Mensaje de la Comisión Episcopal de Pastoral con motivo de la Pascua del Enfermo (RB)

mayo 10, 2015 § Deja un comentario


Jornada Mundial del Enfermo y Pascia del Enfermo 2015.

Jornada Mundial del Enfermo y Pascia del Enfermo 2015.Porque (…) estaba enfermo y me visitásteis (Mt 25, 35; 36)

 

Porque (…) estaba enfermo, y me visitasteis (Mt 25, 35; 36)  

Hoy, VI Domingo de Pascua, la Iglesia Universal ha celebrado y sigue celebrando, allende la mar océana, la Pascua del Enfermo, con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo. Son muchos los templos en los que se ha impartido, en Misas especiales o en celebración colectiva o individual, el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Sacramento que, sobre todo después del Concilio Vaticano II, no se reserva sólo para los enfermos terminales -para eso está el Viático-, sino para todos los enfermos graves en el sentido más amplio de la palabra. Es curioso observar cómo la liturgia latina de la Iglesia Católica ha mantenido, en el rito de administración de la Santa Unción, las palabras de la Carta de Santiago. Gracias, Señor, por este Domingo y por tanta Misericordia.

Parte de la fórmula del rito de la Unción de los Enfermos, de la Carta de Santiago 5, 14-16-

Parte de la fórmula del rito de la Unción de los Enfermos, de la Carta de Santiago 5, 14-16-

En nuestras sociedades ricas, los enfermos, pequeños y mayores, son descuidados brutalmente por las dinámicas sociales y por lo que, expresado en un lenguaje propio de la teología moral católica, el gran papa San Juan Pablo II denominara “estructuras de pecado”. Y es que el pecado, en sus formas más graves, incluidos los pecados de indiferencia y omisión culpables -recordemos el pasaje del Génesis (cfr. Gn 4, 9): “¿Qué haces tú por tu hermano?”- son la peor enfermedad.

Tovavía resuenan en mi mente los ecos del discurso pronuncionado por S. S. el papa Francsico en el Parlamento Europeo: “Una de las peores enfermedades que constato en esta Europa es la soledad”. Y es que la salud en algo más complejo de lo que el mundo entiende, si bien por no ello no necesariamente objetivable, sino precisamente por ello, subjetivizable e individualizable hasta el máximo.

Y es que, como han tenido y siguen teniendo en cuenta, gracias a Dios, grandes Médicos, “no hay enfermedades, sino enfermos”. Porque con la salud y la enfermedad, lo que está en juego es la salud de la persona, única e irrepetible con su circunstancia mórbida, e inmersa en un contexto social “enfermo”, en el sentido de orientado hacia valores nocivos para la persona, el cual influye, como no puede ser de otra manera, sobre la salud de todos y cada uno de los individuos que la integran.

En una bonita definición de salud de la Organización Mundial de la Salud, ésta destacó tres aspectos, al mismo nivel, de la salud de las personas: salud física; salud psíquica o mental; y salud social. Todas estas dimensiones de la salud son importantes, pues sin una sola de ellas, el “sujeto” -prefiero el término no clínico persona-, no puede alcanzar la salud, tal y como es entendida por una de las muchas definiciones de la OMS: como el estado de completo bienestar físico, psíquico y social del individuo. Aunque yo añadiría, de acuerdo con mi concepción socioantropológica del ser humano y de su posición en el mundo, cristina y humanista, “de acuerdo con las posibilidades que la persona pueda alcanzar”. Posibilidades que muchas veces vienen de serie, pero que otras son negadas por la cultura del descarte denunciada por el papa Francisco, que niega a los débiles, a los enfermos, a los excluidos, a los marginados, su dignidad de personas. Esto es algo grave, amigos. Y los cristianos, creyentes de otras confesiones o credos colectivos o individuales, y todas las personas de buena voluntad, debemos esforzarnos por atender con un trato auténticamente humano al enfermo.

Que los profesionales sanitarios, entre otros, como figuraba en la dedicatoria de mi tesis doctoral sobre consentimiento y Derecho, sepan tratar al enfermo como un ser humano libre, y al mismo tiempo necesitado. Porque la atención a los enfermos es una de las mayores bienaventuranzas y obras de misericordia, no sólo corporales, sino integrales, que podemos realizar por amor, y conforme hayamos ayudado, nosotros creemos que seremos juzgados en el atardecer de la vida, recordando a San Juan de la Cruz, en el Amor. Para que podamos escuchar, en palabras del propio Jesucristo, aquella maravillosa promesa hecha para todos y cada uno para el fin de los tiempos. Aquellas palabras que fueron pronunciadas por Jesús en un lenguaje sencillo, y que Él mismo quiso que quedaran plasmadas en el Evangelio de Mateo 25, 34-35, con el deseo, que es al mismo tiempo misteriosa realidad natural y sobrenatural, humana y divina, de que reconozcamos en el hermano enfermo y necesitado el mismo rostro de Jesucristo Nuestro Señor: “Venid, benditos de mi Padre, y heredad el reino preparado para vosotros desde antes de la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, era inmigrante y me acogisteis, estaba desnudo y me vestisteis, estaba enfermo y me visitasteis, estaba encarcelado y vinisteis a verme”.

 

Por Pablo Guérez Tricarico, Phd

Doctor en Derecho

Colegiado ICAM 97.901

Hijo de Dios, por su entrañable Misericordia, desde el 19/5/1979

Iglesiaactualidad

SALUD Y SABIDURÍA DE CORAZÓN
Jornada Mundial del Enfermo y Pascua del Enfermo

Domingo 10 de mayo de 2015

1. Quien vive la Pastoral de la Salud sabe que su lenguaje propio es el del corazón. Vivir el sufrimiento o acompañarlo toca el corazón. Esta Campaña de Pastoral de la Salud 2015 nos invita precisamente a contemplar el corazón de Cristo ante quien sufre, y su vivencia del sufrimiento. Si nos dejamos empapar por sus actitudes cambiará también nuestra mirada sobre el enfermo, y transformará nuestro corazón con esa sabiduría de Dios que está “llena de compasión” (Sant. 3, 17).

Ver la entrada original 744 palabras más

Secuencia de Pentecostés

junio 7, 2014 § Deja un comentario


Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra (Salmo 103)

Ven Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo. 

Padre amoroso del pobre, Don, en tus dones espléndido.

Luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo.

Ven, Dulce Huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, si  tú no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.
Amén. Aleluya.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Para aquellos lectores que no la conozcáis, ya seáis cristianos o no, de otras confesiones religiosas, agnósticos, ateos o antirregliosos, esta es la Secuencia que, mayoritariamente, ha ido rezando la Iglesia Universal en las últimas semanas del tiempo pascual, para que, según la promesa de Jesucristo, descienda sobre nosotros el Espíritu Santo, el mismo Espíritu de Dios, “por medio del cual”, como reza la liturgia católica latina, en su oración a Dios Padre durante el Ofertorio en la Santa Misa, “das vida y santificas todo”. Para que el Espíritu Santo Paráclito (que, en griego, significa “Abogado”), sea precisamente nuestro Defensor, precisamente en los casos de mayor tribulación. El Hijo asciende  a los Cielos, pero su Presencia amorosa permanece entre nosotros, y, para los católicos, de modo especialísimo por medio de Su “presencia real” en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, en el que Él mismo se hace pan para alimentarnos espiritualmente y confortarnos en los momentos de duelo por los méritos de Su Pasión y Su Cruz, como expresa magistralmente la Oración de poscomunión y acción de gracias atribuida a San Ignacio de Loyola: “Pasión de Cristo, confórtame”. Pero para comprender -siempre limitadamente, pues la verdad sólo podrá mostrarse a nosotros de forma completa en la otra vida, salvo quizá casos especialísimos reservados a las almas más santas a través de la mística-, y, sobre todo, para experimentar el gozo derivado de la presencia de Dios, frente al vacío experimentado por su ausencia, es necesaria la acción del Espíritu, que es Dios, junto con el Padre y con el Hijo. Él será nuestro Defensor si le dejamos entrar en nuestros corazones, y ha sido Él el que ha guiado a los discípulos de Jesús a dar testimonio de la verdad y, en muchísimos casos a través de la Historia, a dar su vida por Él. Si le invocamos, el Espíritu Santo siempre actuará; pero la intensidad de su acción dependerá fundamentalmente de la apertura de nuestro corazón. Si nuestro corazón permanece cerrado por miedo, por iras o por resentimientos, poco o nada podrá hacer, porque no le dejaremos moverse libremennte en nuestro interior; pero si, por el contrario, hacemos, aunque sólo sea un pequeñísimo esfuerzo para que el Espíritu entre en nuestro corazón y transforme nuestro Ser, Él actuará en nuestra alma y nos glorificará, como glorificó al Hijo. Aun el primer caso, la Luz del Espíritu es tan poderosa que, aunque nuestra disposición sea muy poca, siempre se colará como por una pequeña rendija. Dios quiera que podamos disponernos adecuadamente, cada uno con nuestras cinrcunstancias y con nuestra miseria, para recibir la mayor efusión que el Espíritu quiere darnos, pues no es otra cosa que una Persona fruto del Amor entre el Padre y el Hijo, en sí misma Amor infinito, y que cuya efusión plena a los Apóstoles en el Cenáculo la Iglesia Universal conmemora mañana. Dispongámonos pues a recibir esa acción benéfica en medio de nuestros tormentos y dificultades, para que sane nuestros corazones y nos conceda sus dones, entre ellos, el don de fortaleza, con el cual podremos ser capaces de vencer las tribulaciones del mundo, incluidas las que son consecuencia de nuestro propio pecado. Porque el Amor de Dios es más fuerte que el pecado del hombre. Recordémolos una vez más. Él, frente al llamado “acusador desde el principio” (el diablo), o frente a nosotros mismos que muchas veces nos acusamos demasiado, tanto a los demás como a nostros mismos, es el Paráclito, el Defensor. Y lo precioso de esta afirmación es que Él, como Dios, no sólo “nos hará justicia”, sino que nos dará la paz de corazón, y Su gozo eterno.

Y si nuestro corazón está herido, recordemos el Salmo de David: “un corazón contrito y humillado tú nunca lo desprecias, Señor” (Salmo 51). Si aun así nuestra alma no está en paz, recurramos a la Madre de Dios, por ejemplo, con el rezo del precioso “Acordaos” de San Bernardo, cuya oración comienza “Acordaos, o piadosísima Virgen María, que jamás se oyó decir que ninguno hubieran acudido a Vos, imporando Vuestro auxilio o reclamando Vuestra protección”, haya sido jamás abandonado de Vos”. La omnipotencia suplicante de la Virgen resulta especialmente efectiva en estos casos.  Si estamos pasando momentos difíciles de prueba en los que sentimos que no se nos ha hecho justicia, y no sentimos la presencia de Dios a nuestro lado, pidámosle a Ella, con infinita confianza, encomendándonos en su mes a su Inmaculado Corazón, que nos conceda la gracia actual suficiente para acudir al Sacramento de la Reconciliación, especialmente parra desterrar de nuestra alma sentimientos de miedo, ira o cólera, así como para prevenir o reparar cualquier sensación de desesperación que pueda hundir nuestra vida espiritual. Con confianza, dirijámonos a la Confesión, pues Dios lo Está deseando y su Espíritu quiere actuar en nosotros, para que cantemos Sus maravillas, incluso -y sobre todo- en la adversidad. Es ahí donde el alma del cristiano se ve auténticamente probada y, con la confianza en su Dios, se ve santificada en el camino a su perfección espiritual.

  Que el Espíritu de Dios mueva, en este final del tiempo pascual, muchos corazones sendientos de de Él a recibir la gracia y la paz que emana del Sacramento de la Confesión, del perdón de los pecados conferido por Jesucristo a los Apóstoles, como muchos, D. m., escucharemos mañana en el Evangelio.  Y que las palabras de la fórmula sacramental completa  que para el Sacramento de la Confesión prevé la Iglesia Católica latina, calen en el alma del cristiano como una lluvia fina purificadora que, al mismo tiempo que borra la culpa el pecado y concede la paz al pecador, le dá asimismo la fuerza para seguir viviendo cristianamente y aceptar pacientemente los sufrimientos que pudiéramos padecer para nuestra santificación. No está de más reproducirla, para que incluso su mera lectura resulte reconfortadora y alhentadora para el lector, preparándole así para una mejor recepción del don del Espíritu Santo, con sus siete dones y sus doce frutos, en la inminente Solemnidad de Pentecostés: Dios Padre Misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por medio de la muerte y resurreción de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espítitu Santo. La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, los méritos y la intercesión de la Virgen y de Todos los Santos, el bien que realices y el mal que puedas padecer, te sirvan como remedio de tus pecados, aumento de gracia y prenda de vida eterna. El Señor te ha perdonado; vete en paz.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Iglesia Universal en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: