility by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

CRIMEA: MAY WE TOLLERATE ANOTHER WAR IN THE HEART OF EUROPE?

marzo 2, 2014 § 1 comentario


Imagen  rusia en crimea  barroso2  Klitschkó-condena-la-tremenda-agresión-de-Rusia-en-Crimea-400x266

A estas alturas de la película, el ataque perpetrado por las tropas rusas en la Región Autónoma de Crimea, y su “ocupación temporal”, es ya un hecho consumado. Aprovechando la gran presencia militar de bases rusas en la península ucraniana, su despliegue se ha multiplicado tanto como para que haya sido considerado por las autoridades ucranianas, y, en concreto, por su Presidente actual, Arseni Yatseniuk, que, de hecho, tras la dimisión de Yanukóvich, detenta la representación exterior de un Estado soberano y candidato a la anexión a la Unión Europea, una auténtica declaración de guerra.

Hace unos días advertí, si bien “by the way” o de pasada, sobre el peligro de una falta de posición clara de la Unión Europea sobre este asunto, aparentemente tan lejano e inocuo para “nuestros” intereses occidentales. Una Unión Europea -entonces Comunidades Europeas-, que surgieron en la década de los años 50 del pasado siglo precisamente para impedir que volviera a haber enfrentamientos en el viejo continente; al menos, en la parte perteneciente al entonces denominado “mundo libre”, en el lenguaje de la Guerra Fría, ya que la Unión Soviética y su poderoso Pacto de Varsovia impedían cualquier acción en ese sentido en el otro lado del telón de acero, sofocando, en nombre del llamado “Derecho internacional socialista”, cualquier tímida revuelta popular legítima que tuviera como objeto, simplemente, “humanizar” aquellos regímenes (como la primavera de Praga con el Gobierno de Dubçec en 1968). Después de la Guerra Fría, de la caída del Muro y de la Unión Soviética, y con la implantación de lo que se ha venido en llamar “nuevo orden mundial”, la ampliación de la Unión Europea a los 27 en el año 2007 (con dicha ampliación entraban en la UE como miembros “de pleno derecho” Bulgaria y Rumanía,  al tiempo que se propiciaban las negociaciones para ampliar la anexión a la Unión Europea a todos aquellos países que, una vez pasado un filtro económico y organizativo muy bajo, estuvieran ya incorporados al Consejo de Europa -en la actualidad, son miembros de pleno derecho todos, incluso algunos países no europeos, salvo Bielorrusia y el Vaticano;  este último tiene en esta organización el status de observador permanente cualificado, el mismo que tiene la Santa Sede en la ONU), constituyó para algunos un gesto de apertura política de gran magnanimidad, en el que, en parte -y al menos en la visión de futuro de algunos políticos de buena voluntad-, primó el interés político de contribuir a la democratización de antiguos países “satélites” de la Unión Europea, sin ocultar que con ello, pero de modo complementario, se estaba haciendo el juego a los euroescépticos que preferían un panorama bien distinto, bien lejos de la integración. Estos últimos abogaban por una estrategia política más o menos velada, que habría de contribuir a la deslocalización de muchas empresas de la “vieja Europa” y a abrir los mercados de los nuevos países a los países occidentales. Con ello, se abría de un modo muy sutil la posibilidad de “abrir el melón” sobre el problema de una Europa “a tres velocidades” (la primera: la de Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y el Benelux; la segunda: la de los llamados PIGS o la Europa mediterránea con la exclusión de Francia, la indiferencia hacia Malta y Chipre y la inclusión de Irlanda; y la tercera, la de las ex-repúblicas soviéticas, los países bálticos y Eslovenia). Aunque la mayor apertura hacia los países del Este se produjo con la anexión hacia la Europa de los 25, el 1 de enero de 2004, ampliación que exigió una profunda revisión de los Tratados y del peso político de cada Estado en las variadas instituciones de la Unión Europea, así como la toma de conciencia de las grandes diferencias entre los distintos países que por aquel entonces ya componían la Unión Europea, lo que redundó en una renuncia progresiva a la armonización y a la utilización quizá excesiva de los mecanismos de cooperación reforzada, muchas veces utilizados sin pensar en el interés común de la Unión, sino únicamente en los intereses de los Estados que los suscribieron. 

Tras la crisis económica mundial de otoño de 2007, en el momento actual, la Unión Europea arrastra una crisis de legitimidad democrática no ya de origen, que yo creo que es endémica, pese a las tímidas reformas a favor de procedimientos de codecisión que implican la mayor presencia de la Unión Europea operadas precisamente en el Tratado de la Unión Europea (TUE), más conocido como Tratado de Maastricht, a cambio de renunciar hábilmente a que este proceso semidemocrático se diera en las cuestiones centrales en las cuales los Estados debían ceder soberanía (lo habéis adivinado: lo económico y financiero, incluida la política monetaria de la UE, que desde su creación pasaría a ser dictada por los “sabios” economistas -o ecónomos- del Banco Central Europeo). Precisamente por estas cesiones, y por la incapacidad del sistema de instituciones de la UE para hacer frente a los problemas reales de los ciudadanos, la Unión pasa ahora también por una crisis de legitimidad de ejercicio. Los señores Draghi y Barroso, títeres del gran mercado que domina el entamado burocrático-financiero de la Unión, no son más que hombres -si realmente merecen tal calificativo- de paja, títeres movidos por el hilo de la maraña burocrático-financiera que se ha apoderado de la Unión. Por eso no debemos extrañarnos que no haya habido ninguna declaración seria de ninguno de los máximos responsables de los variopintos órganos o instituciones de la UE en relación con los “hechos” sucedidos y que se siguen sucediendo en Crimea. Los Estados Unidos, a través de su Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, John Kerry, ha anunciado, además de un bloqueo económico a Rusia si sigue por el camino de una invasión encubierta, la posibilidad de estudiar la retirada de Rusia del G8. Pero los europeos de los países “ricos”… ¿debemos esperar una vez más a que sean los americanos los que nos saquen las castañas del fuego cuando el “conflicto bélico” de pequeños Estados de nuestro continente nos salpique, o sacuda a nuestra opinión pública como para que los representantes políticos deban tomar medidas? ¿Como en la guerra de Yugoslavia? Sinceramente, y ojalá me equivoque, estamos en una situación cuyas repercusiones pueden ser mucho mayores. No es cuestión de ser sensacionalista comenzando por decir la verdad, y es que ambos Estados en contienda tienen armas nucleares. El hecho es que una de las partes, la parte atacante, es nada más y nada menos que la Federación Rusa, sucesora de la extinta Unión Soviética. Y la presencia militar rusa, si bien muy mermada y ya no comparable a la de la antigua URSS, “no da tanto miedo”, supone la intromisión ilegítima de un Estado cuyo peso político y militar, aun a día de hoy, no puede ser desconocido. Comenzando por su puesto permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo que vetaría cualquier operación de “peacekeeping” de la ONU, normalmente liderado por los Estados Unidos. Así las cosas… ¿Qué podemos hacer? Desde mi punto de vista, varias cosas, pero no es cuestión de desarrollaras aquí. Y todas tienen en común una cosa. La imperiosa necesidad de tener que pasar del análisis de la realidad a la acción, como diría el propio Karl Marx. Deben reformarse tanto las instituciones de la Unión Europea como de Naciones Unidas; entre éstas, fundamentalmente, la única institución con poder decisorio legítimo según el Derecho internacional público, pues está diseñada para un mundo, el de la posguerra fría, en el cual ya no vivimos. Y su reforma es necesaria para dotar de mayor coactividad a las decisiones de Naciones Unidas; para vencer, con la fuerza de los argumentos y de la razón, a los partidarios del respeto al multiculturalismo más extremista y de la no intervención, y dotar a las instituciones de las Naciones Unidas de un instrumento eficaz para ejercer el derecho humanitario de injerencia, a mi juicio legítimo. Otra cosa es la discusión sobre quién y con qué límites podrá ejercerlo legítimamente. Pero una cosa es cierta: tanto los detractores -entre los que me incluyo- junto con los partidarios del constructivismo multicultural. Permítanme mis lectores un breve excurso sobre esta clase de personajes, que pueden decir lo que dicen precisamente porque viven en un Estado que no permite todo, pero sí que permite -es más, la considera como una libertad central-, la libertad de expresión. Entre éstos -los cuales, sin duda, se han aprovechado de los famosos “dividendos de la paz” que los Estados Unidos repartió generosamente a Europa a lo largo del pasado siglo -lo que permitió precisamente la construcción de Estados del Bienestar modélicos, y ha pasado a cobrarse hace unas décadas, se cuentan los que permiten, e incluso argumentan filosóficomoralmente la licitud de la ablación de clítoris, por ejemplo, en aras a la soberanía de un Estado no democrático, cuando no muchas veces fallido, para en el fondo denegar el derecho de injerencia humanitaria, mientras no dudan severamente en penalizarla cuando es practicada dentro del “concierto de las Naciones civilizadas”, expresión que hemos tenido que leer, los que procedemos del Primer Mundo, muchas veces con sonrojo, en las decisiones judiciales de la Audiencia Nacional, del Tribunal Supremo e incluso en alguna Sentencia de nuestro Tribunal Constitucional español: ¡hipócritas!

Pero volviendo a Crimea: la partida a nivel geopolítico debe jugarse con inteligencia. La “ocupación temporal” -por cierto, siempre he desconfiado de las situaciones lesivas e reductoras de derechos temporales, las cuales tienden a ser permanentes- a pesar de Crimea más bien me suena a una acción táctica que pretenda la ocupación indefinida de un territorio clave para hacerse con todo o parte del territorio ucraniano, o para forzar un acuerdo con Ucrania favorable a Rusia, en el sentido, por ejemplo, de que ésta renuncie a integrarse en la Unión Europea. Y la jugada podría ser brillantemente magistral, si los Estados democráticos, hoy tan mediocres en jugadas de estrategia, no nos adelantamos. Con Putin no se juega, es decir, no se le pierde el respeto. Es un ser inteligente que sabe cómo puede extorsionar a la Unión Europea, con la complicidad incluso de alguno de sus miembros, y no precisamente de sus miembros más nuevos. Ya nos lo demostró no hace muchos años con su famoso cierre del gaseoducto y con el cierre de las negociaciones sobre proyectos similares. Y aquí entran en pugna, de nuevo, los intereses económicos de la Unión Europea -que son inexistentes, y se reducen a los intereses financieros de los países miembros, según su peso-, y los intereses de Rusia, claros y poco publicitados, salvo por felices filtraciones de sus servicios de seguridad. Es hora de poner a trabajar a todas las agencias y centros de inteligencia de la Unión Europea y a sus analistas. Y de ponerlos a trabajar ya, sin perjuicio de utilizar todas las vías diplomáticas posibles, aun con cesiones, si con ello se puede evitar una masacre y la ocupación de un Estado soberano, con el pretexto de proteger a su población rusa, pues este objetivo bien se puede obtener de otra manera; de manera logística y con intervenciones puntuales, pidiendo ayuda a la comunidad internacional en lugar de recurrir en primer lugar al uso de la fuerza. Y si les faltan ideas, la Unión Europea tendría aquí un buen interés con el que negociar, como es el estatuto de los habitantes de Kaliningrado dentro de la Unión Europea, por ejemplo, concediéndoles la ciudadanía comunitaria. Así se zanjaría también un foco de tensiones entre la Unión Europea y Rusia que, por vicisitudes varias, la historia y la geografía han tenido precisamente el “capricho” de situar precisamente “allí”. En cuanto a la ciudadanía comunitaria (equiparable materialmente a una especie de residencia permanente del estilo de la que otorga la Green Card estadounidense, pero con derechos políticos ante las instituciones de la Unión, los Tratados no la proscriben, en los años de la primera gran ampliación de este siglo se habló mucho de esta posibilidad entre los círculos europeos más progresistas, y sólo habría que hacer algunos cambios en el Derecho derivado. Pero antes de que -esta vez sí- el interés de la Unión Europea como organización supranacional se viera amenazado, no ya por unos cientos o miles de inmigrantes sin papeles, sino por los tanques de la Federación Rusa, que recuerdan a las épocas más sangrientas del Pacto de Varsovia, a falta de una posibilidad de respuesta eficaz y contundente desde Naciones Unidas, considero legítima una intervención, razonable y proporcionada a la situación que previsiblemente pudiera desarrollarse en esa zona de Europa, de la OTAN. Es la única organización que, hoy por hoy, puede arrogarse un poder de intervención militar legítimo supranacional como representante de una sensatez secuestrada por la propia dinámica de la no-acción de Naciones Unidas, por mucha condena que pueda provenir de su máximo representante. En tiempos de bonanza, me mostré a favor de un Euroejército para la Unión Europea. En abstracto, sería la solución ideal, a mi juicio. En tiempos de crisis, no sé si eso sería viable, pues no soy economista; quizá el ponerse a fundar un Ejército europeo contribuyera a relanzar la economía, como en las economías de emergencia. Sin embargo, siendo realistas, y por la inminencia de la situación, tendrán que ser de nuevo, como siempre, los Estados Unidos, los que resolvieran el conflicto. Y ellos ya tienen sus propios problemas.

Quisiera terminar esta entrada con una breve reflexión sobre las partes en contienda, seguida de una reflexión histórica, que escribo con el propósito de que sea leída en clave de actualidad, huyendo de todo sensacionalismo, pero no de una sana prudencia y desconfianza hacia Rusia, reconocido país autoritario y cuna de mafias peligrosísimas, regido por una mezcla entre capitalismo salvaje y nepotismo, por cierto, no muy original en los gobiernos despóticos de los tiempos modernos. Precisamente es el alcance del conflicto lo que nos debe poner en alerta, dando por descontada la necesidad de ayuda humanitaria a la población civil de Crimea de acuerdo con lo dispuesto en los Convenios de Ginebra, de los que la Federación Rusa es parte por sucesión de lo contraído en la anterioridad por su predecesora, la Unión Soviética, de manera muy similar a la que ha “heredado”, de un modo muy discutible, su asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

A lo mejor podamos sacar una lectura positiva de esta situación, y precisamente donde más nos hace falta, en clave económica. La puesta en alerta y la militarización de los países occidentales propicia un contexto de economía de emergencia que, como señalara, en relación con otros acontecimientos, el Premio Nobel de Economía Paul Krugman, quizá tenga la capacidad de sacar a la vieja Europa de su ombliguismo y de despertar a sus pseudoeconomistas tecnócratas que detentan el poder económico y político de la Unión de su sueño gris de “mercados de competencia perfecta + rescates puntuales al sector financiero”. Fenómenos parecidos, de gran crecimiento económico en economías de emergencia, se dieron en varios países durante la Segunda Guerra Mundial, así como en otros conflictos bélicos. Ya hace tiempo que, en muchos círculos, de todos los niveles culturales, de “derechas”  y de “izquierdas”, puedo oír, no sin que una parte de mí asienta, frases del estilo de “aquí hace falta una guerra”. Pues ya la tenemos. Y si no la tenemos, podemos aprovechar la ocasión para construir algo funcionalmente equivalente, en relación con los objetivos de crecimiento económico que nos prefijemos, con tal de que los líderes de las principales naciones europeas, que vayan a reunirse previsiblemente este jueves 6 de marzo, D. m., para tratar del conflicto de Crimea, tengan el suficiente sentido de Estado y la suficiente altitud de miras. Que el Señor ilumine su entendimiento, para que puedan realmente hacer algo digno del nombre -que no marca- “Europa”. Y, aunque en la mañana de hoy, las bolsas de todo el mundo hayan bajado -el dinero es muy cobarde, y se trata de un movimiento de retirada táctica especulativo-, quizá suceda “el milagro”. A lo mejor, como sucede en los pacientes que creen estar enfermos por enfermedades que han provocado ellos mismos, o que la sociedad les ha atribuido, nuestras sociedades civiles teóricamente “avanzadas” y sus aparatos estatales se olvidan del cáncer de la “crisis” y de sus varias metástasis manifestadas en los cambios en las primas de riesgo nacionales -que no soberanas-, y, orquestando conjuntamente un plan común de paz, arreglan a su vez esta absurda “crisis” que nos han metido en el inconsciente colectivo de todo Occidente, provocando un pesimismo generalizado que se ve día tras día retroalimentado por los diversos agentes políticos, económicos y sociales. Tal vez, pero digo sólo tal vez, una acción conjunta, un plan, un objetivo, sea lo que necesitemos para salir de esta aburrida crisis. Pues si algo demostró, experimentalmente, el gran médico y psicoterapeuta Alfred Adler en la primera mitad del siglo pasado, es que la ayuda mutua nos ayuda a salir de nuestros problemas, de nuestros ensimismamientos y de nuestros ombliguismos. Y cuando es eficaz y es realizada con fe, es decir, con confianza, nos hace mejores. Además de lograr el objetivo de resolver los problemas del otro, nos ayudamos a nosotros mismos; y esto mismo se puede aplicar, a mi juicio, tanto a nivel personal como a nivel de sociedad.

A modo de conclusión. Lo he dicho antes y lo repito. Aquí no nos encontramos en un escenario regional y territorialmente controlable como el de la guerra en la ex Yugoslavia de los años 90 del pasado siglo. En aquella situación, nos hallábamos ante la disgregación de un Estado modesto -aunque el orden mundial de la Guerra Fría se hubiese arrogado el liderazgo, más moral y simbólico, que real y militar, por supuesto, de los “países no alineados”-. Se trata de un conato de invasión de un Estado soberano, Ucrania, por parte de la tercera potencia militar mundial, del Estado del mundo más grande en extensión, la Federación Rusa, sucesora de la Unión Soviética y con un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que bloqueó, durante el siglo xx, valiéndose de su derecho de veto, numerosas decisiones humanitarias sobre la base de intereses geopolíticos y vendiéndolos a sus ciudadanos y a los ciudadanos comunistas occidentales de buena fe como “males menores” que había que aceptar en aras de impedir el auge del “imperialismo yanqui” (el que rescató, con la sangre de sus soldados, a una Europa derruida por dos guerras mundiales). Frente a esta amenaza, ¿qué decir con respecto a Ucrania? Es un Estado soberano, cuya población, al menos en parte, ha querido mostrar, al menos, distanciamiento frente al gran vecino ruso, como ha querido mostrar al mundo a varios niveles, desde el político hasta el cultural o el deportivo desde su misma independencia en 1990, y su integración por separado en el Consejo de Europa en 1995, adelantándose al ingreso en dicha organización supranacional de la Federación Rusa, producida en 1996. Otra parte de su población ha mostrado un sentimiento proeuropeo, en el sentido de favorable a la anexión a la Unión Europea, a pesar del momento actual que la UE está viviendo, actitud que ha sido recogida seriamente por los responsables de los órganos competentes de la Unión; y, por último, otra parte, de mayoría rusa -preferentemente situada en Crimea, pero también en otras zonas del sur del país- ha mostrado una actitud de rechazo de Gobiernos proeuropeos y un sentimiento proruso. Así las cosas, de acuerdo con el Derecho internacional público general y regional, y con el Derecho internacional humanitario, nada autoriza el uso masivo de la fuerza a la Federación Rusa, ni un despliegue de fuerzas bélicas en territorio ucraniano equivalente a una amenaza de guerra. En estos momentos, según refieren las principales agencias de comunicación internacionales, la situación es la de una ocupación de facto de la región de Crimea por parte de Rusia, que parece destinada a prolongarse en el tiempo y a imponer condiciones inaceptables al actual gobierno ucraniano, y a un a la propia Unión Europea, como la secesión de la península, contraria, hoy por hoy, al Derecho internacional general. Otras cosas sí podrán ser discutidas. Concluyo ya con una muy breve reflexión. La Primera Guerra Mundial comenzó técnicamente como respuesta a un magnicidio, en apoyo o en contra del cual se fueron uniendo las potencias europeas de la época casi como si se tratara de fichas de dominó que iban cayendo. La Segunda Guerra Mundial comenzó en respuesta a una invasión de un Estado soberano (Polonia), por parte de Alemania, precedida por otras dos invasiones alemanas, la de Austria y la de Checoslovaquia.  Por cierto, la ocupación de Austria fue considerada prácticamente como una anexión por el III Reich y por la mayoría de la población austríaca, la cual no dudó en mostrar exultaciones de júbilo y vítores por su incorporación a la “grande Alemania”. Frente a la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra mundial presentaba un componente ideológico, no necesariamente compartido por los dos bandos en contienda (de una parte, los totalitarismos nazi-fascistas, y el totalitarismo estalinista; y, por la otra, la defensa de las democracias occidentales). Pero un elemento común que contribuyó, entre muchísimos factores, a ambas guerras, además del fracaso de la diplomacia, fue la débil relación entre las naciones europeas. Alguien dijo una vez que el proyecto de las becas erasmus había contribuido más a la integración europea que todos los fondos de cohesión -o algo parecido-. Lo que importa es que la historia nos demuestra que es en los momentos de debilidad, y ciertamente, la Unión Europea, con una crisis económica, de corrupción, de impotencia y, sobre todo, de legitimidad y de valores, está ahora en uno de ellos, cuando el terreno resulta ser de más fácil abono para los partidarios de la violencia y de la guerra.

Creative Commons License
CRIMEA: MAY WE TOLLERATE ANOTHER WAR IN THE HEART OF EUROPE? by Pablo Guérez Tricarico, PhD is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at just write to the author in order to discuss the terms and conditions of eventual commercial purposes. If tou are HD or are simply interested in this post, you can easily mail me to pablo.guerez@uam.es or pablo.guerez@gmail.com. In spite of licences may change from post to post, according to its potential commercial use and other factors, I recommend you strong to visit other posts written by me on my blog.
With best regards, Pablo Guérez Tricarico, PhD

Sobran los motivos: sobre la página www.hazteextranjero.com. “By the way”, algunas reflexiones sobre la responsabilidad por la crisis.

diciembre 15, 2013 § 7 comentarios


Sobran los motivos: sobre la página www.hazteextranjero.com

Murió el poeta lejos del hogar

Le cubre el polvo de un país vecino

Al alejarse le vieron llorar,

Caminante no hay camino,

Se hace camino al andar (Cantares, Joan Manuel Serrat, Disco Dedicado a Antonio Machado, Poeta: 1969)

Hola a todos. Recomiendo el siguiente link: http://www.hazteextranjero.com, compartido en Facebook.

Sobran los motivos, la verdad. Para irse. Ya sea a los Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, los países escandinavos, América Latina, algunas islas del Caribe, Fidji, las Islas Shetland, Alemania, Finlandia o a ningún país, como la Antártida, las personas sensatas que todavía “vivimos” en este país y que nos sentimos asfixiadas por un clima social que no hace sino sumergirnos una y otra vez en el bucle de las mentiras sobre la crisis y en la culpabilización de los ciudadanos por el Poder, que no hace más que exigirnos “austeridad” a los que sencillamente ya no tenemos nada (por cierto, la austeridad es una virtud, que ejerce el que tiene bienes administrándolos con mesura y moderación; por eso no puede exigirse a quienes nos limitamos a subsistir y vivir de la caridad familiar o de las pocas redes asistenciales que la sociedad civil pueda poner a nuestra disposición), enmascarando los problemas reales de empobrecimiento de los ciudadanos y de sus familias y agitando fantasmas como la “alarma social que exige tomar medidas más severas contra la delincuencia” o la amenaza inminente de una hipotética secesión de parte del territorio nacional, entre otras cuestiones, tenemos la necesidad de marcharnos del territorio nacional. Mi felicitación a los miembros de las varias generaciones perdidas de este país -los nacidos entre los años ochenta y los noventa, grosso modo-, que lo están intentando, están en camino o ya lo han logrado, especialmente a los que han conseguido una residencia y un trabajo digno de tal nombre en otro país o la tan anhelada US Green Card, para cuya Lotería anual me he “postulado”. Y sobre todo para los jóvenes hipercualificados, médicos, ingenieros, Doctores en cualquiera de las especialidades recogidas en nuestra legislación y, en muchos de los casos, para los jóvenes que han tenido que completar su formación en el extranjero.  Porque aquí la formación en general, y la llamada formación académica superior avanzada llamada por las empresas  -sobre todo por la pequeña y la mediana empresa, todo hay que decirlo, aunque les siente mal a muchos-, son denominadas por la mayoría de las y de los profesionales de recursos humanos como  “hipercualificación” o “sobrecualificación”, lo que resulta ser un demérito y un signo de estupidez juntos. La “hipercualificación” acaba siendo un problema para la persona muy cualificada, que es objeto de todo tipo de envidias (el pecado nacional por excelencia) y de comentarios, del estilo de… “Pero tú, con lo que sabes… ¿por qué has seguido estudiando? ¡Si eso no vale para nada! ¡Lo que hay que hacer es cursar cualquier mastercito de seismil o diez mil euros y “presentar” una candidatura para algún puesto intermedio o de dirección, preferiblemente en la banca. Ahí, una vez colocado, tienes tu sueldecito y, por supuesto, tus ingresos en B”. Ahora bien, también está la opción “noble”, la de preparar unas “opos”, del grado que sea. pera esa también se cerró. Y las oposiciones del grupo A, para cualquiera de las Administraciones, siguen inspiradas en un modelo de “aprendizaje” decimonónico (a falta de una palabra mejor que pueda describir un proceso selectivo semejante) memorístico y acrítico que nadie parece tener voluntad política de cambiar. Ello, en mi ámbito profesional, resulta sobre todo preocupante en las oposiciones a Jueces, a pesar de algunos tibios intentos del Consejo General del Poder Judicial de cambiar “algo” el sistema de acceso a la carrera judicial durante la última etapa de gobierno socialista. De modo que, si algunos seguimos aquí, y se ha dicho muchas veces, vamos a pertenecer a las primeras generaciones en este país, en mucho tiempo, que sólo va a poder aspirar a vivir peor que la generación de sus padres, aunque sólo sea un poco peor. Así que las personas capaces de desarrollar trabajos altamente cualificados (típicamente, los investigadores) tienen un mal pronóstico de inserción social y de “evolución” en este país, como dirían algunos psicólogos. Por supuesto, la empresas extranjeras lo saben y no faltan, gracias a Dios, ofertas muy atractivas para profesionales cualificados de nuestro país para trabajar en el extranjero o “headhunters” extranjeros que incluso se  desplazan hasta aquí para contemplar, no sin estupefacción, cómo son desperdiciadas varias generaciones por un sistema  económico inmaduro y muchos jóvenes muy preparados rechazados para puestos que intentan cubrir perfiles para los que se exige una cualificación mucho menor que la del aspirante. Por la hablar de la “actividad” de los servicios estatales o autonómicos de empleo, que han hecho una dejadez cuasi absoluta de funciones en manos de las ETTs. Así, el “hipercualificado”, el que destaca por encima de la media, se convierte él también, y en este caso muchas veces sin ser consciente de ello, en una “víctima” más del sistema. Qué duda cabe de que la victimización se produce también en este ámbito, por contraintuitivo  que pudiera parecer, de acuerdo con una solución tan a la española como la del “café para todos”. Mucho habría que decir sobre esto y su relación con nuestro sistema educativo, puesto que al niño que destaca en el colegio o al joven que lo hace en el instituto no se le premia, sino que el sistema intenta reconducirlo dentro de los cauces de la cada vez más pobre educación española preuniversitaria, como lo demuestran los datos del último informe “Pisa”, por mucho que el actual Ministro de Educación, de cuyo nombre no quiero acordarme, nos prometa soluciones “ya”, muy a la española.

Llenaría ríos de tinta comentando todas las razones por las que considero a España un país de segunda o de tercera división, hasta el punto de que la cuestión me parece evidente, como si de un postulado matemático se tratara: somos un país -y sin de desmerecer a los colectivos que se mencionarán- de camareros, putas, pícaros, estafadores, ladrones, maleantes, incompetentes y estúpidos. En general, claro. Pero parece que ni siquiera la consideración de las aisladas voces que se alzaron tras el “Desastre de 1898” y que dieron nombre a aquella generación, preconizando la fractura, primero sangrienta, luego represiva y todavía sin cerrar, de las dos Españas, una de las cuales, en palabras de Machado, ha de helarte el corazón (yo diría que las dos), han conseguido situarnos en la primera fila de las grandes naciones occidentales. Evidentemente, no quiero ocultar aquí el mayor o menor “drama”derivado de la emigración que siempre -salvo raras excepciones- supone para el emigrante: alejamiento de sus familiares y seres queridos, pérdida de la red de apoyo que tuviera en su país -si es que la tenía-, etc., así como el simple sentimiento de tener que marcharte de un país que, le guste o no, es el suyo, cuya mentalidad y costumbres le ha impregnado en mayor o menor grado y a contribuido a su desarrollo como persona, en lo bueno en lo malo. Algo de España se va cuando una persona toma la decisión de abandonar, temporalmente -nada es definitivo- este país. Aunque sólo sea por los recuerdos de la infancia, nunca es grato del todo abandonar el país de origen, pues parece a afectar a uno de los “núcleos duros” de nuestra intimidad que los antropólogos y algunos psicólogos humanistas denominan “sentimiento de pertenencia” (los orígenes, las raíces, el arraigo, o como queramos llamarlo). Y la sensación de desarraigo -que yo mismo, aunque haya sido por poco tiempo, he experimentado- no es algo precisamente agradable, y se ve agravada en la medida en la que la inserción social del emigrante en el país de acogida se ve a su vez dificultada por todo tipo de trabas. Pero el emigrante adulto también se lleva algo de su origen consigo, aunque sólo sean los recuerdos y, en el mejor de los casos, la esperanza de construir en su nuevo país un futuro mejor para sí mismo y para su familia, la cual permanece muchas veces en el país de origen. Y es a él al que corresponde valorar si el marcharse merece la pena, sopesando todos los pros y los contras, tanto desde el punto de vista intelectual como desde el emocional, puntos que, por cierto, no están tan distantes entre sí. La ilusión de una nueva vida, de una “segunda oportunidad”, de un “second step” -propia de países como los Estados Unidos, pero no del nuestro-, pueden muy bien mover al emigrante a buscar un futuro mejor más allá de nuestras fronteras, y esta consideración puede compensar con creces lo que cree poder “dejar atrás” aquí, sabiendo que siempre podrá volver. Pero cuando vuelva… ¿cómo encontrará este país? No quisiera adelantarme a pronosticar nada -entre otras cosas porque carezco de esa habilidad en sentido estricto, pero en la España del próximo decenio veo un panorama desolador. Ya está empezando a entreverse ahora. Y esto es lo que yo veo, muchas veces directamente: servicios sociales públicos desbordados, servicios de Cáritas -que por cierto, si no fuera por su contribución, estaríamos muchísimo peor de lo que estamos, y habría muchas más personas y familias no ya en riesgo, sino en exclusión social-; familias anteriormente de clase media que se ven obligadas a buscar alimentos en las basuras, muchas veces caducados, o a la salida de los supermercados, por haber perdido el empleo uno, varios o todos sus miembros; niños que no tienen lo suficiente para comer de una forma saludable; familias desahuciadas por la aplicación de una Ley de Hipotecaria, de 1870, que, aunque legal, resulta en muchos casos manifiestamente injusta, si no inconstitucional, si nos atrevemos a aplicar de verdad el artículo 33.2 de nuestra Constitución (que habla de la llamada función social de la propiedad, por no hablar del artículo 128, que nunca se aplicó en serio y que en la práctica fue derogado por el Tratado de la Unión Europea a partir de 1999, cuando se produjo la definitiva cesión de soberanía económica a la “dudosamente” democrática institución del Sistema Europeo de Bancos Centrales) y un Gobierno tibio que no sabe que hacer ante las legítimas quejas de movimientos en favor de los derechos civiles como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Y es en nuestro país donde se aplican las leyes que quieren nuestros políticos -o que nuestros políticos permiten que se apliquen por el Poder que les ha llevado a donde están-, y se dejan de aplicar las leyes que nuestros políticos no quieren -o que nuestros políticos permiten que se inapliquen por el Poder que les ha llevado a donde están- (como la Ley de Usura de  23 de julio de 1908… ¡actualmente vigente, al menos de manera formal!, así como varias Circulares del Banco de España que limitan los tipos de interés que pueden exigir incluso las llamadas agencias o entidades de crédito expresamente reguladas y excluidas de la legislación bancaria general, como muchas entidades de préstamos al consumo, créditos rápidos o “minicréditos”, algunas de ellas como las de los créditos telefónicos con TAEs del orden del 200%, que enmascaran, para no incurrir en ilegalidad, como “comisiones” o “precios del servicio o gastos de gestión”. En cuanto a las entidades bancarias “tradicionales”, ocurrió, aunque en menor medida, “más de lo mismo”, tanto en los préstamos personales como en los llamados -de una manera muy poco rigurosa- préstamos o créditos hipotecarios, y que -como se ha visto en la práctica-, no son sino préstamos personales con garantía real (de hipoteca, en este caso). Y si eso ha ocurrido en el nivel legislativo…. ¿Qué decir de la práctica bancaria, en connivencia con el discurso político que se nos ha estado vendiendo, tanto por el PP como por PSOE, como “uno, si no el mejor, de los sistemas financieros del mundo”? La burbuja fue un mal y una gran mentira en la que caímos -yo incluido-, muchos españoles. En en período comprendido entre los años 2000 hasta más o menos 2006, cuando empezaban a advertirse, por parte de los profesionales más a avezados, las primeras señales de lo que habría sido la peor crisis de Occidente desde el “crash” del 29, todo parecía ir “demasiado bien”. Los que estábamos fuera no nos lo creíamos, hasta que pudimos comprobar con nuestros propios ojos cómo un trabajador no cualificado ganaba 1200 euros en A y a lo mejor otros 100o en B. Mientras, algunos trabajadores cualificadísimos, ganábamos prácticamente lo mismo, pero sólo en A. Y ahí estaba la ventana del crédito bancario, abierta de par en par, y publicitada a los cuatro vientos. A los que ganaban 1000 euros con trabajos fijos o semifijos se les daba una tarjeta de crédito con un límite de 3000, que se les seguía aumentando si pagaban regularmente.  Algunos caímos en esa trampa, así como en el de las famosas tarjetas “revolving”, que permitían pagarlo todo en “cómodos plazos”. Sin darnos cuenta, pero también sin pretender exonerarnos de nuestra parte de responsabilidad, muchos, embullidos en ese ambiente de promesas de crecimiento económico y de ascensos laborares que habrían acabado no produciéndose -cuando lo que nos estaba deparando el destino, o el transcurso de los acontecimientos, era el paro); la trampa de que, si compras todo a plazos -y ya sin necesidad de tener en cuenta los elevadísimos intereses de posposición, que no de demora, del pago-, es como -o peor- que si compras todo cuando tienes dinero en caja. El “criterio de devengo” y el “ya lo pagaré”, elevados a forma habitual de consumo surgieron en muchos españoles que caímos en esa trampa, y a algunos nos llevó a un endeudamiento aún peor, en el que contribuyeron otras causas que no quiero mencionar aquí. Después, viene la crisis, y, parafraseando a Lenin, el “¿Qué hacer?”. Yo, por lo menos, he sido sincero. Mis deudas y mis renegociaciones, de acuerdo con la ley y la práctica (incluida la ética) bancaria, son mías. Pero ésas y sólo ésas, que son insignificantes comparadas con la enorme deuda del país, tanto pública como privada. Y ahora me hago, nuevamente, pues no es nueva, la pregunta: ¿He contribuido a la crisis? Pues mi contribución a lo mejor ha existido, pero el daño hecho al sistema puede ser como el daño que supone la muerte de una mosca del vinagre para la supervivencia de todo el sistema ecológico del planeta. Y no me vengan ahora con teorías del caos, por si a alguno se le ocurre, muy lejos de ser aplicables para todo y de ser generalizables. En aquellos años, ningún personaje o autoridad públicos sabía -y si lo sabía… ¿por qué no lo dijeron?-, la que se nos iba a echar encima. Incluso en un contrato firmado “en igualdad de condiciones” entre un particular, un hombre “de la calle” y un banco, tal igualdad no es real. Se trata de contratos de adhesión en los que ellos ponen las condiciones. Además, el que tiene mayor información -el evaluador de riesgos bancario- tiene mayor responsabilidad que el particular que firma un documento ya preparado con su letra grande y su letra pequeña, del mismo modo que en Derecho penal el que tiene mayor conocimiento sobre los riesgos tiene mayor responsabilidad que el que no la tiene -por ejemplo, entre los ocupantes de un vehículo y el conductor que conduce habitualmente de forma imprudente y que sabe, además, que tiene los frenos del vehículo que finalmente acabará teniendo un accidente en el que, por ejemplo, fallece uno de los dos ocupantes mencionados en el ejemplo, o los dos, que ignoran tales hechos, tiene mayor responsabilidad el conductor que sus dos ocupantes-. Así que ya estoy cansado de que nos digan, a estas alturas en la que muchos arrastramos el desgaste del sobreendeudamiento, sobre todo desde la casta política, y por boca de políticos imputados por malversación y corrupción, que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Ya está bien. Satis. Habría primero que hacerse la pregunta de quién, o qué, ha determinado nuestras posibilidades. Y la respuesta ya la he sugerido antes. Por eso prefiero una descripción más ajustada a la realidad sobre la atribución de responsabilidad por el sobreendeudamiento de nuestro país. Y es la siguiente: Algunos (cada cual sabrá) no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Hemos, más bien, vivido -algunos al límite, pero siempre dentro- de las posibilidades que nos ofrecieron entonces. Y a partir de esta aceptación, deberán los políticos tomar las medidas adecuadas, pero sobre todo equitativas para arreglar el problema, incluida la renegociación de nuestra deuda “soberana”. Y ello no debe hacerse nunca a costa de los servicios que atienden las necesidades básicas de los ciudadanos, como la sanidad, la educación, las pensiones, los servicios sociales, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o la necesaria oferta de empleo público que demanda un Estado social según nuestra Constitución (artículo 1). Y menos aún prestando dinero a los bancos para “rescatarlos”, con el pretexto de que si no se habría hundido el  sistema financiero, y prestándolo, además, sin condiciones, sin supervisión y sin una contrapartida de rendición de cuentas, como han exigido otros países occidentales -por supuesto los Estados Unidos, a cuyo pueblo, por el arraigo del capitalismo, no se le suele gustar mucho la idea, tan arraigada en nuestro país, de la “subvención”, máxime cuando éstas -bajo forma de préstamos, avales, rescates, da igual la terminología-, son otorgadas a entidades típicamente “capitalistas”, como las entidades financieras. Por supuesto, en ese país la depuración de responsabilidades, tanto a nivel individual (piénsese en la famosa estafa Madoff, pero ha habido más investigaciones a distintos niveles), como a nivel de las propias entidades a las que, y pese a no ser economista, atribuyo el mayor peso de la crisis mundial (ocasionada, entre otros factores, por ejemplo, por la caída de Lehman Brothers en el otoño de 2007 a raíz del escándalo de las “subprimes”, y que provocó un efecto expansivo de la crisis en todos los mercados de valores internacionales). Pero se tomaron medidas; entre otras, la Administración Obama tomó medidas muy contrarias al presunto “espíritu capitalista”, a través de una intervención del sistema bancario sin precedentes, precisamente para “rescatar” a los principales bancos norteamericanos, son sin exigir una rendición de cuentas pública que les costó la reputación, cuando no directamente la cárcel, a varios de los hasta entonces reputadísimos hombres de negocios. En otros países serio, como en Alemania, se tomaron medidas similares. E incluso en otros, como Islandia, se optó por “no pagar” una deuda que se consideraba, por la mayor parte de su población, sencillamente “injusta”. Sin embargo, aquí no se produjo nada de esto. El entonces gobierno del Partido “socialista” y “obrero” español, liderado por el “preparadísimo” joven Zapatero, decidió avalar a los bancos para “salvar” o, en el mejor de los casos “estimular” la economía, sin exigir contrapartida alguna a cambio, y como mucho, salvando los muebles por medio de falsas promesas a la ciudadanía como la exigencia, “si eso”, y “más adelante”, de una futura rendición de cuentas, de un cierto control, de que sería deseable un autocontrol de las entidades de crédito y del sistema financiero… En fin, que cada cual saque sus propias conclusiones.

Éstos son los problemas que quiero denunciar aquí, y el mal que están causando a nuestra sociedad puede muy bien motivar la salida del país de muchas personas que tendrían mucho que aportar a España y que, por las condiciones en las que ésta se encuentra, no son capaces de aportar o, mejor dicho, a causa de varios de los males endémicos que ha padecido históricamente este país y que han contribuido a forjar una mentalidad compleja, en la que se entremezclan factores tan dispares como el derrotismo y la picaresca,  no se les da a estas personas por la generalmente pobre clase empresarial del país -muchas de ellas jóvenes o adultos jóvenes- la posibilidad de contribuir con sus conocimientos y habilidades a la generación de riqueza. Por todas estas razones, ¿cómo no plantearse la búsqueda de un futuro mejor, sabiendo que nuestra vida es una peregrinación, un camino, recordando nuevamente al Poeta, que se hace al andar, con sus errores y sus aciertos, fuera de nuestras fronteras?

“By the way”, quisiera dedicar algunas palabras a los por algunos igualmente amados como odiados Estados Unidos de América, aunque sólo sea porque gran parte de los movimiento de las redes sociales vinculadas al trabajo de blogeros “liberals” (incluidos importantes blogs “sensacionalistas” o “antisistema”) se gestaron allí, no sin dificultades, en los campus de Stanford, Berkeley, en el MIT, o sencillamente en las escuelas independientes de periodismo repartidas a lo largo y ancho del país. Muchos de los que leeréis el blog lo sabréis, y otros lo deduciréis pronto; aunque mi plan A es encontrar un trabajo de subsistencia en este país bananero, si por mí fuera me iba con mi billete de ida y dos mil dólares en el bolsillo a cualquier otro lugar para comenzar una nueva vida (“second step”, “second strike”, “second chance”), así sin más. De momento no puedo.

Los Estados Unidos están en primera línea. Cuántas veces hemos visto en las películas historias reales del self-made man, de gente que tropieza y se levanta, de un sistema que permite esto. Incluso de criminales que se cambian de nombre, se van a otro Estado y cambian de vida. No en vano, y sin negar sus enormes problemas y desigualdades sociales, los Estados Unidos de América sigue siendo el país de las oportunidades y de las ilusiones, donde todo es posible, con la ayuda de Dios. Es así de paradójico: el Gobierno del Estado más poderoso del mundo y, por ello, el más peligroso y potencialmente “malvado” es el Gobierno del país de las oportunidades, de los “checks and balances”, de los contrapesos; y también es el país de las paradojas y de los cambios; del respeto al que cae y luego se levante, aunque haya caído setenta veces siete y se haya levantado setenta veces siete más una; es el lugar -a pesar de los abusos tanto de los ciudadanos como de las autoridades-, del respeto a todas las minorías, así como de las discusiones -en el buen sentido de debate, “to discuss”-, del sentido de la democracia como modo de funcionamiento, aun imperfecto, en todos los niveles sociales. Como se dice en la magnífica película de Costa Gavras “Desaparecido” (1982, guión de Costa Gavras y de Donald Stewart) sobre la responsabilidad de los Estados Unidos en el golpe de estado en la dictadura chilena, el protagonista de la película (Jack Lemmon), ante las trabas interpuestas de los funcionarios diplomáticos estadounidenses para no seguir indagando sobre la muerte de su hijo por razones de defensa y de seguridad nacional, y de los argumentos dados por éstos en la línea de que su país lo que hace es defender sus intereses mejor que cualquier otro para que sus ciudadanos vivan mejor dentro de sus fronteras, y que claro, eso conlleva inevitablemente el pago de un precio, lleva a algunos efectos “colaterales”, aquél (Jack Lemmon, que interpreta al padre su hijo asesinado durante la dictadura), les replica que, pese a todo, es consciente y está orgulloso de ser ciudadano de un país en el que puede acudir a los Tribunales para defender sus derechos que esos mismos funcionarios del Gobierno le niegan; y los Jueces, a veces fallan con verdadera independencia -a años luz de lo que aquí denominamos “independencia del Poder Judicial-, en favor de los titulares legítimos de los derechos civiles reclamados, de las minorías y de la gente desfavorecida. Y es así. Precisamente sólo en un país compuesto por una pluralidad étnica, racial, de origen, cultura e ideológica tan dispar, ha podido desarrollarse una gran Nación con conciencia de tal por encima de las diferencias individuales. Y todo ello pese a los Lobbies, a los grupos de poder, y probablemente a su mayor responsabilidad por los conflictos del mundo. Así es. Es el país de las paradojas, y, por tanto, el país donde todo es posible. Por no hablar del reconocimiento social, que se hace universal, que en ese país tienen los profesionales de la ciencia y del conocimiento, tanto teórico como aplicado. Ahí sí que existe verdadera “transferencia” de tecnología, cosa que en España se reduce a un “palabro” que sólo sirve para incluirlo en los discursos de los dirigentes académicos y políticos y en los diferentes kafkianos formularios que debemos rellenar los que aspiramos a obtener una acreditación, una estancia de investigación, unas dietas, el reconocimiento de un sexenio de investigación, etc., etc., todas éstas cosas que seguramente no interesen a la mayoría de mis lectores, y con razón, lo que constituye la mayor prueba de que aquí nuestras autoridades académicas, cada una en su nivel, hayamos adoptado, algunos contribuido a adoptar, algunos por acción, y otros por omisión, un modelo tan formalizado de medir la capacidad investigadora, la producción científica y su proyección social que, por no creérnoslo nosotros mismos, nos nos hace creíbles ante la sociedad (la cual, dicho de paso, no está exclusivamente constituida por los famosos “emprendedores” de cuya mención se les llena la boca todo el rato a nuestros políticos). Un abrazo especial a Hilo, María y Sara, que han decidido plantar su pequeña “tienda” de emigrantes procedentes de un país aldeano llamado España en ese gran país, creando una familia en un país todavía libre, pese a las amenazas que los grupos de la ultraderecha norteamericana en orden a mejorar la “seguridad nacional” siguen realizando. Porque, además, los Estados Unidos son el país de la esperanza y de la confianza. Así reza incluso la famosa referencia en el billete del dólar “In God we trust”. Eso es lo que les ha permitido crecer como Nación y situarse, pese a todos sus errores y extralimitaciones -sobre todo en materia de política exterior-, en la vanguardia de las Naciones del mundo. Así que, pese a lo que les pese a algunos, que Dios os bendiga. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América… ¡Y a sus inmigrantes!

Licencia Creative Commons
Sobran los motivos: sobre la página http://www.hazteextranjero.com. “By the way”, algunas reflexiones sobre la responsabilidad por la crisis por Pablo Guérez, Phd se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en consultar al autor en su blog http://pabloguerez.com, o directamente en su mail pablo.guerez@uam.es.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Estados Unidos en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: