9/11. Seeking the truth after 14 years, at the edge of Ockham’s razor. Please read WARNING below!

septiembre 12, 2015 § Deja un comentario


WARNING: Reading and diffusion of this post can increase levels of user tracking by some Intelligence agencies

To he victims of 9/11, American and non-American citizens; simply lives of innocent human beings cut short by either geopolitics, IN MEMORIAM

Quod est veritas? (Pilatus to Jesus, John, 18:38, ca. 90 A. D.) 

When two or more explanations are offered for a phenomenon, the simplest explanation is preferably complete; ie entities should not be multiplied unnecessarily (Ockham, ca. 1280-1349 A. D.)

“Congress shall make no law respecting an establishment of religion, or prohibiting the free exercise thereof; or abridging the freedom of speech, or of the press; or the right of the people peaceably to assemble, and to petition the Government for a redress of grievances” (US Constitution, First Amendment, 1787 A. D., “de facto” repealed by the unconstitutional Patriot Act of 9/26/2001 A. D.)

“¿La verdad? Puede que no la soportaras” (Alejandro Amenábar, original screenplay for the the picture, “Abre los ojos”, directed by Alejandro Amenábar, Spain, 1997 A. D.) 

 

Much has been written, never enough, on pain of innocents who perished in this criminal act. I will not add anything about the pain. Much has been written, from different ideological positions on the responsibility for the attacks, with more or less rigor. It is at this point, to fourteen years away, which I would write something. What follows are only intuitions, but I really felt. In honor of the victims of geopolitics. In a cry of a lonely man with nothing who has nothing to lose, and remember that terrible day, without evidences of more responsibles that maybe should be searched “at home”, close to the US’ stablishment represented by institutions so opaque and for which a good part of the American people have as much distrust as the NSA or the CIA. 

  Of that fatal day I remember people jumping out of windows, the World Trade Center collapsing in a few hours, chaos taking over New York, Bruce Springsteen’ s song My city in ruins” But have told not want to write a sentimentalist post.

14 years afer 9/11, too much things remain unclear. May be my best tribute to the victims and to the truth that one day we will know, Susan Sontag‘s article which I reproduce below, written just two weeks after 9/11. A very interesting reflection on the use of force and its ability to face the new enemy” appeared on the scene that terrible day. Nowadays, to hold the opinion that writing about 9/11 to 14 years away is not something actual, I will say that, in my humble opinion, with the attack on the World Trade Center began in earnest the XXI century, after a transitional period that began with the fall of the Berlin Wall and the self-annihilation of the only power, with all its faults, that was a real counterweight to the expansion plans of US imperialism: the Soviet Union. Do not forget that Bin Laden was trained by the self-proclaimed “free world” in their struggle against the USSR. In my country -but I think this is a universal aphorism- people use to say: Who sows winds will reap whirlwinds“.

Due to my research vocation, academic rigor and forms in my professional activity have always warned me to the “conspiracy theories” not proven, following the known formulation of the principle of parsimony of Ockham’s razor, according to which in equal conditions, the simplest theory explaining a sector of reality is often true. However, when the rigorous analysis of the data points in one direction traditionally regarded as unusual, not only unreasonable, but required for a true researcher or “seeker of truth”, meet other explanations that lead to open the door to other realities can turn into a “must”. Turning to social analysis, and very briefly, the aim of the social majority, through the pernicious institution of private property as such has become transformed in the stage of post-Fordist global capitalism, has lead to an abuse of the property and its use by the big corporations, that have extended a neoliberal way of mind which consists in a huge irresponsibility towards the use of natural resources and the fair distribution and redistribution of resources and wealth among all the inhabitants of the planet. As the Pope recently has remeber, the First World continue to consume resources at a price that does not reflect their real value and that eventually run dry.

Despite the lack of evidence, I have the intuition that the Federal Government, or its Agencies of Intelligence, are in some way interested in weaken Europe and create alarm to impose its “new world order” that passes through the control and, finally, by the indoctrination of the entire population. Hopefully I’m wrong, but the opposite view which explains the attacks on New York / Washington, Madrid, London, Paris, attacks of “Charlie Hebdo” in February this year in Belgium, the many successive attacks of possible “false flag” may reach the status of a consistent explanation of the US’ s geopolitics since 9/11. You cannot stand in the creation of a phantom enemy as operating that can oppose the US Intelligence without the help of a section of the West. Anyway, against Islamic fanaticism cannot fight putting more Police in front of key objectives of unfair capitalism, represented, for example, in my country, by “Zara” or “El Corte Ingles”, much less equipping the police with assault rifles G-36 German made, but by analyzing the causes of the crisis unleashed, conspicuously, by the effects of Islamic fundamentalism and adopting a policy of alliance of civilizations “real”, involving face one of the biggest causes of conflicts that are on the based fundamentalist attitudes of their unscrupulous leaders exploit: the extreme poverty in which the West has condemned most former colonial societies and the stranglehold of opaque Bretton Woods institutions, under whose protection is set prices of raw materials, war (declared no longer, but simply being waged) are made, and the pretexts that the West needs to keep its decadent “civilization”, walking quickly towards barbarism may be invented. Dialectics of Enlightenment totalitarian now meets and freedom on behalf of which the West wanted to exorcise their myths ends up giving in to the administered society, “civilization of security”, as will predict in the forties Horkheimer and Adorno one of the last books of “strong thought” and therefore defense of modernity, precisely titled “Dialectic of Enlightenment”. Against this, I maintain that only humanism, be it secular or religious (and both never fanatic cases), and attention to the dignity of the person as the center of social and economic system can save the West of a disaster which so laboriously have gained and, incidentally, the whole world may be saved. 

From Pablo Guérez, PhD

Doctor of Juridical Science

Ex Professor of Criminal Law at the Autonomous University of Madrid

Member of the Institute of Forensic Sciences and Security ICFS-UAM, Madrid

@pabloguerez

The disconnect between last Tuesday’s monstrous dose of reality and the self-righteous drivel and outright deceptions being peddled by public figures and TV commentators is startling, depressing. The voices licensed to follow the event seem to have joined together in a campaign to infantilize the public. Where is the acknowledgment that this was not a “cowardly” attack on “civilization” or “liberty” or “humanity” or “the free world” but an attack on the world’s self-proclaimed superpower, undertaken as a consequence of specific American alliances and actions? How many citizens are aware of the ongoing American bombing of Iraq? And if the word “cowardly” is to be used, it might be more aptly applied to those who kill from beyond the range of retaliation, high in the sky, than to those willing to die themselves in order to kill others. In the matter of courage (a morally neutral virtue): whatever may be said of the perpetrators of Tuesday’s slaughter, they were not cowards.

Our leaders are bent on convincing us that everything is O.K. America is not afraid. Our spirit is unbroken, although this was a day that will live in infamy and America is now at war. But everything is not O.K. And this was not Pearl Harbor. We have a robotic President who assures us that America still stands tall. A wide spectrum of public figures, in and out of office, who are strongly opposed to the policies being pursued abroad by this Administration apparently feel free to say nothing more than that they stand united behind President Bush. A lot of thinking needs to be done, and perhaps is being done in Washington and elsewhere, about the ineptitude of American intelligence and counter-intelligence, about options available to American foreign policy, particularly in the Middle East, and about what constitutes a smart program of military defense. But the public is not being asked to bear much of the burden of reality. The unanimously applauded, self-congratulatory bromides of a Soviet Party Congress seemed contemptible. The unanimity of the sanctimonious, reality-concealing rhetoric spouted by American officials and media commentators in recent days seems, well, unworthy of a mature democracy.

Those in public office have let us know that they consider their task to be a manipulative one: confidence-building and grief management. Politics, the politics of a democracy—which entails disagreement, which promotes candor—has been replaced by psychotherapy. Let’s by all means grieve together. But let’s not be stupid together. A few shreds of historical awareness might help us understand what has just happened, and what may continue to happen. “Our country is strong,” we are told again and again. I for one don’t find this entirely consoling. Who doubts that America is strong? But that’s not all America has to be.

— © Susan Sontag, published on The New Yorker, september 24, 2001.

Anuncios

Siempre es Navidad para los que buscan a Dios

enero 10, 2015 § 4 comentarios


 

A mis padres

A los cristianos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad perseguidos

A la memoria de las víctimas de Charlie Hebdó

 

El tiempo de la Navidad, aparentemente, ha concluido.

Y digo solo aparentemente, porque la desacralización de las Navidades como algo profano ha impuesto en el mundo una concepción de las fiestas que, como se ha ocupado de advertir necesariamente el papa Francisco durante las mismas, están muy alejadas de su sentido originario, de la celebración del Dios inmanente que se hace uno de nosotros y viene a vivir con nosotros en la misma precariedad compartida de la condición humana: se hace Enmanuel, Dios con nosotros, y se hace especialmente presente en los que más sufren, en los débiles, en los prófugos, en los perseguidos. A ellos se refirió el Papa en su homilía de la Víspera del día de Navidad, y es precisamente en Cristo Jesús en quienes aquellos que no son, como diría el propio Jesús durante su predicación, “bien mirados por el mundo”, su consuelo y su alegría en medio de la tribulación. Los cristianos perseguidos hoy en Nigeria, Iraq, Irán, Siria, China, Sudán, y en cualquier lugar del mundo por Jesús y su Evangelio, son como Jesús en el pesebre, para Quien no había sitio. Ese mismo Jesús, Luz invisibile, creadora, redentora y santificadora, se hace visibile en la ternura más visible de un niño, durante el tiempo litúrgico de Navidad, que en la Iglesia latina va -conviene recordarlo-, desde el día 24 de diciembre (Nochebuena), hasta la conclusión de la Feria de Navidad durante la semana siguiente a la Octava de Navidad (1 de enero), tiempo denominado “Feria de Navidad”, y que finaliza con el domingo después de Epifanía, con la celebración del Bautismo del Señor. En la Misa de ayer, un gran sacerdote español recordaba, además, como algo que va más allá de la anécdota cultural, cómo en algunos países de América Latina, como México, el Nacimiento permanece todavía expuesto en muchos hogares hasta el día 2 de enero, el día de la Presentación del Señor.

Por el contrario, en nuestro ámbito sociocultural secularizado, por la fuerte influencia, casi imparable, de la secularización de inspiración protestante norteamericana, la separación temporal festiva entre las dos Fiestas que conmemoran el Misterio de la manifestación de Dios hecho hombre (la Natividad del Señor y la Epifanía) ha perdido su significación, no ya litúrgico-temporal, sino cristológico. De ello pueden dar cuenta muchos norteamericanos y quienes celebran la Navidad en todo el mundo sin referencia alguna al nacimiento de la Persona de Jesús. Así, tenemos en nuestro país, y en muchos otros países de nuestro ámbito cultural europeo, unas Navidades secularizadas (o, utilizando el lenguaje de la antropología religiosa “desacralizadas” o “desencantadas”), que suelen comenzar cuando lo deciden los grandes centros comerciales (en España, hace ya bastante que decidieron que las Navidades comenzaban, al menos, en torno a la segunda quincena de noviembre; algunos Ayuntamientos, sobre todo antes de la crisis, lo decidieron con el encendido de las luces de Navidad el 1 de noviembre), y que terminan, por influencia de una tradición histórica que afortunadamente se resiste a desaparecer, el día de Epifanía, también conocido como la Fiesta de los Reyes Magos, que se celebra el 6 de enero, mientras que en Norteamérica la secularación navideña ha llegado hasta el punto de convertirla, socioantropológicamente, y sin perjuicio de su vivencia auténticamente religiosa en las varias confesiones religiosas cristianas, católicas y protestantes presentes en el país, en una fiesta secular que acaba concluyendo con el año civil.

Ese día, muchos niños de España recibieron los regalos de los Reyes Magos, que fueron a adorar a Jesús hace más de dos mil años guiados por la Estrella de Belén. Cuando nos hacemos adultos, y a pesar de que esta Fiesta pueda suscitar en nosotros cierta melancolía por aquello de la “infancia perdida”, los creyentes no debemos perder el rastro de aquella estrella, porque nos sigue guiando a Jesús. Y nos guía a través de María y a través de toda su Santa Iglesia. En el tiempo denominado “Después de Epifanía” la Iglesia Católica nos concede un tiempo precioso para meditar sobre el Misterio de la manifestación de Dios hecho hombre a todos los pueblos de la humanidad. Es un tiempo para la reflexión y de preparación para la acción, en un mundo cada vez más hostil y deshumanizado, regido en muchas ocasiones por el odio, el chantaje y el rencor, el cálculo político instrumental y la cosificación de las personas; un mundo, precisamente por ello, necesitado de amor, de comprensión y de misericordia.

El mensaje no puede ser más actual, y debe movernos a la paz y a la concordia entre nosotros, comenzando por los más próximos a nosotros, por nuestra propia familia, amigos y allegados. Por ello, para nosotros también, es bueno que comprendamos, como los niños, qu por lo general no tienen posibilidad de hacer regalos materiales apetecibles a los hombres, su mejor regalo es la propia presencia. El mejor regalo que hemos podido hacer en este tiempo de Navidad, y durante todo el año litúrgico, y experimentarlo a la vez de esta manera por medio de la gracia, que se da gratuitamente, es el regalo de nuestra presencia, y el don de nosotros mismos. Lo recordaba el papa en unas emotivas palabras con ocasión de un discurso del pasado Adviento: el mejor árbol de Navidad, la mejor bola del árbol, el mejor adorno, el mejor regalo, eres tú. Pero de ahí debemos salir y transmitir la noticia de la buena nueva a todos los pueblos que hoy constituyen una realidad cada vez más cercana, pero paradójicamente más distante.

No son palabras vacías, sino que nosotros mismos, elevados a la dignidad de Hijos de Dios ya desde el misterio de la Encarnación, que prepara el misterio pascual, somos regalo, somos don para los demás, para hacer de su vida, de la vida de los demás, una vida siquiera algo más soportable, algo más tierna, algo más humana: ¡cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy, recordaba el papa Francisco en la homilía de la Víspera de Navidad!

Son éstas palabras que no escuchan los representantes de ninguna de las mayores religiones del mundo, y conviene recordarlo a la luz de los últimos acontecimientos. Es una vergüenza que quienes se declaran también hijos de Abrahám ataquen en nombre del Islam el semanario francés Charlie Hebdo en un atentado que nada tiene que ver con Dios/الله , sino con un odio político-religioso fomentado por los hombres. De nuevo, el odio nos hace ver la cara desfigurada de la religión, que, a pesar de sus múltiples interpretaciones, no es en ninguna de los tres credos abráhamicos (judío, islámico y cristiano), una religión de odio, sino una religión de Amor, sino que más bien, al contrario de lo que algunos sociólogos sostienen, los fundamentalismos son perversiones de la religión: por cierto, de todas. Tampoco los cristianos estamos exentos de caer en él, on en sectas o grupúsculos que se dicen cristianos y reclaman, aun movidas por legítimos sentimientos de indignación, “soluciones” de reacción que, por estar basadas en el odio, no pueden ser compartidas, porque no pueden ser cristianas. Frente a las otras dos grandes religiones abrahámicas, como predicó el propio Jesús, y a pesar de los gravísimos errores cometidos a lo largo de la Historia por los representantes de la religión cristiana institucionalizada, el cristianismo es, además, una religión de perdón y de amor sin límites, hasta el punto de presentar la peculiaridad del Amor a los enemigos. Los cristianos no podemos ceder a la provocación de responder con odio a estos atentados, con actitudes intransigentes y fanáticas que también hemos aprendido y praticado históricamente, sino que desde el poder civil y el poder eclesiástico debemos responder con una actitud de firmeza y justicia, pero también de conversión y misericordia ante las atrocidades cometidas. A la oración por las víctimas de estos terribles atentados no debe seguir la espiral del odio, sino su recuerdo, su apoyo, su memoria; también la firme condena del pecado y de las actitudes de los fundamentalistas islámicos y la petición a los representantes del Islam de una mayor firmeza en la condena de semejantes atrocidades, a la vez que la oración por la conversión de los pecadores.

Pero más allá de ello, los cristianos debemos permanecer firmes en el Amor de Dios que nos empuja a trabajar para erradicar las causas y las estructuras de pecado que hacen posibles que muchas personas, en el ámbito islámico, por esa clase de desesperación basada en la miseria material y moral que lleva al odio y que nunca ha traído nada bueno a la sociedad humana.

A la contemplación del Misterio de la Encarnación ha dedicado la Iglesia Católica uno de sus tiempos litúrgicos fuertes. Pidámosle a Dios que podamos encontrar en la Navidad y en la contemplación de su Misterio, en el triunfo del Bien, los ánimos y la fortaleza necesarios, don del Espíritu Santo, para no caer en desesperación y caminar con esperanza hacia nuestra propia conversión, la de nuestro prójimo (todo el género humano) y la edificación del Reino de Dios en la tierra, que es un reino de amor y de paz.

 

 

Licencia de Creative Commons
Siempre es Navidad para los que buscan a Dios by Pablo Guérez, PhD is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en ask to the author on pablo.guerez@uam.es, pablo.guerez@gmail.com, @pabloguerez

 

NO A LA LEY MORDAZA: ¡AÚN ESTAMOS A TIEMPO!

diciembre 10, 2014 § 2 comentarios


Sobre el contenido de la “Ley Mordaza”, o nueva “Ley de Seguridad Ciudadana” vid., entre otros, la información más reciente dada vía http://www.publico.es/533426/el-pp-impone-la-ley-mordaza

 

La Ley Mordaza  Multa  boton+No+LM

 

En el Día internacional de los Derechos Humanos, en el que se conmemora el 66 aniversario de la aprobación por la Asamblea General de Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento entendido hoy como de “ius cogens” universal, en cuanto expresa el sentir compartido y la “opinio iuris” de la comunidad internacional en materia de Derecho internacional humanitario, el partido en el Gobierno se prepara para nuevos recortes. Esta vez, nos quita ya los derechos económicos y sociales, que ya nos ha quitado, sino que la nueva Ley afectará de manera muy directa a los derechos “fundamentales”, “burgueses”, “formales”: a los derechos llamados “de la primera generación”, entre los que se encuentran los derechos a la libertad de expresión y manifestación. Si estás de acuerdo con el contenido, firma la propuesta en https://secure.avaaz.org/es/ley_mordaza_rb/?abqTMib o en cualquier otra página web contra dicha Ley. NO AL ESTADO DE LA SEGURIDAD. SÍ AL ESTADO DE DERECHO.

Saludos cordiales,

Fdo. Dr. Pablo Guérez Tricarico. Ex Profesor de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid y del Colegio Universitario “Cardenal Cisneros”.

 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con libertad de expresión en Victimología social, "blaming the victim", teoría social, religión, Derecho y crítica legislativa.

A %d blogueros les gusta esto: